miércoles

30-06-2010.- La inversora al detalle

Por fin han llegado las piezas y sale el barco del agu a las 8.30 de la mañana. Calculan que para la tarde estaremos en el agua. El travelif da miedo de ver la velocidad a la que lo manejan, pero se nota que son buenos profesionales, pues tienen medidas la maniobras al milimetro. El apuntalamiento es con madera pero incluso para una noche con cruces de San Andrés entre los puntales 
Como cosa al margen, así sale la hélice despues de tres meses sin haber puesto ningun tipo de pintura "anti-fouling" Loa anodos están bastante castigados y los topes de plástico rotos

 
Y así sale la placa porosa de la emisora con el mismo tiempo


La inversora la sacan completa despues de haber desenganchado el motor y desplazarlo diez centimetros adelante en su propia bancada. No es complicado y entre dos mecánicos de los cuatro que están trabajando para mi lo hacen sin mas problemas.

Con la inversora en taller vuelvo a poner el despiece para contaros la avería.


Primero se suelta la parte de cola que va en el agua y el plato de caucho que cierra el casco, que vamos a sustituir aprovechando la maniobra, ya que tiene 9 años y le va tocando por precaución. están unidos por un manguito ranurado y sale sin problemas


Todas las piezas que en el diagrama desde la 22 a la 30 deben salir sin problemas una vez retirado el conjunto de la tapa ( 3 a 7), pero no es  así, por lo que necesitan llevarlo al torno y utilizar un estractor. Consiguen sacar el conjunto superior de piezas.... pero a pedazos.

...

La arandela de cobre ( 26 o 27) esta aplastada y comida y es la responsable de parte de las limaduras de cobre que manchan el aceite


pero elp problema es sobre todo el rodamiento nº 30, un rodamiento de agujas, que se ha desintegrado

La pieza deslizante nº 22 no está demasiado deteriorada, y es el repuesto que se ha conseguido
pero la madre del cordero es lo que ha liado el rodamiento. Toeo el montaje es simetrico al de la parte de abajo, que está bien, pero...
En la parte superior a arañado la pistay ademas los pedazos de metal han comido casi tres milímetros del ranurado espiral y es imposible de hacer nada en el torno con ella

A partir de aquí me quedo sin ganas de hacer fotos. Tengo la lista de precios de las piezas originales de volvo y se me ponen los pelos de punta. Pero además no hay repuestos en ningún concesionario de Turquía y habría que esperar a un envío desde la central ( mínimo 5 dias lavorables, con el fin de semana por medio).

El mecánico me dice, confia en mi, mañana te doy una solución.

Al día siguiente, viernes, me propone comprar una inversora en un desguace, de un motor gripado  que el ha desmontado y que solo tiene un año. Cree y asegura que la inversora debe estar como nueva, pero que primero hay que verla. El desguace cambia la vieja por la nueva por 1200 euros.

La sospecha de que puedan volverme a vender mi inversora no cabe, pues hay demasiadas marcas que yo conozco para dejarme engañar. Acepto y no hay engaño. La inversora llega por la tarde y viene pintada con otro antiifouling y se ve mas nueva que la anterior.

El sábado a las ocho de la mañana comienzan a trabajar y a las 12 el barco está listo para ir al agua. Pero tenemos que esperar a que terminen de descargar unos bloques de hormigón para hacer muertos.

A las cinco de la tarde hemos terminado las pruebas de mar sin mayores contratiempos y pagado la factura tanto de varadero ( terriblemente cara, mas de el doble que en España y con la estancia diaria a precio de atarque) y la del mecánico, que sinceramente es mucho dinero pero no me ha parecido caro, a tenor de lo que me hubiera costado con piezas originales, o peor aún, si me lo hubiera hecho un mecánico que me se ( ¡si, ese que estais pensando!)  

En el varadero hemos vivido en el barco y hemos tenido un problema curioso de "Tanque de caca", pero os lo contaré mañana, mientras navegamos hacia la zona de Bodrum, hacia el sur de Turquía.

Por cierto acepto "carga y pasaje para julio y primeras semanas de agosto". Hay que reponer la caja, que se ha quedado en el chasis.

martes

29-06-2010.- Las ruinas de Éfeso

Si se coge un “Midibus” frente a la Marina, y se pagan 1,5 TL se llega a la “Bus Station” que no es más que un cruce de calles en que se acumulan los “Dolmus” que por 4 TL te lleva al cruce de la carretera de Selçuk con el camino local al yacimiento arqueológico más completo de todos los conservados hasta la fecha. La ciudad Romana de Éfeso, que a los católicos nos suena de ser el lugar donde se fue la Virgen María después de la muerte de Jesús.


Varios taxistas y carros de caballos tratan de llamar tu atención sobre los cuatro kilómetros que hay andando hasta las taquillas, aunque en realidad no son más de seiscientos metros, que se hacen cómodamente.

Poco puedo añadir a lo mucho que hay dicho sobre Éfeso y por tanto solo voy a hacer unas acotaciones personales.


Me gustó la idea de un grupo numeroso de actores, que en diferentes lugares ponen la nota de algo vivo, desde artesanos hasta togados próceres que pasean y discuten en el ágora, dando una idea de cómo sería vivir en esas calles.


El perfecto estado de conservación de la biblioteca de Celso Polemeno, donde casi espera uno encontrar alguno de los 12.000 pergaminos que albergaba. Pero sobre todo algo que luego se utilizó mucho en el renacimiento. La falta de plomo de sus fachadas y las diferencias de tamaño de los capiteles, que induce a creer que el edificio es mucho más grande de lo que realmente es. Como si se tratara de la decoración de un escenario de un teatro.







Llaman la atención la cantidad de chinos (o lo que yo supongo chinos, ya que parecen japoneses sin cámara de fotos) de la tercera edad, que se cubren incluso con guantes, para protegerse de las mordeduras de un sol implacable, pero no demasiado molesto. Hay muchos españoles en el recinto.


Me llamo sobre manera la atención la restauración que bajo los auspicios del gobierno Austriaco, se hace de un grupo de siete casas en una ladera cerca de la biblioteca. Una estructura de cables y lonas, cerrada por los laterales por lamas de policarbonato, cubre la totalidad de la excavación, en la que se está trabajando actualmente.
Por unos pasillos de cero y cristal se pasea por todo el recinto, pudiendo hacerse una idea muy aproximada de cómo podían ser estas “casitas” de más de 900 metros cuadrados cada una y que con un sistema de patios y terrazas trepa por la montaña.
Es fácil ver la disposición de los recintos e incluso seguir el sistema de tuberías tanto de abastecimiento como de drenaje y sanitario.




A la vuelta aún nos quedan fuerzas para pasear por los bazares del centro, con sus ofertas tentadoras, dar una vuelta por el puerto o comprar langostinos en un poco variado mercado de pescado en el puerto pesquero.

lunes

28-06-2010.- Escapada de Sigaçic.-

A las 8 de la mañana todo está preparado para llevar al barco al varadero, pero no aparece nadie a decir nada. Me acerco al muelle del travelifth y todo esta igual que hace dos días. Excepto que veo una grua cargando uno de los barcos. Todos los galpones de los mecánicos cerrados . Muchos de ellos vacios.


En la capitanía nadie sabe nada y el mecánico no contesta al teléfono. Esto se puede transformar en el cuento de nunca acabar. Le sumo la lejanía a toda ciudad grande y pienso en dos o tres días en el “varadero fantasma”.

Tomo la decisión de volver a Kusadasi, que es una marina grande y que noté mucho mas viva que esta. Al fin de cuentas tengo un barco de vela. La falta de motor y menos de marcha atrás no es motivo para no mover el barco. Solo espero que haya alguien para frenarlo al llegar. Y si no el ancla.
 
La vuelta es con viento de través a toda vela y la travesía como ya me va acostumbrando este mar; rápida y deliciosa.


Al llegar a Kusadasi una llamada por el canal 73 y nos está esperando una zodiac con dos marineros, que nos conducen al atraque y nos indican donde hay un mecánico de volvo.
Yo he consultado en un foro de Internet, como os dije y con el dibujo del despiece en la mano, coincide que el 90 por ciento de posibilidades es que la pieza de conexión que se desliza por el eje (nº 22) tenga que ser sustituida, pero al abrir la tapa del conjunto (nº 14) el aceite aparece manchado de limaduras.


El mecánico me da a elegir. Puede intentar cambiar esa pieza en el agua y cambiar el aceite, pero no garantiza el resultado, ya que todas las limaduras que quedan dentro y que llegan hasta el eje de la hélice pueden llegar a romper los engranajes, ya que lo que vemos son limaduras, pero no sabemos que pedazos hay dentro. La posibilidad de destrozar los engranajes o los rodamientos es muy alta. Mejor es sacar el barco y sacar la inversora completa y limpiar a fondo. Aprovechando para revisar todas las piezas de la inversora. Son palabras mayores, pero me quedan muchas millas por delante para arriesgarse a una avería por estos mares. Nueva decisión, fácil de tomar, ya que estaba dispuesto a varar en Sicaçik.

Todo preparado para el martes a las 8.30 de la mañana. El va a pedir las piezas, a la central volvo incluida la leva (nº 34) que suele romper a veces.

Pero empieza el calvario. A las 8.30 nos llevan remolcados ( sin cobrar nada, ¡oiga¡ )al varadero, pero no hay piezas en toda Turquía. Están llamando a todos los talleres para ver si alguien tiene ese repuesto, que al parecer es normal. La alternativa es pedirlo a la central europea que tardaría cinco días mínimo en llegar. Yo me acuerdo de la pieza de Selden , que en Croacia tardó cuatro meses en llegar y me pongo a temblar

Al final lo encuentran en un desguace, de segunda mano, pero en muy buenas condiciones físicas y económicas. Pero no llegarán hasta la tarde. El mecánico piensa que es mejor quedarnos en el agua que dormir en el varadero y comenzar a trabajar temprano. Son las 10 de la mañana y tenemos el día libre y Éfeso al lado. Haremos algo de turismo.