sábado

5 de mayo 2019 de Ermioni a Kythnos

El doble fondeo de Ay. Fikiada (Kolonna)
Amanece cuando soltamos amarras de nuestro querido Ermioni. Fernando nos ayuda con las amarras y nos lanzamos a la que va a ser una de las travesias mas largas de este año si todo sale según lo previsto. 56, 5 millas, que con viento de NNE se transforman en 56.6 millas de navegación a vela a un descuartelar, con lo que el barco hace unos 6,5/ 7 nudos de velocidad.
Ruta de Ermioni a Kythnos (Kolonna) por N.Yorgios

No hacemos rumbo directo por dos razones:
La primera es que la previsión es de rolar el viento por la tarde a NE, con lo que terminaríamos ciñendo a rabiar 
La segunda es echarle un vistazo a un islote situado a mitad de camino y que pudiera ser un refugio de emergencia en esta zona encaso de que la cosa se complicara algún día .
Puerto de la isla de Yorgios

Gran decepción. Es una isla escarpada sin refugios y solo en el extremo norte hay un muelle para los barcos de servicio de la central eólica instalada en la isla. En las guías Imray no encuentro nada y además su nombre Nisos Agios Yoryios, crea mucha confusión por ser un nombre que se repite mucho.

En Kolonna nos fondeamos en la ensenada al Este, sorprende ver tantos barcos a primeros de mayo, pero me da que esta va a ser la tónica en estas aguas, cada vez mas invadidas por los charter.

En mi opinión es uno de esos sitios mágicos, donde apetece soltar el hierro y quedarse varios días. Por la noche un camino de luces conduce desde la playa a una pequeña taberna donde con un poco de paciencia se puede tomar algo. Hay una hermosa luna y brillan las estrellas con fuerza al no haber prácticamente contaminación lumínica.
1/2 panorámica con el teléfono

la otra media
Al caer la tarde la calima y el polvo en suspensión nos impiden disfrutar de la puesta de sol y con el "subidón" intento darme un baño, pero el agua aún esta a 18,5 grados y el intento solo afecta al tarso y parte del metatarso del pié izquierdo, que tiene una tendencia hacia el tono morado que solo calma un buen trago de vino. 

¡Que gran sabiduría encierra nuestro refranero Español¡ sobre todo cuando las indicaciones para los cuarenta algunos debemos empezar a interpretarlas por duplicado.

De cuarenta para arriba
No te mojes la barriga
--o--
Hasta el cuarenta de mayo
no te quites el sayo

Estoy cansado después de 10 horas de dar botes en el mar, pero no quiero dormir y que se me escape tanta belleza.
Atardecer en Kolonna


viernes

01 a 04 de Mayo 2018.- Ermioni

Ermioni desde el aire
Nuestra primera navegación seria será desde el fondeo de Korakas, donde hemos pasado la noche, hasta el puerto de Ermioni, aunque mejor sería decir a uno de los puertos.

En este fabuloso destino hay tres muelles y un par de fondeos. Dos de los muelles son utilizados por los barcos que vienen a pasar la noche. Otro, en el interior del puerto pesquero, a mi entender el mas seguro y cómodo de todos, con todos los vientos y un par de fondeos en la ensenada Norte, dejando paso al ferry.

Ruta Kilada-Korokas-Ermioni (23,86 millas)

Un gran supermercado, con una ferretería muy surtida de material náutico. Los jueves hay un mercadillo y es buen momento para comprar frutas y verduras e incluso pescado. Pero sin olvidar que existen varias pescaderías y carnicerías entre las que destaco la que hay en la plaza del puerto, que incluso te envasa la carne al vacío.

Kosta, nuestro amigo desde hace años, nos proporciona Agua y Electricidad, después de darnos un abrazo de oso, pero solo en la ensenada del puerto pesquero, ya que en el concurridisimo muelle del lado sur, no hay electricidad y solo una manguera para recargar agua, cara muy cara.

Pero los ya veteranos sabemos que si te acercas a las dependencias de la gestión del puerto ( no la pòlicia marítima)   se puede adquirir una tarjeta que sirve para todos los puertos de esta zona del Peloponeso Sarónico, Gálatas, Ermioni, Porto Heli y Kilada.

Y un restaurante regentado por Josef, casado con una cocinera de SanSebastian. De lo mejorcito de Grecia, aunque nosotros somos muy de ir al Giro Pita que hay en medio del pueblo, en el camino entre los dos puertos.

Es aquí donde cenamos en compañía de nuestro amigo Fernando del Ralip V, uno de nuestros primeros amigos en Grecia hace 10 años, Nos intercambiamos derrotas y planes para encontrarnos mas veces a lo largo del Verano.

Conectores rápidos originales
El día 2 viene el frigorista a revisar niveles de gas y descubre que tenemos una fuga en las conexiones automáticas del congelador. No lo duda. Corta por lo sano y lo sustituye por una soldadura. Una hora de trabajo, tres soldaduras con soplete, vacío y carga del gas, comprobación y re-conexión de regulador. Total 70 Euros. Pienso en lo difícil que hubiera sido solucionar esto en España si no estas cerca de Julianito "Frioextrem".

Hago el primer intento de arreglar los papeles del barco ahora con una bandera nueva y después de una hora y media me marcho sin poder convencer a una Sta. policía de que se trata del mismo barco y que lo único que ha cambiado es la bandera. Como recordareis mis lectores asiduos, en Grecia es necesario llevar un "Libro del barco", donde figuran todos los datos. y uno de ellos, el número de registro y la bandera han cambiado.

Es algo que quiero y debo llevar solucionado. Bastante vergüenza tengo de no poder llevar la bandera española, para que encima me vaya a causar un problema.

lunes

30 de Abril de 2018 .- Descendimiento

Como algunos de los asiduos recordareis, el año pasado sacamos todas las ventanas del barco y las repusimos de adhesivos y siliconas, pues teníamos entradas de agua cuando llovía.


Hay un bricobarco describiendo la operación, que nos llevó muchas horas de trabajo y de la que no sabíamos el resultado pues no habíamos tenido lluvias después de la reparación. No las teníamos todas con nosotros y había un porcentaje alto de duda en nuestras cabezas todo el invierno.

¿Que nos encontrariamos?

Un coche de alquiler (Pops Cars) que recogíamos en el aeropuerto y dejábamos en Kilada y 180 kilómetros mitad autopista y mitad comarcal de tercera, nos llevaban a Kilada y ante nuestra sorpresa y alegría entrabamos en un barco absolutamente seco, aunque cubierto de una capa de barro de las lluvias de los últimos días.

Durante el invierno nos han efectuado trabajos de mantenimiento. Reforzar el soporte del molinete del ancla, revisar, ¡una a una! todas las conexiones eléctricas y eliminar óxidos y sulfataciones, pintado de obra viva, reposición de ánodos y ya el último día cambio de aceite y filtros de todo el motor e inversora.

Además hemos tenido dos velas en la velera, una para reponer la protección U.V. y la trinquete para reparar el puño de escota que "murió " en una ráfaga de mas de 45 nudos el día que llevaba a Lola a coger un avión. Historia que os debo, entre otras del año pasado.

El coche nos ha permitido hacer la compra gorda en un supermercado Lidl, reponer el Butano y ese largo etc de cosas previas a la singladura. Es una buena idea disponer de ese vehículo un par de días.

Reponer toda la jarcia firme y de labor del barco es sencillo, aunque el año próximo pondré una etiqueta a cada cabo, pues he tenido serias dudas de donde iba cada uno de ellos.

Hemos estado tres días en el varadero pero solo hemos dormido uno en tierra. Hemos encontrado un apartamento (30 €/día) a unos cien metros y desayunábamos y comimos en una taberna a 25 metros del lugar.

Cada vez estoy mas contento con la decisión de dejar el barco en Kilada. Y mas cuando ya me tratan como un amigo, tengo todo (incluida una tienda de repuestos náuticos) a la mano y tan solo por poner una queja es la calidad del agua dulce, tan absolutamente mala que salimos a navegar con los depósitos vacíos y unas botellas de agua mineral para usarlas, hasta llegar a Hermioni.


De nuevo comprobar la pericia de Kosta para manejar su pequeño pero potentísimo tractor y llevar barco y bancada hasta el grandísimo pórtico que solo emplean para depositar el barco en el agua.

Pagar, reservar plaza para el año próximo, media vuelta a la llave de contacto y comprobar que todo funciona en el agua.

Bordeamos la isla privada de la familia Niarchos, autor de toda una historia rocambolesca. Su
 competidor, Onasis, que se casó con Tina Livanós la hija del entonces mayor naviero Stavros Livanós,mientras que Niarchos vivía con la hermana Eugenia. Cuando Onasis se separa de Tina, Niarchos abandona a Eugenia y se casa con Tina. Total que hay que pasar por delante de la isla disfrazado de torero por si se escapa alguna cornada.

Fondeamos en una de nuestras calas preferidas y allí pasamos nuestra primera noche en el agua.