sábado

LA VUELTA A CASA DEL 2011.-8º


Ver La vuelta del 2011 etápa VI en un mapa más grande
Queda por cerrar este periplo con el tramo desde Cerdeña a Málaga, que comienza con un paseo en solitario desde Teulada a Carloforteque no presenta mayores problemas, ya que me muevo por zonas muy conocidas, el temporal ha pasado y son solo treinta millas, que me permiten llegar a hacer gasóleo en el difícil puerto pesquero de Carloforte.

Lola no quiere dejarme hacer la última travesía solo y coge un avión hasta Cagliari para hacer conmigo este tramo hasta casa, Yo la voy a buscar al aeropuerto, para lo que me pongo en contacto con una agencia de viajes, para que me gestione billetes de autobús y ferry y en pocas horas estamos juntos en el barco.

Con su fino instinto ha detectado lo mal que me encuentro y viene a protegerme. No puedo desear mejor bálsamo para mis heridas.


Ver La vuelta del 2011 Etapa VII en un mapa más grande


Esta etapa es copia calcada de la que hice el año pasado con Agustín , de Cerdeña a Cartagena con parada a intentar hacer gasoleo en Mallorca en el puerto de Cala D´or pero no funciona el surtidor automático, así que unos cálculos y las garrafas que llevo de respeto nos permiten hacer el salto hasta Cartagena,

¡¡ Que diferencia de viaje esta etapa !! Todo está en su sitio, todo está limpio, nada huele mal.
Solo yo no acabo de centrarme y me despierto a cada rato sobresaltado por sueños de naufragios, averias y pérdida de tripulantes y catástrofes de todo tipo.

Todos los miedos que hay que vencer y dominar para hacerse a la mar se revuelven y deben ser de nuevo racionalizados y colocados en su sitio.

Llegamos a Cartagena sobre las dos de la mañana y decidimos quedarnos un día entero para hacer una vista  detenida a algunas de las cosas que nos quedan por ver de esta acogedora ciudad.

Una de ellas es el Museo de arqueología submarina, que me lleva a mis jovenes tiempos de buceador cuando sacamos en Benalmádena el "barco de los santos" con estatuas romanas que hoy están en otros museos, pero eso es otra historia.


En la dársena del puerto militar estaba atracado este barco de lineas un tanto futurista, donde todo sorprende, como su proa invertida o lo retrasados e inaccesibles que lleva los imbornales del ancla.

Y para no cansaros mas, desde Cartagena nos fuimos hasta Benalmádena con una parada en Aguadulce para ver a los tan queridos amigos de Roquetas.

Total 7100 millas de navegación que dejan solo...Ganas de volver a empezar.


3 comentarios:

  1. Una travesía tan larga la despachaste en un pispás, ¡qué corta se me hizo! Pero comprendo que no había mucho más que contar. La curruca sarda no volvió al barco, recogida también en los cuarteles invernales, convertida ya en madre
    (o padre, pues no la sexamos...)
    Que tengáis salud para seguir este año con el humor de siempre y nosotros cu lo veamos!

    La kogonera.

    ResponderEliminar
  2. Joe Alberto, ya es mala pata tener un tripu así.
    Y tu paciencia infinita, yo lo hubiera dejado en una cala. Sin duda alguna.
    Eso es un peligro flotante.
    Un fuerte abrazo.
    Enrique, nano.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, da gracias a que no fueran fumadores de puros.... ¿o sí? :-D

    En fin Alberto, quédate con lo aprendido. Algunos de los que navegamos caemos de cuando en cuando en el error de querer hacer amigos con una afición común ¡y que gran fallo! Las decepciones pueden ser terribles. Pero las lecciones ahí quedan por si queremos estar en guardia pa la próxima (aunque me da que somos de la condición de seguir tropezando)

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí