viernes

12-06-2009 La Valletta a Siracusa

Hacer gasoil en Malta tiene sus bemoles.

Hay dos procedimientos, uno es acercar el barco hasta donde pueda llegar la manguera de un camion cisterna que se pasea por el muelle y la otra es ir hasta una barcaza fondeada en el centro de la darsena.

Pero ninguna de ellas es buena porque has de dejar el sitio al que estas amarrado y... hay varios barcos dando vueltas esperando que se quede algún sitio libre.

Optamos por repostar con garrafas. Llevamos tres de 30 litros cargadas con gasoil comprado en Ceuta esta Semana Santa, que llenan el depósito del barco y con las garrafas nos dirigimos a la barcaza.

El precio del Gasoil es de 0,90 €/l pero hay un pago de 8.30 Euros fijos por el servicio. El color es el mas rojo de todos los gasoleos que he hechado al barco.

Ya estamos listos y le decimos adios a Malta, donde seguramente recalaremos mas veces. A las siete de la mañana soltamos amarras en absoluto silencio para no despertar a las bellas durmietes y enfilamos hacia la punta mas al sur de Sicilia


Hay poco viento, pero permite llevar las dos velas desplegadas, ya que la componente resultante es de 70 grados y nos permite poner el Owerdrive de la hélice Gorit y caminar a siete nudos y medio.

El AIS nos ayuda en varios cruces complicados, pero la posibilidad de saber en cuanto tiempo y a que distancia y por donde te vas a cruzar, es de gran ayuda. Notamos que los barcos respetan la media milla. Cruzamos varios barcos deportivos , pero ninguno emite señales de AIS.


Despreciamos el fondeo y puerto de Porto Palo, pues el origen de la información que tenemos ha demostrado no ser fiable y nos dirigimos a Siracusa, donde podemos llegar de día.

Se empiezan a ver barcos deportivos en abundancia y hay muchos pequeños botes pescando, la travesía a pesar de las 80 millas es cómoda y relajada, aunque se me va a olvidar navegar a vela.

A las siete de la tarde soltamos el hierro en 9 metros de fondo en la bahia de Siracusa, entre otros 20 veleros mas fondeados
Dormimos a pierna suelta

jueves

10 y 11-06-2009 Auxiliar y vida solcial.-

En Malta hemos estado amarrados junto a dos barcos españoles. El Caps III y el Rebeca III. Ya conociamos a Jose del Caps y ahora conocemos a Ferdy.

Están aquí en una larga parada en su proyecto de cruzar el Atlántico este invierno en dirección al Caribe, el sueño de muchos, la conquista de pocos. Y es que con el paso del tiempo vamos viendo demasidas "sirenas varadas". Barcos que se preparan eternamente para el gran salto, pero que jamás vencen el miedo a los lestrigones y a los cíclopes, que siempre tiene una escusa para no mirarle a la cara a Poseidón. No me gustan los sueños rotos. ¡me han roto tantos!

Ahora Caps y Rebeca esperan que puedan unirsele sus tripulaciones para volver a sus puertos base en España a hacerlos últimos ajustes antes de dar el salto.

Son dos personas encantadoras, con las que hemos compartido estos dias muchos ratos de charla de todo tipo. En mi tienen a un amigo y espero verlos pasar este invierno por delante de nuestro barco anclado en Benalmádena, donde estaremos haciendo planes para una nueva singladura.

Hemos jugado como niños con las auxiliares, intercambiando mi motor, un 10 caballos sobre la auxiliar de Jose, una dos metros de suelo inchable. Una combinación peligrosa, en la que se alcanzaban velocidades notables

También hemos compartido comida a bordo del Rebeca III, restos de Pasta fresca del Caps III, Puerros crocantis del Capitan Teach y cervezas del anfitrión.
Luego, mientras dormian la siesta nosotros con nuestra auxiliar, (puede navegar a 18 nudos)nos hemos ido a dar una gran vuelta al Gran puerto y a ver las otras dos ciudades, Senglea y Victoria,
Hemos encontrado muchas barcas típicas, con cierto aire de góndolas venecianas y muchos remeros entrenando sobre algunos. Con una forma de remo muy curiosa, pues uno lo hace sentado de cara a la marcha y el otro de pié mirando a la popa.

Incluso las mas modernas barcas están profusamente decoradas, sin que falte nunca en la proa el "Ojo de Osiris" que vela por la embarcación.

Luego hemos cruzado hasta Sliema a comprar "el periodico" pues solo llega uno al día y le hemos cogido el truco. Llega sobre las siete de la tarde la edicción del día de El País.
Ya mas tranquilamente hemos rodeado la península de Manoel y contemplado como La Valletta va encendiendo sus luces para terminar un nuevo día en este paraiso del mediterraneo, al que sabemos que volveremos otra muchas veces.

martes

09-06-2009 Malta en Bus

Alquilar un coche en Malta supone sentarse al lado de la derecha con la palanca de cambio a la izquierda y circulando por el lado contrario. Y todo en medio de una manada de conductores que van como locos y a su aire.

Todo este caos esta reinado por unos "bichos" naranjas de las mas diversas procedencias de la historia del transporte público.

De la Plaza de los Tritones a la entrada de la fortaleza de La Valletta, salen autobuses a todos los rincones de la isla. Son autobuses particulares. En general el conductor es el dueño y no es raro ver que le acompañen algún familiar, desde la esposa al padre.



Nuestro embajador en Malta, nuestro amigo Jose, del barco Caps III, que lleva aquí varios meses aprendiendo Inglés (hay montañas de academias llenas de españoles a los que Zapatero ha dado becas de 4.000 Euros) nos dijo que cualquier autobus nos llevaba a M`Sida.

Y cogimos el primero que pasaba, el 113. Mi instinto me decía que toda aquella gente de raza negra no podian ser los destinatarios de una marina deportiva, pero aguantamos el tipo de ser los únicos blancos de pié en el autobús. Sirva para compensar en lo posible.

Habiamos cogido el autobús que llevaba a los campos de refugiados en las afueras de Birzebbuga, al sur de la isla. Tiendas de campaña y barracones formaban la colonia de toda esta pobre gente que busca desesperadamente un lugar en nuestro sofisticado mundo.

Un viaje de ida y vuelta nos lleva de nuevo a La Valletta, donde ahora mejor informados montamos en el número 45 que nos lleva al norte, hasta Mellieha, pasando por ciudades como Mosta con su catedral, famosa por su gigantesca cúpula.
Llegada la hora de comer, nos metemos en un restaurante con muy buen aspecto y carta con precios moderados. De nuevo el instinto ha dado resultado. Probamos varias de las especialidades gastronómicas de estas tierras.

  • Bigilla, una pasta hecha con puré de judias y calabaza, aderezadas con comino y ajo.
  • Stuffat tal-laham guiso de falda de cordero con verduras.
  • Brag-joli un relleno dentro de una fina loncha de ternera... Y todo ello sin probar el conejo, rey de estas tierras (el pollo en crudo está a 13 Euros).
Terminamos la comida con un queso Gbegna, de cabra adobado con pimienta y una versión maltesa de los Canoli sicilianos

Con esta carga nos damos un paseo de unos dos kilómetros hasta Anchor Bay, donde hay un decorado que sirvió para rodar la pelicula de Popeye y que se ha conservado como una especie de parque temático

No llegamos a entrar, pues tanto Popeye como Olivia no son santos de nuestra devoción, aunque con el tiempo si he llegado a comer espinacas.

La vuelta nos conduce a Silema, donde están los hoteles modernos. Otro largo paseo nos lleva hasta una parada del Autobus 62 que nos deja cerca del pantalán.

Una ducha y una ensalada de los deliciosos tomates de la isla (mejores que los raf y a solo 1,20 €/kg) y a descansar. Hemos caminado unos 22 kilómetros

domingo

07-06-2009 Paseando por La Valeta

El centro de la isla de Malta es La Valeta, y no tanto por su posición, que no es central, sino que corresponde a la ubicación de la ciudad amurallada de mas historia de la isla y a que en su entrada, en la Plaza de los Tritones, está la terminal de autobuses, que conduce a todos los rincones de la isla. No es mi intención hacer de guia turística. Las hay y muy buenas, con indicaciones de museos, palacios, iglesias, ruinas... por pocos euros se puede ver hasta donde dormia y defecaba el "maestre" Valeta.

El paseo por el barrio, nos presenta una ciudad del Renacimiento, trazada a escuadra y cartabón, como parte de un sistema defensivo encerrado en una muralla de trazado en estrella. Y fachadas de piedra, muy repetidas, la mayoría con mucho trabajo, que encierran palacios. Hoy muchos de ellos son casas de retiro de comunidades religiosas; carmelitas, dominicos, salesianos...

Hemos entrado en una iglesia y he sentido un cierto escalofrio al percibir con que recogimiento y devoción escuchaban la misa los feligreses que la llenaban. Algo que no veía hace mucho, mucho tiempo.

Y en todas las casas el mirador. Sigue un modelo casi único con muy pocas variaciones, desde el mas pequeño a los mas sofisticados de las grandes edificaciones oficiales

Naturalmente el paisaje está invadido por los turistas y las tiendas llenas de " chucherias" de bajo costo para ellos. Pero en cuanto dejas las dos o tres calles centrales y te acercas a las murallas, todo se hace mas tranquilo e incluso se encuentra alguna sorpresa. La nuestra ha sido una fábrica de cristal. Los precios menos del a mitad.

En el extremo mas al Este de La Valeta hay un recinto teatral cavado en la roca, donde se proyecta un audiovisual "The Malta Sperience" donde en 20 idiomas, pantalla de 20 metros y en 45 minutos, se hace un repaso por la historia de la isla, lo que te coloca en contexto y da pistas sobre lo que hay que buscar.
Y es que a nosotros nos encanta deambular, sin preguntar y guiandonos por el instinto. Algo nos dice que esta isla es para dedicarle mucho, mucho tiempo. Asi que de momento solo estamos recibiendo chispazos.

Algunos de ellos con chispa. Como la inscripción de la estatua, que para un asturiano, deja pocas escapataorias, y eso que "Falo" su inmediata congnotación, en asturiano es un nombre cariñoso diminutivo de Gonzalo
El que lleve detrás un cinco no es estraño, pues ¡¡ anda que no hay "pijus" por el mundo. Mas que fantasmas en un club náutico que diría M. Angel el cantante de Mojinos Escocios. Claro que que lleguen a papas...sorprende.