domingo

30-05-2018 Las Calas de Symi

Derrota seguida para ver las calas

Hoy me he levantado poco inspirado así que os vais a conformar con unas foticos de la que hasta este momento es la mejor y mas fotogénica de las islas del Dodecanaso que estamos recorriendo.

Vista aerea de Panormitis 
Vista nautica de Panormitis 
Vista aerea de Faneromeni


VFista náutica de Faneromeni

Vista aerea de Marathouda

Vista nautica de Marithouda

Vista aerea de Nasou

Vista Náutica de Nasou

Vista aerea de Thesaloa

Un rincon en Thesaloua 
Vista aaerea de Pedhi


Vista Náutica de Pedhi

Vista aerea de Ays Marina

Vista náutica de Ays Marina

Vista aerea del puerto de Symi

Vistas de Symi

Vistas de Symi



Vistas de Symi


Vistas de Symi

Los dueños del cotarro

martes

29-06-2018 De Kos a Symi sin pasar por Turquía


Ruta Kos a Symy por aguas Griegas
El reto de hoy es llegar desde Kos a la isla griega de Symi sin pisar la ralla.

En la creación moderna del estado de Grecia y su delimitación con lo que hoy es Turquía y fué el imperio Otomano, los políticos, atentos como siempre a la lógica y la equidad de sus acciones ( lo que digo naturalmente es una ironía literaria, que no soy tonto) hicieron un reparto de tierras e islas que llevan dando de cabeza a cartógrafos y ciudadanos y llegaron a una solución que como política que es, no hay por donde cogerla. 

El caso es que Symi, queda casi dentro de la bahía de Isaroenue que forman las costas de Turquía y por tanto la linea divisoria de aguas territoriales es un tanto compleja y caprichosa.

Y los turcos se cabrean si tu, usando la lógica, tratas de ir de un punto A a un punto B por el camino mas corto, te metes en sus aguas. 

Constantemente escuchas por la emisora llamadas de la patrullera turca a la embarcación "tal" para que abandone inmediatamente las aguas  turcas.

Y aunque se que los habituales de la zona lo que hacen es intercambiarlas banderas de cortesía de ambas naciones, yo opto por mantenerme al lado de la legalidad y bordeo la linea de delimitación.

Es que entre los recuerdos que tengo de Turquía está la película de Expreso de Medianoche y como dicen en Málaga " No Vallamos a pollillas"

Monasterio de Panormitis
El punto de recalada que escogemos es la ensenada de Panormitis, un puerto natural en una especie de laguna donde se alza un monasterio muy visitado por no se que milagros.

Cosnatantemente llegan barcos cargados de ¿peregrinos? que hacen cola para entrar en la iglesia. No hay mas, solo una pequeña taberna sin interés.

La torre, campanario de la iglesia me dice un griego en mal francés, está siendo sometida a la "operación Viagra" es decir tratan de enderezarla, pues presenta una tendencia a imitar a la de Pisa.

Puesta de sol en Panormitis
 Anochece sin apenas viento y van llegando barcos. Fondear es un poco complicado, pues cada barco mira para un sitio y eso es sintomático de que las cadenas anda tiradas por el fondo de cualquier manera.

Sobre las dos de la mañana entra un chubasco con rachas de viento de 35/40 nudos y empiezan los garreos los pitos y las voces. nuestra popa queda a poco mas de 8 metros de la proa de un alemán que solo a soltado 15 metros en un fondo de cuatro.

Nosotros tenemos 30 abajo y estamos bien enganchados. Me gustaría soltar un poco mas por seguridad y sugiero al alemán, que ha llegado cuando nosotros estábamos ya fondeados que suelte cadena. Me hace un gesto como de decirme que si no estoy conforme que levante mi fondeo y que busque otro sitio.

Soy malo pues veo con cierto placer por la mañana que ha garreado y que su carrera lo ha llevado hasta que ha pinchado en la arena de la playa a sotavento. No tendrá problemas para salir.

Me acuerdo de J.M.Orge " Alberto tres veces la profundidad mas la eslora del barco y al final de la cadena puedes poner un cucharilla " Mi barco tiene 12 metros luego en seis metros 12+6+6+6 = 30.

Así todo el final en vez de una cucharilla llevo una buena Rodna.
¿Quuo Vadis Ispania?

lunes

28-005-2018 Una vuelta por Kos

El mas peligroso animal del mundo, al lado un tiburón blanco
Tras renunciar a los 45 euros que nos cobra el rent a car de la marina y conseguir uno por 25 en uno de los cientos de oficinas de alquiler de automóviles, cuads, motos o bicicletas, recorremos la isla, muy bien señalizada. para visitar los lugares mas emblemáticos.

Así que, como no, nuestra primera visita es al ASKEPLEIÓN  un hospital, donde siguiendo las enseñanzas de Hipócrates, que nace en esta isla, se ejerció la medicina durante siglos.

Asklepeión- El templo de Apolo
El lugar escogido para construirlo es una ladera de un montículo, a unos cinco kilómetros de Kos y en las cercanías del denominado jardín de Hipócrates, donde se cultivaban plantas medicinales.

No sé si realmente se curaban los cuerpos en este lugar. Lo que sí queda claro es que el sitio debe de estar en uno de esos puntos que tan desacertadamente describía Borjes, El Aleph. La confluencia de todas las tendencias sin confrontación. Un lugar de paz. Y por tanto un bálsamo para el alma.

Asklepeión-Frontón del templo

 Esta es la sensación que se siente deambulando por las terrazas, oliendo los pinos y escuchando los graznidos de los ocultos pavos reales.Solo notamos el paso del tiempo cuando desgraciadamente empiezan a llegar los grupos de turistas de todas las nacionalidades  y rompen esas casi dos horas mágicas que hemos disfrutado entre estas cuatro piedras.

Unos paneles muy bien realizados hacen tener una idea bastante aproximada de como eran los recintos construidos y su división espacial.

Las terrazas del hospital de Asklepeión
 Teóricamente supeditado al Asklepeión de Epidauros, parece que es en este sitio donde Hipocrates aprende medicina y el origen de la medicina Hipocrática, cuyo juramento aún hacen nuestros médicos actuales, aunque me dá que poco vinculados al espíritu de su contenido.
Asklepeión de Kos, Intento de recreación
 Siguiendo la carretera, especie de espina dorsal de la isla, de la que salen ramales a infinidad de sitios hemos visitado algunos puertos y fondeader4os para tomar nota, como siempre  de sus características para posibles usos en el futuro.

Uno de ellos el pequeño puerto de Kardamaina, con espacio para diez o quince barcos en una ciudad como todas las de Kos muy turistica y volcada al turismo de sol y playa muy en la linea de lo que podemos encontrar en las costas españolas y que tanto detestamos, en cuanto a que son -y se las deja ser- trampas para la caza del "guiri".

Puerto de Kardamaina
 Unas millas mas al sur encontramos un paraje encantador en Agios Stéfanos. Un islote rodeado de rocas de poco fondo y casi unido a tierra a una punta donde se encuentran los restos de una edificación y todo entre pinos y una playa de arena muy blanca. Desgraciadamente no es posible acercarse muchos con el barco pues el calado es poco y los arrecifes muchos.

Agios Stefanos Cerca de Kamari
 Un poco mas al sur está el puerto -un pequeño espigón- de Kamari- con una bahía muy protegida aunque amplia donde hay fondeados varios veleros.

Puertecito de Kamari
 En la costa norte sopla bastante fuerte el viento del norte y las playas son el disfrute de los Kite surfers.

Paramos a comer en un restaurante al azar del pueerto de Mastichiari, de donde salen casi cada hora escursiones hasta Kalymnos. Nos atrevemos con el pescado, previo lanzar el ¡"ojo cocina "! poco hecho que esta vez dá resultado y nos traen el pescado solo un poco pasado. ¡Que difícil es comer pescado fuera de España!
Comida de pescado en el puerto de Mastichiari
 Por la terde llegamos a Kos y nos dirigimos a la zona Arqueológica, que afortunadamente está cerrada. Y digo afortunadamente porque eso nos permite rodear el yacimiento por una calle periférica que está elevada y permite una vista de conjunto mejor que si estuviéramos en el interior.

La gran columnata, hasta ahora la mas larga en pié, ha caido por efecto del último terrremoto. TYempus Fugit
Gimnasio de Kos tras el último terremoto
 Por último visitamos el Odeón, pequeño teatro, destinado mas a debates públicos que a otros espectáculos, y antecesor seguramente de los actuales hemiciclos. Aprovechando la ausencia de público declamo aquello de " A veinte leguas de Pinto, y treinta de Marmolejo...."
Odeón de Kos