sábado

29 y 30 de Junio 2019 Puerto de Limenaria


Tengo que confesar que aunque trato de ir por orden conológico en mis entradas al blog, la mayoría de las veces por una u otra causa no coinciden la fecha que aparece en el título y la fecha de redacción del texto. En este caso escribo ya desde Málaga y finalizado el viaje de este año,

Pero en este caso las imágenes que tengo están grabadas fuertemente en mis recuerdos, ya que en mi opinión la isla de Limnos es de lo mejor que nos puede ofrecer Grecia.

Tan solo la reserva que hay en la marina para una regata nos impide haber estado mas tiempo en Mirina. Por cierto que lo de la regata es un sistema de hacer una reserva a buen precio por un grupo de amigos. En este caso se trataba de un grupo de turcos y griegos relacionados con Turquía. Lo que mas demuestra que se trataba de un truco es que los barcos que llegaban y los tripulantes que los conducían, nada tienen que ver con los barcos y tripulaciones habituales en el mundo de las regatas.

Nuestra intención es visitar las islas de Thasos y Samotracia antes de comenzar a bajar a Lesbos y el Dodecaneso, así que salimos en compañia de un velero Español el Epicur, de Santy y Carmen con los que hemos ido coincidiendo estos días atrás, pero que llevan otra derrota y van hacia Samotracia.


Nosotros nos dirigimos a hacer noche en el puerto de Limenaria, al sur Oeste de la isla de Thasos.

Como podeis ver en esta vista aerea que he sacado del Google Heart. los muelles actuales nada tienen que ver con los que figuran en nuestras cartas de navegación. Han construido un nuevo muelle en la parte Norte y  Oeste  de la antigua ensenada. Aún está en obras y no hay ni agua ni electricidad de momento. Nos abarloamos al muelle Oeste donde hay una gran explanada de obra para que pueda correr Drako a sus anchas..

Lo que no calculamos es que hay un acceso por las piedras al agua y se marcha directo a él a darse un baño. El problema es que se clava un erizo en una pata y una púa se le mete muy profunda entre los dedos de la pata delantera izquierda.

La ciudad es para nosotros un choque brutal. La cercanía de la Costa Norte y por tanto de Bulgaria y Turquía, las fechas que anuncian el verano y las vacaciones, han llenado el pequeño pueblo de un público ruidoso y para nada glamuroso. Es como llegar a Benidorm, Torremolinos o Fuengirola. Turismo de masas, del que venimos un poco huyendo. Por la noche hay ruido, música , fuegos artificiales y cientos de coches que utilizan la plataforma del puerto para aparcar.

Nos refugiamos en nuestro pequeño mundo a ver una película 

viernes

28 de Junio de 2019 Otro paseo por Limnos

En Limnos nació Thasos, uno de los hijos de mi fallecido amigo asturiano Ramiro, que cada año con toda la familia pasaba al menos una temporada por Grecia y en cuanto Mabel supo que veníamos para aquí, nos puso en contacto con sus amigos y nos facilitó montones de indicaciones de donde ir, donde comer, que ver. Eso unido a un magnífico libro de fotografías antiguas de Limnos que había en la empresa de alquiler del coche, conformaron nuestras idas y venidas a los lugares mas emblemáticos de esta Isla, donde por cierto no hemos tenido ningún problema para entrar en los recintos arqueológicos con nuestro perro.


Primero de todo fuimos a ver el "desierto" de Limnos, una zona de dunas cerca de la Playa de Gomati, al norte de la isla y, como no, después de unos cuantos kilómetros por una carretera de grijo.

En el extremo oriental de la playa se encuentran los restos de un carro blindado, como un recordatorio de lo convulso que ha sido el pasado cercano de la isla.


Un poco mas hacia el este y pasando por deliciosas playas casi vírgenes, se llega a la playa de Falakro, de origen volcánico y donde la erosión de la lava ha dejado texturas surrealistas que hacen la delicia de cualquier amante de la fotografía.


El yacimiento arqueológico mas importante de toda la isla está en Hephaistia, construido y reconstruido varias veces a lo largo de la historia, hasta su actual vista de la última intervención de los romanos. No hay apenas personas y podemos deambular por el teatro con Drako. Un poco mas hacia abajo se realiza una excavación que está sellada a los visitantes. Se rumorea que puede ser algo muy impactante por su antigüedad y su estado de conservación.


De nuevo otra carretera polvorienta y sin asfaltar nos lleva al yacimiento de Kavirio.


Y junto a las ruinas, y si tienes buenas piernas y ganas de darte un baño, se puede bajar a ver la cueva donde abandonaron a Philocteles, un personaje que a pesar de ser poco conocido tiene su importancia. .


Philocteles era famosos por poseer un arco y flechas que le entregó Heracles cuando este se incinera vivo para conseguir la inmortalidad. Se embarcó en la guerra de Troya por que seguía enamorado de Helena de Troya, pero fué mordido por una serpiente y su herida olía tan mal ( de nuevo encontramos referencias olfativas en la historia de Limnos), que lo dejaron abandonado en esta cueva.
Pero en el décimo año de la guerra un oráculo desveló que solamente las flechas disparadas por Philocteles tomarían Troya. Así que ahí tenemos a Odiseo ( Ulises, para los amigos) volviendo a por él, que una vez curado disparó la flecha que mató a Páris. Terminó en Crotone, Italia.

Cerca del yacimiento de Kavirio hay un hotel actual abandonado, el Kaviria Palace Resort que solo funcionó durante seis meses. Complejo de 250 habitaciones y cincuenta villas en una colina con unas vistas preciosas, con discoteca restaurantes etc etc. Su abandono es objeto de todo tipo de especulaciones por los locales. Será a arqueología del siglo XXX. Entonces, cuando solo sean cimientos, este "monumento" en manos de algún Arqueólogo, devendrá en catedral, parlamento, o museo. Mientras tanto todos los elementos constructivos, están siendo expoliados para ser añadidos a las construcciones mas populares, al igual que sucedió con las ruinas anteriores.


Sigo viendo yacimientos, pero he perdido el interés y solo si me los encuentro les hecho un vistazo.

Terminamos el día visitando la laguna de Chortarolimni con la intención de ver algún flamenco, de lo que pasan aquí todo el año, pero atacados por una cerrada formación de mosquitos como avionetas, ponemos pies en polvorosa y regresamos al barco a cenar, ver un telediario y descansar.






miércoles

27 de junio de 2019 Un paseo por Limnos


Hemos pasado varios días amarrados en este puerto y hemos alquilado un coche con el que hemos ido investigando la isla, que no ha defraudado los comentarios magníficos que sobre ella nos habían dado.

En términos generales no hay nada " supercalifragilisticoespialidoso", pero el conjunto es sorprendentemente de lo que mas nos ha gustado de Grecia.


El primer dia nos dedicamos a las playas del sur.oeste, digamos las mas glamurosas de la isla y donde se concentra el no excesivo público, que aunque numeroso, no llena las playas ni dá sensación de agobio.

En la isla solo hay una carretera principal que une Myrina con el aeropuerto y un poco mas allá hasta Kallopi. En cuanto quieres salirte de esta ruta tienes que empezar a circular por carreteras de Tierra, por lo que los promedios son muy bajos.


Loutra,  Ropalo, Stivi, Panteli, son los nombres de algunas de las playas que fuimos visitando en esta zona, playas de arena fina, limpias y con esas aguas turquesas que denotan la visibilidad de sus aguas, todas ellas en ensenadas muy profundas y protegidas de viento y oleaje.


Y vagueando y con mucho de prueba y error con el GPS del teléfono, llegamos a un lugar llamado Karavi, donde paramos a que Drako echara unas carreras y a comer algo en una pequeña Oucería, Tabernas en las que te sirven  una botellita de Sypuro y la acompañan de lo que en España llamamos tapas y que son suficientes para comer. En este caso la comida que acompañaba la botella, no alarmarse, de menos de 300 c.c. eran una ensalada, un plato de fritura, un bol de "faba" (Un delicioso "humus" hecho con una lenteja amarilla) y una anguila ahumada para chuparse los dedos.


 Por la tarde nos dedicamos a buscar uno de los iconos de esta isla. La capilla de Kakaviotissa, al parecer la única capilla sin techo de toda Grecia, ya que está construida en una oquedad en la montaña.

Para llegar hasta ella hay que adentrarse en un laberinto de caminos e indicaciones caidas y donde las equivocaciones suelen llevarte a carriles en fondo de saco y conde hay que hacer la vuelta marcha atrás, pues el ancho no dá para hacer la maniobra.

Después de casi dos horas de búsqueda llegamos a un portón cerrado y allí dejamos el coche, para hacer el resto del camino, unos 500 metros cuesta arriba andando , hasta llegar por una escalera a este curioso rincón


Me hubiera gustado volar el dron, para que se viera mejor el camino recorrido y el paisaje circundante, pero en esta isla hay muchos destacamentos militares y en los mapas que manejo es zona prohibida por la cercanía al aeropuerto.

No deja de ser un sitio curioso. y sorprendentemente sin ninguna protección especial para los iconos y exvotos que cuelgan de las paredes, fiados solo a la buena voluntad de los humanos visitantes


La mitología de la isla es un tanto curiosa y digna de ser contada. La isla entra en la leyenda mitológica a raíz de que la diosa Hera, al dar a luz a  Héfesto (Vulcano) lo arroja fuera del Olimpo al ver lo feo y deforme que era. Pero antes de que choque contra el suelo, los isleños lo cojen y lo acogen entre ellos, por lo que Héfesto pasa a ser el dios tutelar de la isla, mientras se dedica a fabricar rayos y centellas para Zeus.

Pero lo que realmente hace famosa en la antigüedad a la isla son sus mujeres, las Lemnias, famosas por el mal olor de sus cuerpos, según unos por falta de higiene y según otros como consecuencia de un castigo de Afrodita.

El caso es que sus hombres las repudiaban y se marchaban a otras islas cercanas  a buscar mujeres , a las que secuestraban y hacían sus concubinas.

A las Lemnias se les inflaron las narices y de una sentada se cargaron a todos los hombres, viviendo solas y tranquilas, satisfaciendo entre ellas sus necesidades sexuales. (curiosamente eso las hace  lesbianas, pero Lesbos, de donde se toma el nombre es una isla cercana que hasta donde yo sé, se dedican tranquilamente a fabricar "ouzo". Y en esas estamos  hasta que un buen día aparece un barco, nada menos que el Argo cuya réplica hemos visto en Volos. cargadita de fornidos y heroicos navegantes, capitaneados por Jasón y conocidos como los argonautas.

Las Lemnias corrieron a ponerse las armaduras de sus hambres muertos y plantaron cara a la tripulación de Jasón, que mas interesada en hacer acopio de agua y provisiones que en ningún otro menester negocian un intercambio de favores. Así que después de pensárselo bien, y supongo que tras de darse un buen baño, sedujeron a los tripulantes del Argos, que yacieron con ellas hasta que todas quedaron embarazadas, lo que suponía la continuidad de su aventura feminista obviando la natural falta de disposición a la descendencia de su forma de vida.


Unas cuantas de entre ellas se fugaron con los marineros de Jasón, entre ellas su reina, Hipsípila que le dió a jasón dos mellizos y unos cuernos vikingos.

La revuelta de estas antecesoras de las nuevas feministas beligerantes tan de moda estos días fueron " puestas al orden" por Euneo, uno de los dos regalos  que Hipsipila le dejó a Jasón ( me refiero a uno de los mellizos) para lo que durante nueve días apagó todos los fogones ( antecedente de las Novenas), que fueron nuevamente encendidos con una llama procedente del Templo de Apolo.

Por cierto que aparte de curarles la misandria, también debió influir en la higiene femenina, ya que en la actualidad las mujeres de Limnos no huelen de forma diferente al resto de las mujeres de nuestro  mundo  y cultura.


Terminamos el día en una playa al norte de Myrina donde por primera vez nado en compañía de Draco, que está disfrutando de Limnos tanto o mas que nosotros.