sábado

18 a 20 de Mayo 2019 Limni en Evia

Supongo que a todos los que viajamos sin un programa muy rígido nos ha pasado algo parecido, que es llegar aun sitio de paso y que se convierta en un alto en el camino de lo mas agradable para añadir a nuestros recuerdos.

A nosotros nos ha sucedido con Limni, un puerto diminuto en la costa de Evia al que llegamos después de los días de estrés anteriores.

Las cartas marcan a duras penas su situación pero es uno de los puertos del consorcio de Evia y decidimos echarle un vistazo.


Nos anima encontrar dentro atracado un Hanse 55 y el ver como una pala excavadora sumerge la cuchara mas de cuatro metros para sacar arena del fondo. Lo mas complicado dar la vuelta en redondo para dejar la proa dirigida a la bocana por si hay que salir a escape. Afortunadamente la ausencia de viento y la combinación de motor de proa hacen la maniobra. Los alemanes del Hanse, una pareja de nuestra edad nos ayudan. Luego llegan unos austriacos y sucesivamente varios barcos mas, que obligan a algunos a abarloarse por falta de mas muelle.

Una vuelta por el pueblo nos descubre de todo tipo de tiendas necesarias, incluso un banco y una imprenta donde nos imprimen los TEPAI y sus recibos.


Una pequeña iglesia escavada en la roca en un extremo del pueblo invitan a un paseo por el concurrido paseo marítimo, donde nuestro "Σκυλί"  es acariciado, tocado y fotografiado por numerosas personas.



Por la otra banda hay un paseo un poco mas largo para llegar a un monasterio de monjas, al que no podemos entrar.

Aparece un pequeño velero, 31 pies, con dos bomberos españoles que se dirigen a Turquía, Estambul. Estaremos con ellos en varios puertos mas del recorrido.

Cuando cae la tarde todas las tripulaciones de los barcos salen a buscar donde cenar, mientras nosotros nos quedamos en el barco. Y es que cada vez me apetece menos sentarme en un restaurante a decidir entre los pocos platos apetecibles que ofrecen en la carta, y es que además esta vez hemos venido cargados con una paletilla de Ibérico y le vamos a hacer los honores.


Son tres días de paseos, pequeñas reparaciones, O el gran trabajo que ha emprendido Lola de hacer unas fundas a los cojines del salón con una tela que hemos encontrado en un mercadillo por 15 euros.

Nos quedamos tres días y nadie a venido a pedir papeles ni a cobrar, pero eso no significa que no hayamos estado controlados. En la siguiente recalada, al pagar en la oficina, aparece nuestro barco en el ordenador con la estancia sin pagar en Limni.


Hay un varadero al norte del puerto, donde deja el barco un amigo Italo-Argentino que tiene un detalle muy interesante. Al lado del varadero hay un pequeño hotel, donde gratuitamente te dan alojamiento si estás trabajando en tu barco. El precio igual a los otros. El problema es que Limni está lejos, muy lejos de casi todo. De ahí su encanto.

Os dejo un enlace a un nuevo vídeo, arte en el que soy novato, pero dura poco y da una idea del lugar.


jueves

16-de mayo de 2019.- El paso del puente sobre el canal


Aunque no con la precisión del Google Map, os dejo un plano de donde están situadas las dos oficinas de los trámites por si sirven de ayuda.

A las 12 de la noche una llamada en el canal 12 de VHF por parte de la policía, de forma personal barco a barco, nos pide que sigamos a la escucha hasta que nos comuniquen la orden de salir a cruzar el canal.


La espera esta vez es larga, pues hasta las dos y media de la madrugada, no vuelven a dar señales de vida. y desde luego mas parece que hayan esperado a que no haya circulación rodada que a supuestas esperas a que la corriente, que existir si existe, esté en el punto mas calmado, pues a lo largo del día hemos visto al agua corre en uno y otro sentido y a los botes de pesca jugar con las corrientes ,
En el momento de pasar hay casi tres nudos de corriente en contra.

Nos van llamando de nuevo uno a uno y nos avisan de que salgamos, primero los que vamos de sur a norte y luego los que van de norte a sur. En total somos solo seis barcos de vela.

Hay muchas luces y se ve bastante bien para hacer la maniobra de atracar en la parte opuesta del puente y conectarse de nuevo a tierra.


He escuchado de quienes dicen que es buena idea quedarse en la marina Sur o seguir viaje al norte hasta otra marina pero nosotros somos partidarios de, en Grecia, navegar lo menos posible de noche. Así que tras de esta singladura de apenas media milla a las tres y media de la mañana nos metemos en la cama tras de dar un pequeño paseo a Drako para que haga sus necesidades y no nos despierte demasiado temprano.

miércoles

15 de Mayo de 2019 Papeleo en Chalkis- El TEPAI


Salimos temprano de Karavos, pasando por delante de Eretria y adentrándonos en la zona donde se levanta la ciudad de Chalkis, donde un canal de solo unos 20 metros de ancho permite a las tierras del Este que se las llame isla. La isla de Evia.

El canal está atravesado por una carretera de muchísima circulación y ese es el motivo fundamental para que solo se abra una vez al día en las horas de madrugada. En el canal siempre hay una corriente muy fuerte que desaparece a las pocas decenas de metros en ambos sentidos.

En los dos lados  del puente hay un muelle donde abarloar el barco y hacer los trámites correspondientes, un tanto engorrosos. Nosotros haremos el trayecto de Sur a Norte junto con solo otros dos barcos. En ambos muelles existen torretas de servicios de las que he hablado anteriormente.


Junto al muelle de zona de espera sur hay una caseta donde se paga la tasa para pasar el canal, y donde se puede también comprar la tarjeta de agua y electricidad. De ahí hay que ir a la policía con los papeles del barco. ( mi intención de poneros un plano no ha sido posible, pues google tiene pixelada la zona).

¿Que pasa cuando al tonto del pueblo le das una gorra y un pito? Pues que tienes un déspota.

En la policía te piden el TEPAI, el DEPKA, El seguro del barco, el certificado de cobertura de contaminación....
El TEPAI es el primer motivo de problemas. Yo lo he pagado por transferencia y he tenido que presentar la copia del banco de la misma. Cosa como sabéis muy fácil de conseguir imprimirla desde el barco. ( cerca hay un cibercafé).
El DEPKA ( El libreto de siempre, debe estar al día y renovado antes del año. Si pasa un solo día, hay que hacer uno nuevo y te ponen una sanción de ochocientos euros, Cosa que le pasaba aun holandés delante mía y que no entendía el porqué de la sanción si lo que estaba pidiendo es uno nuevo al día siguiente de caducar el anterior.

En el seguro, que debe estar al día y hay que demostrarlo con el pago del seguro, normalmente en las coberturas no concuerda exactamente con lo exigido por los griegos para temas de vertidos y demás, para lo cual piden un certificado en griego o en ingles de que se cumple. Si no es así "amablemente" te sugieren que un amigo suyo tiene un despacho donde por unos 90 euros te hace una ampliación del seguro.

Y así, con mucha paciencia, vuelva en dos horas, haga una copia, etc te autorizan a pasar y te ponen en la lista de espera y que te comunicarán por radio, canal 12, lo que tengas que hacer y a la hora en que se abre el puente.

martes

14 de Mayo de 2019.- ¡¡¡ "Guiris" Go Home!!! Karavos


La única nota desagradable de toda esta parte del viaje por la isla de Evia, lo ha supuesto nuestra recalada en Karavos. Pero vallamos por partes.

Caravos es un puerto que no está asociado a los que he comentado en la entrada anterior . fácil de reconocer, grande y con calado, al que llegamos como alternativa a nuestro destino previsto al comenzar a llover con mas ganas que las que nosotros teniamos de cantar bajo la lluvia. La maniobra sin problemas por nuestro sistema de amarrar por el centro del barco a un noray.

Lola ha tropezado en una de esas "diminutas irregularidades" a que nos tiene acostumbrados el pavimento griego y se ha ido al sueloy  tiene un fuerte esguince en un tobillo que se le ha inflamado, pero así todo es una experta en cazar norays a lazo.


Durante la travesía hemos pescado un pequeño túnido que ha tenido a Drako ladrándole y amenazándole con gruñidos e incluso tirándole alguna que otra tarascada. Hacía casi un año que no pescabamos nada


Karavos está en plena ebullición de preparativos para la temporada de vacaciones, se ven muchos trabajadores adecentando los locales, pero solo un par de ellos permanecen abiertos. Y entre los que están cerrados están el Club Náutico y la cafetería Doom, únicos sitios donde es posible comprar una llave para agua y electricidad.

Estamos en pleno ajuste del pago del TEPAI, del que hablaré mas adelante y veo abierta una oficina de la que cuelga un cartel de Servicios a Yates. Mi intención es ver si me pueden imprimir la carta de pago que he descargado con el ordenador.

La conversación se desarrolla tal que así:

- Hola buenos días
- Buenos días
-¿Podrian Uds hacerme.....?
_ Esto es un puerto para griegos, solo para griegos. si quieres algo vete a otro puerto. Hay alguno a 5 o 10 millas hacia el sur donde les encantan los extranjeros.

Me quedo muy sorprendido y espero que hayan entendido mi escueta respuesta "fuck you"

Y lo del TEPAI es una tasa, impuesto o tributo que los griegos, tras de muchos años dándole vueltas han instaurado para todos los barcos de recreo, privados o de charter que se muevan por aguas griegas.

Viniendo de donde vengo y siendo el gobierno griego de la misma cuerda que alguno de los que padecemos y padeceremos en años venideros no voy a entrar en valoraciones y pagaré el peaje, sea justo o injusto, que en España tenemos el T5 o la ITB.

El caso es que esta vez hay una página en Internet, de donde se baja la correspondiente carta de pago tras de darse de alta en el sistema. El pago es por meses completos y ha entrado en vigor con fecha  uno de mayo y plazo hasta el 19 de mayo para darse de alta. Las multas son cuantiosas

13 de mayo 2019 Puerto Marmari


Visitamos nuestro segundo puerto de la isla de Evia, donde solo existe un pequeño espigón donde a duras penas entra nuestro velero abarloado al mismo en el mínimo espacio que queda no ocupado por los pesqueros. Prácticamente somos dirigidos al amarre por un marinero retirado que nos habla en español y que al parecer ha estado haciendo cabotaje con España hasta jubilarse. Barecelona, Valencia, Alicante, Cartagena, Gibraltar, son los nombres de sus recuerdos


Solo hemos recorrido doce millas, pero siento curiosidad por ver todos los puertos de la isla que se han sumado a una iniciativa que creo interesante. La creación de una sociedad anónima la Evian Island Ports Autority S.A. (OLNE) para gestionar de forma conjunta por ahora nueve puertos, Karystos, Aidipsos, Limni, Marmari, Psaropouli, Oreoi, Kymi,Chalkida y Almiropotamos.

En todos ellos se han instalado unas torretas de servicio para conectar a la electricidad y al agua, que se gestiona mediante una tarjeta de pre-pago de un solo uso y que es válida en todos los puertos.

La gestión del cobro del uso del muelle también la han centralizado y sucede que si "por necesidad" tienes que salir antes de la apertura de la oficina, no te preocupes. Tu presencia ha quedado grabada en el servidor de los ordenadores y te será reclamada en el siguiente puerto que toques, incluso aunque sea dentro de un año.

Los precios son muy razonables. y el pago de los consumos es francamente barato. Rellenar un depósito de 350 litros y endulzar el barco 1,20 € y de consumo eléctrico no he abonado nunca mas de 0.90 a 1,2 € diarios por calentar agua para la ducha, hervir agua con un hervidor y poner las luces de 220 por la noche, cargar baterías y demás sin encender el inverter.


El atraque es por ese procedimiento que a mi me pone de los nervios y que supone que pasar un solo día en uno de estos puertos tengas que pagar tres días. El día en que llegas, hasta las doce de la noche, llegues a la hora que llegues. el día que pasas por las 24 horas y el día que te vas sea cual sea la hora de tu marcha.

Aunque al final son solo 15 euros (11 por una noche) no deja de ser algo a lo que no estamos acostumbrados. ya que en general el gasto de puerto tendemos a considerarlo por noche pasada, con lo que de esta forma pagas una mas.

Las tarjetas, siempre con doce euros de costo ( y carga) se pueden comprar en los quioscos o supermercados del puerto.

En Marmari aprovechamos la existencia de una tienda de plantas para comprar una "esfera" de Albahaca y una planta de alhoe vera. La primera para repelente de los mosquitos y la segunda para los granos y quemaduras de las rozaduras de tantas horas de ropa húmeda.


lunes

10 a 12 de Mayo 2019 Empieza el Paraiso-Karistos



No hace falta llegar al otro extremo del mundo. A veces está a la vuelta de una esquina y sobre todo es necesario un estado anímico particular.

Y esa conjunción de factores se nos ha dado, se nos ha regalado al llegar a nuestro primer puerto de la isla de Evia. Karistos. A unas 25 millas de Lavrio que hacemos sobre un mar vacío de barcos empujados por un viento por la aleta en poco mas de cinco horas.


Besnik, un emigrante albanés con el que luego charlaríamos bastante al saber que habíamos estado en su país, nos dirige y ayuda al fondeo. Tiene como medio de vida vender agua y electricidad de las torretas del puerto y las propinas que recibe por su ayuda.


En la ciudad encontramos de todo lo relacionado con la intendencia, reponemos el gas butano e incluso encontramos una tienda de mascotas donde comprar "chuches" para Drako. Una playa donde correr y darse los primeros baños.



Por primera vez Drako llega en el agua en su carrera tras de la pelota a una zona donde no hace pié. Coge la pelota entre los dientes y vuelve ¡¡ andando por el fondo del mar!! Nos quedamos de una pieza por la sorpresa. Tratamos de repetir la escena para grabarla, pero Drako no vuelve a entrar al agua de momento.

Largos paseos, siestas, lecturas y películas en la tele y pasan las horas casi sin sentir. Termino de leer la trilogía de Trajano de Posteguillo y me sumerjo en el fascinante libro de Mario Vargas Llosa, La Llamada de la Tribu, que me está poniendo en claro y en contexto muchas de las ideas de lo que últimamente ronda por mi cabeza.

¿Que es lo mejor que puedo decir de Karistos? que me quedaría aquí todo el verano sin ningún problema practicando ese deporte que tan bién describe la frase italiana de "dolce far niente"