viernes

01 a 03de Mayo de 2019 las primeras millas

Aprovechando la nueva posibilidad del OpenCPN de mostrar dos pantallas y con la ayuda de las nuevas cartas de Navionic, felizmente incorporadas a la base de datos, voy a añadir información del sitio concreto en el que hemos fondeado, para que pueda servir de orientación a los que os dignáis leer las elucubraciones de este marinero viejo, que no viejo marinero. O lo que es lo mismo, que no os lo toméis al pié de la letra,

El primer tramo ha sido ir de Kilada hasta el puerto de Ermioni ( o Hermioni, que de las dos formas lo he encontrado escrito)


24 millas que nos parecen un buen desayuno para nuestro perro, que pasa el viaje dormido, seguramente atacado de un cierto mareo.

En Ermioni hay varias opciones de atraque y fondeo, y muchas mas si añadimos las cercanías, pero nosotros hemos encontrado nuestro hueco, siempre que es posible, en la dársena pesquera, de difícil acceso y maniobra por lo estrecho y poco fondo, pero que te deja protegido de la ola que en el muelle exterior en el puerto de la cara sur del pueblo hace saltar demasiado al barco. En caso de ola fuerte es preferible entonces fondear al norte del puerto, aunque hay que tener cuidado con una cadena tendida paralela al espigón norte.

Ancla casi en el espigón de enfrente y marcha atrás para amarrar la popa al muelle. Donde hay un par de torretas de agua y electricidad, muy disputadas y que gestiona Kostas, un funcionario del ayuntamiento. Nosotros utilizamos unas tarjetas de Pre-pago que se adquieren en el ayuntamiento y que resulta mas económico al poder recuperar los excedentes no consumidos para una próxima vez.

Ermioni es nuestro punto de suministro ya que hay una pescadería  muy buena y surtida, una carnicería que nos envasa toso al vacío para meter en el congelador  y un supermercado muy surtido, y una ferretería no menos surtida, aparte de gas, gasoil y un largo etc.

Y si llegas un jueves, hay un mercado donde comprar frutas y verduras o unas sandalias de plástico.

A la primera de cambio, sale por los aires la reparación que me han hecho del enjaretado de madera de la escala y por el que he pagado 150 €. Me resulta increible que después de ocho meses y en un varadero que presume de ser un astillero donde se hacen los mejores barcos de madera hayan podido hacer semejante chapuza. Le pongo un correo al jefe y me contesta con un " no problem" tienes 150 € a tu favor en la cuenta. Pero si tengo un problema No tengo una escala en condiciones y voy a tener que comprar otra.

A pesar de que el día 1 es fiesta en Grecia, aparece el mecánico con una llave de contacto nueva, pues no está demasiado conforme con la que lleva el barco y con otro marcador nuevo de presión de aceite, ya que el que ha colocado nuevo no funciona bien. La llave no sirve y el manómetro queda funcionando. Otra vez ocho meses para nada.

En Ermioni hay muchos sitios donde comer en la calle. Desde Ganosis, en la esquina del puerto, regentado por una española, del país vasco y que es uno de los mejores restaurantes de esta zona de Grecia ( !faltaría mas¡) y de precios no excesivos, aunque si altos o una minitaberna entre las callejuelas del pueblo, donde es posible comer unos deliciosos Gyro Pitas por muy poco dinero. Luego hay casi veinte "comederos" a la caza de los cientos de charteristas que incluso ahora en mayo llenan ambos puertos.



Drako le ha cogido confianza a la pasarela y entra y sale sin problemas, por lo que hemos tenido que mantenerlo atado, pues no todo el mundo entiende que sus ataques a los cordones de los zapatos son solo un juego para él. Primero la desconfianza, que vencen las personas dejándose oler la mano luego una caricia y ya eres su amigo. Y entonces, se tumba, te gruñe, puede que hasta te ladre y...te muerde el zapato. Después de muchas horas de entrenamiento y paciencia, conseguimos que a nosotros no nos lo haga. ¿Pero como evitar que se lo haga a los demás?

Os dejo un vuelo con el Drón sobre este magnífico sitio, donde estamos siempre como en casa.


martes

29 y 30 de Abril Por fin nos volvemos a Grecia

      Cuando escribo esta entrada, llevamos ya 14 dias de viaje y por tanto la experiencia suficiente como para sacar alguna conclusión. Y esta es que el hecho de que esta vez vallamos acompañados de un perro, nos va a condicionar muy mucho todos los pasos que vallamos a dar.

      El primero de todos es que para evitar que el perro se pasase nueve horas metido en una jaula, hemos desechado hacer el primer tramo del viaje en avión, así que el trayecto desde Málaga a Madrid lo hemos realizado en un automóvil. Pero como se trataba de un alquiler de aeropuerto a aeropuerto, la recogida del coche ha sido toda una aventura. La oficina de GoldCars en el aeropuerto de Málaga, no solo está escondida en el último aparcamiento, a mas de un kilómetro de la central, sino que nadie en el Aeropuerto sabe donde es exactamente, ni tampoco en la oficina central de la compañía. Cuando por fin la hemos encontrado había una cola tremenda y el resultado ha sido la pérdida de ¡¡tres hora!! en recoger el coche. Lamentable.

      Como las empresas de alquiler no tienen previsto nada, salvo la expresa prohibición de viajar con mascotas, no hemos dicho nada y simplemente hemos colocado nuestro protector, con lo que el coche ha llegado impoluto. Eso si. tomar bien las medidas de la jaula IATA, que puede ser muy problemática de meter en el porta equipajes.

      Para alivio de nuestra preocupación, Drako ha aguantado el viaje sin problemas, con algunas salidas a hacer sus necesidades y a jugar con su pelota.

      En el aeropuerto, para la compañía aérea con la que viajamos, AEGEAN, todo son felicitaciones. Tras facturar las maletas, hemos esperado hasta una hora antes del vuelo dando vueltas con el perro por el aeropuerto, luego una azafata nos ha acompañado a nosotros y a otro pasajero con perro hasta una entrada especial donde hemos pasado el control de seguridad, Primero nosotros y nuestras cosas y luego el perro y las suyas. Hemos metido al perro en su trasportín y se lo han llevado hacia el avión. Nosotros por un elevador hemos accedido directamente a la puerta de embarque.

      En Atenas el trasportín ha sido la primera pieza que ha salido por la cinta. Inmediatamente apertura de jaula y nuestro perro ha salido contento de vernos pero aparentemente tranquilo. eso si, buscando colo loco un pedazo de césped para echar una gran meada. no ha necesitado sedantes ni nada por el estilo. Mientras yo hacía los trámites del nuevo coche, Lola me comentó que el perro se había tumbado en su cama dentro del trasportín, que él considera es su caseta, ya que a eso le hemos entrenado.

      Y llegamos al varadero. El barco está pintado, la hélice de proa repuesta, la del motor igual después de hacer el mantenimiento de los cinco años, la escala reparada, lo mismo que el asiento de popa y hay un nuevo spray-hood. Aparentemente, y fijaros que digo aparentemente, todo bien.
El momento mas peliagudo es el de abrir el interior, pero la estanquidad ha sido perfecta. sin una sola gota de agua. La condensación ha sido absorbida por los cartuchos al efecto y el olor es el de las  varillas aromáticas que dejé en septiembre del año pasado.

      Dormimos en el barco en tierra y el perro en el coche y a primera hora comienzas los preparativos para ir al agua. Con el tractor transportan la cuna y el barco hasta el travelif y lo cuelgan. Mientras desayunamos pintan los apoyos y colocan los plásticos de protección para las bandas. Luego al agua y amarre al costado del pozo de varada.

Un Pequeño video de la botadura de este año.



      Un último paso es vencer el rechazo de Drako a subir a esa cosa que se mueve. Visitas la LIDL, a una tienda de Perros a comprar comida al perro y a una tienda de náutica para reponer los muelles de amarre y una nueva bomba para la auxiliar. Mañana por la mañana empezaremos la navegación