sábado

11 julio 2015 !!SETENTA AÑOS ¡¡



      Hoy cumplo 70 años!!SETENTA AÑOS¡¡ Solo una cifra, pero que es para mí como una barrera que pensaba que era inalcanzable.

      Con abuelos muertos todos con más de 90 años, una madre aún viva con más de 90, solo mi padre no cumplió la expectativa. Y yo siempre he deseado parecerme a mi padre.

       Llegado este punto, es un momento tan bueno como cualquier otro para hacer algunas reflexiones, un balance y proponer nuevas metas.

      Para empezar, voy a dejar de esconderme detrás de un abatar en las redes sociales. No tengo nada que esconder. De poder hacerlo no cambiaría nada transcendental de mi vida. Hubo muchas encrucijadas y tomé decisiones, tan solo he dejado de perfilar matices.

      Y es que siempre me ha costado bajar al detalle concreto. De las tres mujeres que llenaron mi corazón, Mari Luz, Herminia y Lola I. no puedo recordar apenas detalles de su fisonomía. Ni tan siquiera de Lola, mi compañera, recuerdo el color de sus ojos a pesar de que es lo primero que veo cuando me despierto.

      Siempre he sido así, incluso en mi trabajo. Y es que soy un arquitecto en el sentido que nos transmitió Víctor D´Ors de la "Archi-textura" lo que está más allá de la textura. No me interesa como se decorará un espacio sino el espacio en sí. Si tiene una puerta, no me interesa como es la puerta, sino con que conecta esa puerta.

      Esa búsqueda de que hay más allá de la primera impresión que puedan transmitir las cosas impregna todos mis actos, mis palabras y lo que escribo o me reservo en este blog.

      
      Así que nada cambia si muestro un muñeco o una foto mía. Si alguien busca como soy, tendrá que bucear dentro de mí.

      Por fuera soy un contenedor lleno de achaques, Gafas para leer y ver de lejos, sordo a no sé qué frecuencia, dos músculos en los hombros a punto de saltar rotos, hipertenso, un pulmón vago, hernia de Hiato, divertículos en el intestino, operado de cáncer de próstata y una artritis que se me va colando por todas las articulaciones, deformando mis dedos y solidificando mis rodillas. Además este año he subido alarmantemente de peso, casi diez kilos que he de transportar cada día de un lugar a otro.

      Y si hago esta relación es porque necesito esa carcasa para poner en movimiento las cosas que desea mi interior y a veces llega el conflicto. Y me frustra enormemente tener que ponerme unas botellas de buceo para recoger unas gafas caídas en 9 metros de fondo. No poder saltar un metro al pantalán a poner unas amarras.

      Esta crisis, (que ya he visto y vivido otras) me ha pillado en el momento en que más domino mi profesión, pero he seguido formándome y preparándome para seguir trabajando. Lo necesito como el aire que respiro.

      Y es que mantener todo a flote es muy costoso. Con el barco hemos intentado encontrar quien nos acompañara ayudándonos a sufragar los gastos. Y la experiencia ha sido en general buena, pero apenas ha ayudado. Para ello hay que dedicarse profesionalmente y estar dispuesto a que se suba a tu barco y entre en tu casa casi cualquier cosa. Si eres selectivo, y lo somos, encuentras pocas candidaturas aceptables. Y también personas que siempre llevarás en tu corazón. Y si a ello sumamos la situación de incertidumbre a que está sometido esta parte del mundo pues te puedes llevar un año en blanco.



      Tengo tres hijos, a los que quiero más de lo que ellos se imaginan, a los que he dado educación y alas para volar alto. Pero están sujetos al contrapeso de una madre, que tras parasitarme desde que mi hija tenía dos años (mantuvimos las formas hasta que cumplió los dieciocho antes de separarnos) y que ahora 35 años mas tarde, tras llegar a la ruina mas absoluta, pretende culminar su frustración metiéndome en la cárcel si triunfa la ley por encima de la justicia. Esto les aleja de mi, destruyendo cualquier aproximación conseguida cada vez que me reúno con ellos. De nuevo a pesar de todo lo aparente, mi corazón brinca de alegría cuando consigo hablar con ellos y me siento muy orgulloso de sus trayectorias. Hoy no ha habido suerte y su falta ha quebrado la alegría de las decenas de felicitaciones recibidas.

      Y tengo a Lola. Que deciros de ella. Como en la canción de Serrat, tío Alberto "que suerte tienes cochino, pues al final del camino..." Mi compañera, mi amiga, mi confidente, mi esposa. Lo ha dado todo por mí. Dueña de todo lo material que nos rodea, continua peleando para que se prolongue nuestra historia en común tal como la soñamos hace años.

      Un grupo selecto de amigos, muchos conocidos. Solo un enemigo, pobre diablo. 

      Y una norma para seguir adelante. Para conseguir que respeten a este "Perro Verde" tengo un profundo respeto por los gatos amarillos, las cebras a lunares, las jirafas de cuello corto o los cocodrilos colorados. Que de todo hay.



martes

07 de julio de 2015 LA CIUDAD DE MISTRA


La necesidad de hacer una compra mas seria de lo que permiten los pequeños centros del Peloponeso, nos hacen dirigirnos al Puerto de Gytheon, del que tenemos un mal recuerdo por el caos y desorden que reinaban. Sin embargo las obras en curso de ampliación del espigón han limpiado el lugar y el atraque es sencillo y además hay agua y electricidad gratuitos, unos bienes preciados por inexistentes en los puertos griegos.

Con el barco a buen recaudo nos dirigimos a la mítica Esparta y a la mas reciente Ciudad de Mistra.


Toda una lección de historia que analizada con atención deja fuera de contexto muchas de las demagógicas llamadas de los últimos días a conservar la cuna de Europa.

La Grecia actual nada tiene que ver con las grecias clásicas, su teogónia su cosmogonia, incluso su etnia apenas nada tienen de aquellas.

Es tan absurdo decir que los actuales griegos son los sucesores de aquellos griegos, como decir que los alemanes son los sucesores de los aztecas por que comen patatas.

Hay que preservar e investigar la historia, hay que extraer de ella todas las enseñanzas posibles, pero como se trata de la historia de la humanidad, nadie tiene derecho a apropiarse de ella y utilizarla demagógicamente. es tan falso hacerlo así como utilizar aquella frase de " Aprovechando que el Pîsuerga pasa por Valladolid...." para argumentar falsamente.


Mistra es una ciudad que crece sobre la desaparecida esparta y resultado de guerras y contraguerras de poderes que nada tienen que ver con la clásica grecia. Son las guerras por el dominio comercial del mediterraneo entre Francos, Venecianos y Otomanos y algún desmán de algún cruzado los que hacen aparecer esta ciudad, que junto con Nomenmbasia, Naplio, y otras muchas están en todo lo que se conserva de la edad media en este area del mundo.

Un caballero cruzado, tras saquear Constantinopla, se refugia en esta zona, tratando de impedir que le sean exigidos por la "troika" de entonces, Iglesia, Rey y Comerciantes los pagos comprometidos, cuando necesitó su ayuda para la aventura de rapiñar el mundo árabe y que ahora no quiere devolver.  y da origen a la Peninsula de Morea y aparecen las ciudades fortificadas y una de ellas es Mistra, estamos sobre el año 1200.

Y Morea prospera y es codiciada sitiada y ganada por diferentes facciones del poder a lo largo de los siglos, siendo otomana en su final hacia 1850, en pleno auge de los nacionalismos, cuando se queda con ella una naciente  Esparta nueva, que luego se unirá en ese conglomerado que toma el nombre de Grecia.


Volviendo al sitio arqueológico de Mistra, patrimonio cultural de la humanidad y protegido por la unesco se trata de un sitio muy interesante para hacerse una idea de como se vivia en aquella epoca, ya que se han cosnservado gran cantidad de edificios en muy buenas condiciones y se está haciendo una restauración inteligente.


Y es que en Mistra no solo se ven palacios, castillos o conventos. Hay casas y calles y es posible configurar mapas de lo que fué la ciudad. y además documentación en cuanto a su funcionamiento y organización.

Lo mejor conservado son las iglesias, hasta el punto de que en uno de los monasterios que visitamos nos llevamos la agradable sorpresa de oír un coro de voces femeninas cantando salmodias.

El convento sigue habitado, pocas monjas, pero "haberlas hailas". Las paredes están llenas de frescos (No seais mal pensados, de pinturas al fresco, esos otros "frescos" están en los parlamentos o esperando turno para entra en ellos)

El sitio es mágico. Exhala un  clima de paz y sosiego indescriptible
El paseo por Mistra es duro, largas y empinadas escalinatas para ir de un sitio a otro, pero en cada rincón aparece una nueva vista sorprendente, con sus mezclas de estilos y soluciones constructivas



Cúpulas, arcos, contrafuertes, algunas cerchas y los espacios. Hacia el interior el recogimiento, la sombra. hacia el exterior los grandes espacios, la luz. pasa el tiempo sin apenas darse cuenta.



Pero es que además en la historia de estas ciudades se encuentra la semilla del pensamiento que acabó con la edad media. Es en estas ciudades, en esta en concreto, donde surge la idea filosófica del Renacimiento.

Haría bien Europa en buscar aquí sus orígenes y no en escritos, que nunca fueron aceptados, de un "filósofo" sin contrastar.

Muy recomendable darse una vuelta tranquila por Mistra. Mas aún si se hace una investigación previa sobre que es  y que significa lo que estamos viendo. Hay un librito de Nikos Georgiadis, barato y esclarecedor.

Se sigue trabajando en la restauración. Ojala que se siga avanzando en ello