lunes

02-07-2012¿¿Quo Vadis??


La ensenada de Portroig, al sur de Ibiza es para nosotros un destino casi fijo en nuestras travesias mediterraneas desde que llegamos a ella la primera vez hace ya muchos años con nuestro anterior barco, el Captain Teach, un Colvic de 35 pies. Era el punto donde tras de subir la descorazonadora costa de Andalucía y Murcia y tras de recalar en Moraira, se llegaba despues de hacer el temido salto de sesenta millas a las míticas playas de las baleares. Entonces empezaban las verdaderas vacaciones.

Por fin eran las aguas limpias, el fondeo libre y rodeados de pinos, antes del tumulto veraniego de Espalmador.

Pero en este año, el temporal bastante fuerte de norte que afecta a las Baleares y el mar del SSW se cruzan y hacen la estancia bastante incómoda la primera noche, en que además hemos tenido que fondear al ancla entre un campo desordenado de boyas particulares, que hacen los movimientos de las embarcaciones, que llenan la cala un tanto raros.

Me paso la noche dormitando en la bañera y cerca del altavoz de alarma de garreo. Una paliza que me permite ver como varios barcos a lo largo de la noche, alguna motora de mas de 20 metros, salen a enfrentarse al mar mejor que seguir fondeados garreando y volviendo a garrear.


El segundo día en el fondeo se calma el mar y vuelve todo a lo que es normal en la playa y salimos a pasear por la urbanización que hay encima, plagada de casas de muy alto nivel y que hemos visto crecer desde sus orígenes. hoy ya no queda ni una sola parcela sin edificar, los muros, antes inexistentes, han crecido y un servicio de seguridad patrulla por las calles.

 Con las del alba del día 2, sin haber podido ver la victoria de España en el partido de fútbol contra Italia, ya que no recibíamos la emisora de antena 3, salimos a motor hacia los freus entre Ibiza y Formentera, donde arrumbamos a Cabrera, que era nuestro destino inicial y donde llegaremos con 11 dias de retraso.

El viento de un descuartelar, que salta casi al salir de los freus nos permite movernos muy rápido y solo interrumpimos la marcha para subir a bordo un túnido de unos 15 kilos y que nos dá mas trabajo de lo que habiamos pensado.

Mientras miro hacia el animal para ver si se trata de una de las especies protegidas y proceder a su suelta, presencio algo que me da mucho en que pensar.

Otro  túnido da vueltas en torno al capturado, que cuando lo vé o nota su presencia se debate con fuerza intentando zafarse de la linea que le priva de libertad y lo arrastra fuera de su mundo.

Lola también lo vé y se nos encoge el alma pensando que pueda ser una pareja, que como nosotros viajan juntos por toda la vida y ven como se les escapa esta unión.

En la duda de soltarlo y como sin que lleve los anzuelos clavados, el túnido, que resulto ser la hembra y cargada de huevas tiene los típicos espasmos finales y deja de batallar. el compañero desaparece.

Las cañas han pasado al lugar mas recóndito del barco.

¿Que sabemos de la vida social de los atunes? ¿Habremos destruido una familia al pescar a uno de sus miembros? ¿Por que toda nuestra existencia se basa en ir destruyendo la de los demás compañeros de viaje de esta nave estelar llamada Tierra?

Nos hemos quedado tristes y eso ha propiciado seguramente la toma de decisión que contesta a la pregunta del encabezado.

¿QUO VADIS?

En una antiquísima película del mismo nombre, San Pedro huyendo de Roma, en un determinado momento clava su bastón y se hace la pregunta vital de ¿A donde me dirijo?. Y a esa pregunta nosotros nos hemos contestado que ya estamos donde queremos, que llegar o no llegar a Grecia ya no es para nosotros un reto y que darse la paliza de llegar antes del día 14 es un absurdo que no nos conduce mas que al agotamiento, forzar el barco y a nosotros mismos.

Y hemos pensado que vamos a pasar un par de semanas por las Baleares antes de saltar. Hay un montón de sitios donde no hemos estado y muchos que nos gustaría ver como han evolucionado.

 Llegamos a Cabrera y conseguimos fondear en una boya, pero eso es otra historia, la de las Baleares y sus fondeos que comenzará mañana. De momento y por primera vez en muchos días, me acuesto sin pensar en que tengo que madrugar para seguir haciendo millas.

4 comentarios:

  1. Estimado Alberto, descubro con satisfacción tu cambio de filosofía, " Es importante llegar, pero lo realmente importante es disfrutar el camino".

    ResponderEliminar
  2. Sabia decisión. Que disfrutéis. Un abrazo. Carmelo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cual es la misión de un barco? ¿Navegar o llegar a puerto? Supongo que en el caso del 'Captain Teach', la mar es el destino.
    Buena proa para los tres.
    Raitán

    ResponderEliminar
  4. No esperaba menos de vosotros, prendas! No sufráis por la atuna que todo en la vida es sueño y los gusanos nos comerán a nosotros, te me estás volviendo un budista. Piedad para las creaturas, bien está.
    ¡Que nos aproveche y aprovechemos a otros! No se ha puesto en práctica la conversión de carne de hum ano difunto en pienso para peces, ahí hay negocio!.
    Salud, gurriones!

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí