sábado

23-04-2011.- LA CRISIS VISTA POR...!!ALBERT EINSTEISN¡¡

Hay veces en que me pregunto si merece la pena escribir, cuando todo está ya dicho.

Y hoy es uno de estos dias en que he conocido lo que escribió alguien hace muchos, muchos años.

Os dejo con ello

No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera a sí mismo sin quedar “superado”.
Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y países es la pereza para encontrar las salidas y las soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar para superarla.
Albert Einstein

viernes

22-04-2010.- LA VARADA ANUAL

En esta sangría continua a nuestras reducidas economías, le ha llegado el palo de la varada anual a pintar con el anti-incrustante, revisar grifos de fondo y cambios de ánodos. Todo ello despues que se ha tenido que hacer la revisión de la balsa, sustituir la radio baliza (casi tan barato como la revisión de la vieja), comprar nueva cohetería...

Y además con Lola trabajando a tope para finalizar su campaña y yo con unos dolores de espalda que no hacen aconsejable que este año hagamos nosotros el trabajo, ya que toca decapar la quilla, de acero y aplicar cuatro manos de imprimación de dos componentes.

Así que, reservado mi trabajo a sustituir la hélice, y sustituir la silicona de la tapa de regala y después de un intenso regateo con el propietario, comprando yo las pinturas que quiero y que él no tiene ( lo que ha supuesto un importante ahorro), tengo que asistir, cogido como estoy por mis "partes pubendas" por fechas y circunstancias a ver como el trabajo se hace mal, muy mal, hasta el punto de que me hago firme propósito de no volver a encargar ningún trabajo al personal de este varadero.

Ya en la operación de suspendido comenzaron los problemas, al no colocar las cinchas en las posiciones ¡¡Que ellos mismos tienen marcado de años anteriores!! con lo que he estado en grave peligro de ver caer antenas y hélices de aero generadores, con el resultado de que han tenido que volver a poner la embarcación en el agua y volver a empezar.

El presupuesto pedido para el trabajo, me lo han dado una vez el barco fuera, y tan solo el pensar ellos que habitualmente nos lo hacemos nosotros, ha permitido reducirlo ¡a la mitad! al pensar que se les escapaba el trabajo.

La mala planificación, al no contar en sus previsiones con los días festivos de Semana Santa, ha hecho que no se hallan respetado los tiempos de secado entre manos, lo que irá en detrimento de la duración de la utilidad de la pintura. Tan solo me consuela pensar que como el año que viene toca I.T.B, pienso rascar toda la pintura, para pasarme a una auto-pulimentable, de las que ya hay buenas opciones.

Mi formación académica y mi trabajo normal, me llevan a tener que poner en muchos procesos todo un pliego de condiciones sobre formas y modos de aplicación y ensamblaje. Para ello muchas veces hay que hacer referencia a la documentación técnica del producto, que suele ser el mejor compéndio de todo el conocimiento sobre el producto.

Y en las pinturas, aspectos como limpieza, desengrase e imprimación de bases, tiempos de secado mínimo entre manos sucesivas y espesores recomendados son fundamentales y hacen que se obtenga u excelente o pésimo resultado.

Pero parece que cualquier chicuelo recién llegado al varadero está refrendado para poner en tela de juicio las indicaciones del fabricante y utilizan siempre el " es que yo he hablado con el técnico de Hempel y me ha dicho..." Lo cual huele a mentira sonada, ya que el "técnico de hempel" es en todo caso un laboratorio situado en otro país que dudo mucho contradiga con sus palabras lo que han impreso en un papel y que puede ser considerado como un contrato.

Por descontado que hay algunos profesionales de los de "toda la vida" que aprovechan mejor el material y obtienen resultados muy buenos.

Bueno, la costumbre de leer no está muy extendida y cuando llego a este punto me pregunto si alguien me habrá leído hasta aquí.

Así que lo de la Hélice lo dejo para otro día