jueves

04 y 05 06-2009 ¡¡¡ EMBARRANCAMOS!!! Monastir-Valetta (Malta)

El plan inicial, ya que vamos sin prisas, es hacer una singladura hasta Lampedusa, unas 80 millas , fondear y al día siguiente otra de 90 millas hasta Malta hasta el puerto de Valetta.

Pero vamos a tener una incidencia que romperá todos los planes.

Tani, patrón del Alkaid, es quien prepara la travesía, pues así como en nuestro barco se hacen guardias sucesivas de dos horas, a las que estamos acostumbrados, en el Alkaid, es solo el patrón el que se come la noche entera y vamos tratando de evitarlas.

Me comenta que hay unos islotes a la salida de Monastir que por tierra no se pueden pasar y que por fuera hay que dar mucho rodeo ( le gusta ir de cabo a cabo). por el centro hay diez metros de agua según su ploter ( confirmado, y en 14 pulgadas, que es cierto, según su ploter).

Pero la realidad es muy otra.

Quiero entonar aquí un mea culpa, pues nadie mas que yo debería haber trazado mi derrota y solo el abandonar mi responsabilidad ha sido la causante del incidente. Si hubiera mirado los derroteros, y llevo dos, habría visto que por el lado de tierra hay un canal balizado y que entre islas, aunque hay un pequeño canal, está totalmente desaconsejado pasar. Las islas son las Kuriat y Conigliera
El mar está, afortunadamente, como un plato y el viento no corre. Vamos a unos seis nudos y medio de velocidad y de repente comienza a sonar la alarma de profundidad que llevo en seis metros. Reduzco la marcha y en ese momento, el Alkaid, que navega por mi través a unos 100 metros, se queda parado de golpe, oigo su jarcia golpetear y veo salir mucho humo negro por su escape.

Tani me llama por la emisora y me dice que se ha encallado y que si puedo ir a hecharle una mano. Me dirijo hacia él y... ahora el que encalla soy yo. Ha sido a muy poca velocidad, pero el barco no sale a motor.
Velas abajo y zodiac al agua, gafas y a evaluar la situación bajo el agua. La quilla está apoyada sobre una roca cubierta de algas. Marco con una boya un punto de salida despues de medir profundidades. Un cabo largo unido a la driza del Spí y pruebo con la zodiac antes de comenzar con las anclas. Lola da pequeñas paladas atras y consigo escorar el barco casi treinta grados y lo sacamos sin mas problemas al segundo intento.

Llamo al Alkaid, para que baje la Mayor, que aún lleva izada y deje de empujar con todo lo que tiene, pues puede estar clavando aún mas el barco.

Fondeamos nuestro barco en las cercanías (unos 75 metros) para ayudarle, pues llevo a bordo una bobina de 200 metros de cabo de 25mm) y aparece en ese momento Tani, muy nervioso. Trato de decirle que se arme de paciencia, que primero hay que bucear un poco, que....

Ve un pesquero y se va flechado para él a pedir que lo remolquen. El pesquero lo engancha por la proa, por la popa, tira por un lado, tira por otro y... no sale. Nada puede la fuerza bruta contra las treinta toneladas del Alkaid. Me suemerjo y se ve claramente que lo que están haciendo es intentar subir el barco a la roca, pues tiran en dirección contraria.

Por fín tiran de la driza del Spí y en la dirección correcta. El barco se mueve un poco. Vuelven a la fuerza bruta y al motor a todo gas soltando un humo negro terrible.

Dejo de insistir sobre la dirección a tirar y voy a ver mi barco, al que unos pescadores han rodeado completamente con una red

Por fín en elAlkaid empiezan a tirar en la dirección correcta y consiguen sacarlo. Vuelvo al barco y veo como el Alkaid se aleja guiado por el pesquero entre las piedras, sin esperar a que yo llegue a mi barco, levante el ancla y pueda seguirlos. Me quedo como un idiota en medio de las piedras y de la red, pero en peores garitas he hecho guardia. Sueltan los pescadores unos corchos de donde yo les indicvo y la red cae al fondo. Paso por allí y con escandallo manejado por Lola, salimos de este alberinto de piedras, siguiendo la ruta que ha quedado marcada a la entrada en el Plotter.
Como segundo intento prefiero rodear la isla por el norte.
A la altura de Lampedusa, donde teniamos pensado fondear, y al recibir señal de Internet reviso los Gribs, pues empiezo a no fiarme ni de mi padre, que dán la entrada de viento fuerte por la proa para mañana en la tarde, con lo que comunico a Alkaid que yo voy a seguir viaje toda la noche, pues es tarde para fondear en aguas que no conocemos y mañana no me apetece llegar por la noche a un puerto que tampoco conocemos.
Alkaid me sigue y me comenta algo de que va sin ploter y con fallos en el piloto automático. La noche es ideal, Luna , estrellas, mar como un plato, apenas circulación ( solo vo dos barcos en el AIS aunque al llegar a Malta ... Recibo 135).

Hacia la una de la tarde Jose, del Caps III, nos está esperando.
Recapitulo lo sucedido y veo con tristeza que he comenzado la singladura hablando en plural y la termino en singular.




miércoles

03-06-2009 Despedida de Monastir

Justo al lado de la marina de Monastir, hay un castillo-monasteri conservado en muy buena forma. Y a el vamos a dedicar nuestro último día en Túnez
Se trata de una cosntrucción medio militar medio religiosa, que fué construida y habitada por unas secta islámica de guerreros. Su misión mas que la Yijad o destrucción del infiel, era la viceversa, pues este pueblo de Túnez se ha visto toda su historia recibiendo sopapos de todos lados. Egipcios, Romanos, Turcos, Otomanos, Españoles, Argelinos, Libios, Alemanes y Franceses en épocas históricas y turistas surtidos en la actualidad.
Paseando por sus habitaciones y patios, es fácil imaginar su vida de rezo y batalla y ver los diferentes sistemas de construcción que se han empleado a lo largo del tiempo. Un pequeño museo muestra algunos de los restos arqueológicos.
Las vistas sobre la ciudad y la costa son, como cabe esperar de una guarnición defensiva, sobervias
En las cercanias, la mezquita, el valle de los caidos particular de Burguiba y algunas construcciones mas cierran el recorrido de esta ciudad, en la que asoma un futuro Túnez y que es muy poco representativa de todo lo demás que hemos visto.

Pedimos la cuenta del barco, no es cara.
Pero cuando llega el momento de pagar o pagas todo con Visa o en moneda del pais. Mi intención de desacerme en este pago de las monedas sobrantes pagando el resto con la visa no funciona.
A esperar a la oficina de cambio donde me informan de que no tienen euros, a pesar de que delante de mi ha cambiado otra persona mas de 200.
Compro mas moneda Tunecina y con ella pago el puerto, pero me equivoco en treinta Dinares que salimos a gastar al supermercado
A las cinco de la mañana nos vamos el patrón del Alkaid y yo juntos a la policia y la aduana a hacer la salida. Miran, remiran, escriben, reeescriben y le dan vueltas y revueltas. Como siempre que hay dos funcionarios, se vigilan entre ellos y si además somos dos "clientes" la cosa se les complica.
Por fin consiguen separarnos y el de aduanas, dice que me acompañara al barco, pero por el camino se nos une el marinero. Cuando el policía ve que el barco atraca de proa y que hay que subir por el ancla y yo le digo que mi mujer está en la cama, desiste de entrar, me devuelve los pasaportes y "ALE" "ALE" me suelta las amarras sin que yo haya arrancado el motor... ¡¡ ni retirado la conexión de electricidad.
Se quedan en tierra policía y marinero que discuten. El marinero protesta pues le han virlado la propina esperada. A las seis y media salimos por la bocana rumbo a Lampedusa

martes

02-06-2009 Los oasis, las palmeras y las alfombras

Las cuatro de la mañana ( nuestras 5) nos despiertan y nos dirigimos al lago salado de Chott J Mej, que me deja muy impresionado. Kilómetros y kilómetros de arena y sal perfectamente horizontales hasta la linea del horizonte. Me alejo corriendo como medio kilómetro del rudido de mis compañeros de viaje y la sensación es mágica. Nunca una encalmada en el mar me ha devuelto esa sensación de soledad y pequeñez. No me atrevo a sacar la foto de lo que veo y busco un primer término, una referencia, una escala en ese montículo de sal.

Llegamos al palmeral de Tozuer. Palmerales privados ( unas 800 familias son las propietarias de todos los palmerales) Los mejores dátiles de Africa ( los dedos de Dios) salen de estas palmeras. A su sombra frutales y a la sombra de estos hortalizas y verduras.
Hace calor, pero es un calor "fresco". El agua es conducida por un sistema de compuertas hasta el último rincón de forma muy eficiente.

Llegamos casi a la frontera con Argelia en Chott El Ghafsa y visitamos y paseamos por un oasis de montaña. Es casi mágico encontrar ese caño de agua que fluye constantemente entre un paisaje tan desolado como el de las montañas de alrededor

Los tunecinos nos enseñan las cascadas con orgullo. Es su tesoro. Amables, sonrientes y hospitalarios.

De aquí hay que emprender la larga vuelta. Con comida ahora en un superdecorado hotel de cinco estrellas. Comemos mal, pero una ensalada fresca llama nuestra atención y cahemos en la tentación. Al fin de cuentas es un cinco estrellas. Mañana estaremos todo el día meditando la osadia desde lo alto del "Roca"

Con nosotros vienen cuatro españolas, cuatro flores rojas, con las que he aprovechado para hacer un poco de gimnasia mental, y tener una conversación inteligente con alguien que no fuera mi mujer, cosa que tanto hechaba de menos en este viaje. Me he lanzado la vacio de criticar un matiz de la nueva ley del aborto. Ha sido muy interesante, pero casi me comen.
El hecho de que vivamos en un barco nos coloca como estereotipo en la "utraderechona", cosa que no hacen sus apartamentos de vacaciones en costa dorada. Nos suponen un poder adquisitivo que no tenemos. Conseguido supuestamente por malas artes.
El guía que no nos ha hecho ni puñetero caso, que se comía al traducir al castellano la mitad de lo que decía en ingles, escucha a nuestras rojas funcionarias de la administración, sus quejas sobre las alfombras que querian.
Inmediatamente se hace nuestro mejor amigo y en la obligada parada en el bazar de Kairouan, con mezquita muy importante ( la cuarta del islam) que queda por ahí a la derecha pero que no se puede visitar por los paganos, pero que yo enseño desde terraza de tienda de amigo mio muy honrado, que curiosmente debajo tiene una sala de alfombras (naturalmente la mejor y mas barata de Túnez)
Durante un buen rato observo como la serpiente seduce a Eva a pesar de que las cantidades de dinero manejadas son inalcanzables para un simple contribuyente.
Todo lo que tiene de mal profesional del turismo, lo tiene de buen comerciante y al final las damas aparecen con un boluminoso paquete.
El guía, que me ha visto sacar fotos, pretende coger mi máquina para borrarlas y yo me tengo que poner "Allegro cantábile" Le digo lo que pienso. Si estaba haciendo algo bueno, no debe de importarle una simple foto, que si quería " borra las huellas" es que algo malo estaría haciendo, pero que como yo no era quien para ser juez, mejor se lo preguntábamos a la policia al llegar. Pero que "no mi toqui le botoni". Fin de la historia.
A las 8 de la tarde regresamos al barco. No ha sido nuestro viaje soñado, pero si muy interesante.
El patron del Alkaid, me cuenta no se que historia de averias, mecánicos y mal cous cous, que no acabo de encajar en mi cerebro. Mientras le escucho, me viene a la memoria el vacío del lago salado y voy sacando arena de mis bolsillos. Supongo que tengo sonrisa de camello.

lunes

01-06-2009.- Camino del Gran Sur Tunecino

Son las seis de la mañana cuando suena el despertador, pues hay que estar a las siete en el hotel "Les palmiers", pero las siete de "ellos", que a pesar de estar en un sitio donde el sol sale mas de una hora antes, sin embargo no hacen ninguna corrección y son las 05:00 así que nos toca esperar mas de una hora a que llegue nuestro autobús, que con dos guias ( Español e Ingles uno y Ruso y Turco Otro.



La primera parada es en el circo o anfiteato de El Jem, que es uno de los mejor conservados del mundo con el de Roma. Actualmente se ha recostruido uno de los graderios y se utiliza para un festival de música clásica que tiene fama internacional. La acústica es sorprendente.

A partir de aquí kilómetros y kilómetros de una mala carretera en un mal autobús. Su suspensión inexistente hace que ante cualquier maniobra, el cacharro se incline, oscilando, durante un gran rato. paramos a Café y luego a comer en Medennie.

A primera hora de la tarde visitamos una zona de casas trogloditas, como la que sale en la Guerra de las galaxias, rodada en estas tierras. Son como las de Guadix o el Sacromonte, pero con la particularidad de estar peerforadas en torno a un patio central donde se hace la vida.

La que visitamos, perforada en un manto de barro duro, no tenía nada de particular. Salvo el folclórico atuendo de la dama de la casa, todo tenía un aire de superficial "chapucería" que denotaba la superchería de la visita.

Realmente nadie vive en ellas y las que se conservan utilizadas no se enseñan. Por otra parte, cada vez que llueve, al ser de barro, se desmoronan. La población se va asentando en pueblos como Matmata o emigra a las grandes ciudades


En Keili entramos en contacto con el Sahara y sus dunas de arena, que van adueñandose del país. Responsables, las cabras, solución plantar para frenar el avance de la arena. Batalla que de momento vamos perdiendo

En Kebili nos ponen una chilaba que ni se sabe desde cuando "Chi lava" y un trapo a la cabeza a modo de turbante y nos plantan encima de un camello. La silla está puesta de "aquella manera" y la única forma de llevar las piernas es colgando. trato de poner las piernas como me enseñaron en Egipto y debo abandonar para no discutir con el camellero.

Tras de un viaje de mas de una hora por la arena llegamos a un grupo de palmeras, donde los de viajes caros pueden descender un rato. Nosotros, de mas bajos emolumentos, damos media vuelta y seguimos.
Ahora entiendo que a "Laurenz de Arabia" no se le conozcan novias ni descendientes. Me he pasado casi dos horas sentado sobre los restos de mi "glorioso pasado" y cuando desciendo del camello, dudo de que me quede futuro


Sorprendo a los camellos con una sonrisa que seguramente es por la pinta estrafalaria que llevamos y la paliza que nos han dado. Algunos de los transeuntes esconden una de sus manos en la chilaba recomponiendo la maltrecha situación.
Dormimos en Douz, en un buen hotel de cuatro estrellas, donde cenamos como es normal en estos establecimientos. Mal

domingo

30 y 31-05-2009 Mercadeando en Monastir

Dos dias de descanso y hacer nada en Monastir, desde donde tenemos la idea de coger un coche para ver el sur desértico del país, algo que no hay que irse sin ver de Túnez.

Contacto con OMAR un guia que habla español como si lo fuera y que cuando plantea sus honorarios, ante la normal actitud de regateo que se da en el pais, hace la advertencia de que es su precio final, y que si no sabemos cual es la diferencia entre sus 250 Euros por tres dias y los 90 Euros de la escursión típica de dos días, es que no merece la pena que vallamos con él. Me encanta su trato y la forma educada en que ha defendido su dignidad profesional.

Pero tropezamos con un inconveniente. La pareja del Alkaid lleva un tercer tripulante, "Larry" un pequeño perro de no mas de un kilo de peso, pero que es su ser querido. No quieren dejarlo solo en el barco dos dias, a pesar del aire acondicionado, y no es el caso llevarse a esa bola de lana al desierto. También confiesan "no ser muy adictos a las piedras".
Mi esposa y yo nos quedamos solos y no nos queda otra opción que ver si hay posibilidad de sumarnos a alguna escursión prefabricada por una agencia, con lo que ello supone. La alternativa de irnos sin ver nada a nosotros no nos sirve

La medina y el zoco todo mezclado se encuentra muy cerca del puerto y ofrece un buen lugar para pasear. Los comerciantes no son demasiado agresivos, y los preciso muy interesantes comparando con lo que hemos visto.

De nuevo tropezamos con la prohibición de entrar en los templos islamicos, por lo que nos perdemos algo que para etas tierras es fundamental


La vida transcurre ralentizada, nadie va con prisas. En el mercado notamos esa notable facultad de los sitios muy poblados de poder estar muchas personas en muy poco espacio, sin llegar a tocarse. En el bullicio lógico de un sitio como este puede que ni una sola vez me hayan tocado.

Hay pescado en cantidad y variedad y compramos calamares que aún estan cambiando de colores y langostinos de "a medio metro" a 20 dinares (12 Euros). Por fin encontramos una panadería y un pan magnífico, con diferentes variedades.

Llama OMAR que nos ha conseguido una escursión, con guía en castellano, por dos dias y 85 Euros. Se lo confirmo y el mismo se encarga de comprar y trernos los billetes al barco desde Sousa. Mi primera impresión se confirma. Es un gran tipo y en la charla demuestra una gran cultura, con una visión muy clara de que es lo que nos diferencia y por que. Conversamos, cosa que yo voy necesitando y nos vamos haciendo amigos.

Y es que como decía mi abuelo "no se puede ser pobre ni por un millon de pesetas". Nuestra economía no nos permite tomar sus servicios en solitario. Intento pagarle por sus servicios y le entrego 200 euros, pero me devuelve 20 ( a tomado 10 para la gasolina) y me arranca la promesa de que alguna vez haré ese viaje con él, a su desierto, a sus oasis. Nos despedimos con un abrazo.

Caminamos buscando el hotel hasta que lo encontramos. Esto nos permite ver un barrio-urbanización de casas en primera linea de playa ( con la carretera y un parque litoral muy a la francesa) por medio.

Entramos, como no, en una tienda de alfombras. Piden por las "moquetitas" a 420 Euros el metro cuadrado. Y ahi empieza la negociación. Las hay de 20x20 nudos 40 x 40 e incluso de 80 x 80, Los diseños se repiten, pero son muy bellos, algunas versiones del arbol de la vida son preciosos. No entramos en la discusión, pues no es nuestra idea comprar alfombras.