domingo

SOPA DE AJO SIMPLE

Pocos platos pueden ser tan sencillos como el que traemos hoy aquí: la sopa de ajo. Y con casi una forma de prepararlos por cada persona que se acerca a la cocina.

La que nosotros proponemos es la que preparamos a bordo del barco, en poco tiempo y sin sofisticaciones. Alimenta, calienta y reconforta como pocas comidas.

Yo aprendí a hacerla en la época de estudiante en Madrid donde las juergas nocturnas se solian terminar en las inmediaciones del arco de cuchilleros y eran famosas por ayudar con las resacas de la noche anterior.

Mas de una vez fueron el desayuno despues de una noche de estudio previa al examen.

Los ingredientes no pueden ser mas sencillos: Ajo, Aceite, Pan, Huevos, Chorizo, Azafran y una punta de Guindilla (nunca cayena)
 Primero se frie el pan, teniendo especial cuidado de que no se queme y limpiando luego todos los trazos de miga frita desprendida. Si hay aceitera mejor pasar el aceite por el filtro.

Como segundo paso se frien los ajos, pelados y laminados ( yo le quito el alma a los ajos, pues dicen que es lo que hace que sean indigestos) y la punta de guindilla hasta que comienzan a dorarse.

Despues se añaden unas rodajas de chorizo que se sofrien un poco. Si el chorizo no tiñe a los ajos, al finalizar el sofrito se separa de la lumbre y se añade el azafrán, dandole una vueltas.
Se añade agua y se cuece a fuego hasta que comienza a hervir. En este punto se pone sal, no demasiada.

Se añade entonces el pan frito y se deja cocer afuego suave durante cinco minutos
Se añaden los huevos y se baten energicamente para que la llema se disuelva en al agua caliente antes de coagularse y las claras se se adhieran a los pedazos de pan

 Y listo para llevar a la mesa, para comer cuanto mas caliente mejor. Recomiendo poner suficiente cantidad como para que se pueda repetir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí