jueves

11 de julio.- Un día especial


El día 11 de julio de 1945 nacía yo en Oviedo, en el barrio viejo, junto a la sidrería de Cechini, y este año de 1916 me corresponde cumplir los 71 años

"¿Y como estas, Alberto?

Bien, salvo que tengas un par de horas y entremos en detalles." 

Y aunque soy mas de hacer planes que de recordar historias pasadas, a veces vuelvo la vista atrás y hago un repaso y, ya me conocéis, con lo criticón que soy a veces salgo mal parado por lo que no es una gimnasia que me apetezca hacer.



Y un convencimiento de que si volviera a vivir las situaciones mas importantes volvería a actuar en la forma que lo hice. Quizás con ligeras matizaciones.

Y eso no significa que sea de ideas consolidadas, antes al contrario, divago mucho y cambio de criterio al encontrar nuevas argumentaciones, cosa que hago constantemente.

Mi cabeza parece que me sigue funcionando perfectamente. Me encuentro en mi terreno cuando entro en el mundo de la informática, que me acompaña desde que en 1956 me acerqué al primer " computador" Un NCR que se alimentaba de tarjetas perforadas. Me niego a jubilarme y quiero seguir ejerciendo como Arquitecto.

Esta vez me ha pillado en Poros Uno de mis lugares preferidos para amarrarme a un puerto. Como cada año hemos comido angulas ( De las que compramos en Ceuta congeladas) y las hemos acompañado de sidra natural.

Lola ha fabricado una tarta de queso donde me ha obligado a apagar las velas, pero ha demostrado no quererme lo suficiente, pues no me ha regalado ese Swan 65 full equip que yo esperaba.


Mientras hacíamos nuestra celebración a bordo, han aparecido en la mesa que estaba a los pies de nuestra escalerilla un grupo de chavales que seguramente esperan el ferry. En su equipaje las fundas de instrumentos de música., que han salido a escena y se han puesto a improvisar aires populares y a discutir y demostrar las diferencias de armonías de las diferentes regiones y las sutiles diferencias que las distinguen.

Me he acercado a ellos y les he invitado a nuestra tarta y ellos a mi me han invitado a una cerveza. Se han unido los vecinos del barco de al lado, los de la mesa de al lado y ha empezado a rodar el  Ouzo y el Raki y la Metaxá con sus inconfundibles aromas de especias y hierbas del campo.


En un determinado momento una espontánea ha pedido que la dejaran uno de los violines ( mas bien Raveles) y se ha lanzado a interpretar una versión un tanto peculiar del Cumpleaños feliz.

Para entonces se han unido Spiros, el que nos suministra el Gasoleo con su pequeño tanque, Stabros de la tienda de náutica, varios camareros y un jefe de ceremonias que nos ha enseñado a cantar a coro y en griego la típica canción del Cumpleaños Griega. que suena a algo así como "Groña Pola"


Να ζήσεις αγάπη και χρόνια πολλά,
 Να γίνεις γριούλα με άσπρα μαλλιά.
Παντού να σκορπίζεις της γνώσεις το φως,
Κι όλοι να λένε «να ένας σοφός»


O algo por el estilo y cuya traducción me proporcionan 


Que vivas por muchos años, mi amor,
que te conviertas en viejito/a con pelo blanco.
Que por todos lados disemines la luz de tus conocimientos,
y que todos digan “he aquí un sabio”.

Una celebración espontanea que casi me hace olvidar que ninguno de mis tres hijos me llamó para felicitarme.

¿A alguien le quedan dudas sobre porque cada año vuelvo a Grecia?