viernes

09-06-2017 Paseando por Milos


Tal como venimos haciendo este año,alquilamos un coche para dar una vuelta por el interior de la isla y acceder a algunas playas que por cuestiones de derrota o de calado no visitaremos con el barco.

Lo primero que sorprende de una isla que es un destino conocido y deseado dentro de las cicladas, la presencia del turismo pasa desapercibida y son pocas las concesiones al folkrorismo.

Y sin embargo la isla tiene mucho que ofrecer desde todos los ángulos de vista. Desde la típica colocación de la "Chora" en una colina, donde se desparrama el dédalo de calles estrechas y laberínticas, hasta la oferta arqueológica de esta isla que nos díó una de las esculturas femeninas mas famosas de la historia del arte- La venus de Milo-. 

La mitología dice que fue en esta isla donde tres diosas (Atenea, Afrodita y Hera) se disputaron la manzana que teóricamente era para la mas bella, produciéndose tan gran confusión y disputa, que hubo de intervenir el padre de todos los dioses, Zeus (Júpiter en la mitología romana). Zeus decidió encomendar la elección a un joven mortal llamado Paris, que era hijo del rey de Troya.

Escogió a Afrodita que le prometió el amor de Elena y... Se armó la de Troya.

Pero mitología aparte la isla ha sido muy importante en el tráfico del mediterráneo y siempre muy prospera, sobre todo gracias a su puerto natural donde descansa hoy nuestro barco.

Así que hay restos de muy diferentes épocas. 


La primera que visitamos es unas catacumbas, la segunda en importancia y antigüedad después de Roma. Aún en trabajos de escavación lo recuperado son mas de seiscientos metros de galerías escavadas en la arenisca y que guardan aún muchas sorpresas.

Desgraciadamente a alguien se le ha ocurrido hacer una iluminación muy fantasmagórica y que nada tiene que ver con la que seguramente se viviría en la realidad y mas acorde a los restos de lamparillas y hornacinas para ellas.

No obstante y a pesar de lo rápido de la visita obligatoriamente guiada y sin fotos es algo que merece verse.


Al igual que los restos de un teatro de la época romana del que las escavaciones indican llegó a poder albergar casi 10.000 personas.

La entrada es libre y nadie vigila.

Es la hora del desayuno y descendemos hasta el mar, a una caleta que hay cerca de las ruinas y catacumbas.

Aparecen las "casas del agua" de los pescadores, con un sencillo programa, la vivirnda en primera planta y en la baja, a nivel del mar, el lugar para guardar la barca y sus pertrechos. Lo que le dá su particularidad es el hecho de que cada uno a utilizado un color de pintura diferente para su fachada


Alguinas, muy pocas han reciclado el garaje náutico por el de bajo comercial, en la que la artesanía local, aún visible, está siendo parasitaria y fagotizada por la producción Made in China de esa colección de "Grieguerias" ( que D.Ramón me perdone por la similitud buscada a posta). y que son contrapunto a todos los "leif motiv" auténticos.


El modelo se repite a lo largo de la costa y es aprovechado para esta variante del turismo rural.


La morfología volcánica de la Isla hace que el paisaje cambie radicalmente en pocos kilómetros, dando lugar a encantadores rincones que invitan al baño en sus aguas siempre limpias. La isla huele a hierbas provenzales.


En el extremo NE de la isla hay otro puertecito que conecta con dos islas que están a poco mas de un par de millas y se enlazan con un pequeño ferry que entra y sale constantemente, pero que observamos que inutiliza su uso para embarcaciones deportivas.

La ensenada, muy protegida está plagada de boyas y hace bastante problemático el fondeo en este sitio. Algo que apuntamos para tener en cuenta cuando navegamos con el barco.


Y por todos los sitios las iglesias ortodoxas, siempre muy cuidadas y la mayoría de las veces abiertas todo el día y sin que nadie las vigile. Con los objetos de culto a la vista, los iconos, las donaciones. Etc.

En concreto en la de la foto y en la parte trasera encontramos a tres musulmanes con sus esteras orando a su versión del Dios y teóricamente mirando hacia La Meca, aunque según mi opinión de navegante, tenian un desvío de casi 45 grados con la dirección correcta. Lo que no estoy muy seguro si en estos casos, las plegarias quedan multiplicadas por el coseno del ángulo de desvío.


En las playas al norte de este enclave, maravillosas playas de arena muy fina, por mas que a mi me gusten las rocas, hay una urbanización nueva de casitas adosadas de dos plantas destinadas a ser habitaciones de hotel. Lo curioso es que son decenas de hoteles diferentes los que comparten el mismo diseño.

Total el sueño de cualquier arquitecto de la costa del sol, donde se ha de compartir el cliente con varios arquitectos mas. Aquí parece que son los clientes los que comparten arquitecto. Lo investigaré. Que no me importaría hacerme aquí mis últimas rallas.


Paramos a comer por el sistema de radar que ya he contado y caemos en un pequeño pueblecito de pescadoresde donde sacamos esta estampa de la sublimación del charco.

Y como despedida de esta pequeña vuelta a Milos os dejo esta sugerente estampa


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí