domingo

10 de julio Ivana y Carlos se unen a la tripulación

      Como cada año le doy la palabra a alguno de nuestros invitados para que expongan libremente la opinión de su travesía con nosotros.


      Somos Ivana y Carlos, una pareja de Alicante. Nuestra vida siempre ha estado muy unida al mar  y toda esta aventura comienza leyendo el blog del Capitan Teach a través del foro La Taberna del Puerto.

      Todos los años alquilábamos algún barco pero en 2016 decidimos ir con El Capitan Teach por las islas Griegas. Nos pusimos en contacto con él y nos enviamos varios email y cuando ellos empezaron su viaje pararon en Alicante para conocernos. Eso fue en mayo y nuestro amigo Jesus que vive a bordo de su barco, el Pícaro, les encontró un atraque en el Varadero de Alicante. Luego hicimos una cenita en el pantalán que Alberto decía que le recordaba a sus viejos tiempo de navegante que eso ya en casi ningún puerto te dejaban hacerlo. Aquí  tenemos la suerte de que si por eso nuestro nuevo velero, que compramos a la vuelta del viaje con Lola y Alberto lo tenemos aquí.


      2016 ha sido nuestro año en todos los sentidos al fin tenemos nuestro deseado velero pero antes debemos relatar nuestra aventura Griegas en julio Fueron 10 días maravillosos.

      Una vez llegados Atenas fuimos al puerto del Pireo y allí nos esperaban Lola y Alberto con un gazpacho Andaluz rebueno y como hacía mucho calor Alberto decidió que iríamos a la playa y fondearíamos para comer fresquitos y un buen baño. Al ver el barco con pabellón español se acercaron unos bañistas para saludar a España Bonita jejeje,

      Cuando te subes a un barco el capitán es el que decide y como no conocíamos nada de Grecia excepto Mikonos y Santorini y ellos conocen mucho nos pareció genial que ellos nos llevarán donde quisieran. Nosotros somos de disfrutar cada sitio, cada momento. Debo reconocer que a carlos le hubiera gustado una navegación más extrema pero ahí descubrí que lo mejor es navegar de popa que lo de ceñir y escorar es un agotamiento. ¿Que decir de cada sitio? Cada lugar más bonito; el paraíso. Poros, Egina,Ermioni,Ydra.


      En Poros Alberto y Lola nos llevaron a una típica taberna Griegas comer caracoles todo muy bueno y eso que no nos gustan los caracoles. Alberto y Lola son muy buenos cocineros disfrutamos de un buen marmitako, cocochas, la mojama echa por ellos de los atunes pescados en la travesía. 



      Un día me tocó cocinar y me salió fatal hice pimientos rellenos de arroz con carne fatal debo reconocer que se me da mejor de lo que me salió. Carlos no hizo nada pero tiene pendiente una paella a la leña cuando vengan ellos a Alicante.

       El tiempo acompañaba sol, calor ¿que más se podía pedir? cuando llegábamos a un sitio nuevo alquilábamos un quad y a visitar la isla. Alberto y Lola como ya lo conocían se quedaban disfrutando de la soledad porque no tiene que ser fácil que te invadan tu barco un barco es un sitio muy pequeńo y depende a quién metas te lo puede hacer difícil.

      Lola eso lo lleva peor la convivencia fue fácil por nuestra manera de ser pero notábamos que ellos ponían un poco de barrera quizás por la diferencia de edad o por el feeling Alberto cada vez que cenábamos se quedaba frito.

      Lola hablaba más con nosotros pero notábamos que ella estaba cansada de tener extraños en su barco los dos son muy de mandar y a veces a la hora de amarrar la situación era tensa entre ellos nosotros nos manteníamos al margen.


      Lola es una mujer con muchos ovarios lo hace todo en el barco Lo mismo le hace una tarta Alberto por su cumpleaños que te ayuda a todas las tareas del barco.

      De Alberto aprendimos mucho yo hacer el ballestrinque y el as de guía y carlos cosas de navegación también nos enseñaron muchas cosas de la vida ya que ellos tienen muchas cosas vividas.

      En un principio Alberto como asturiano que es es muy serio y cortante pero según le vas tratando es una persona que debido a su edad y lo vivido le da igual quedar bien o los formalismos va hacer o decir lo que le apetezca. Una vez fuimos a un restaurante y como no le gusto la mesa que nos daban se levanto y se fue y nosotros tres detrás.

      Lola como andaluza es más dicharachera pero daba la sensación que tenía ganas de estar a solas con su marido o que estaba cansada de tanto barco y que quería otro tipo de vacaciones.


      Cada sitio que nos llevaban era el paraíso precioso nos hubiéramos quedado toda la vida sin horarios prisas relax total y eso que Carlos no desconecto del todo por las llamadas del negocio pero yo si disfruto cada momento como si fuera el ultimo y como todo llego el final la despedida Alberto y lola nos habían cogido  cariño y nosotros a ellos.

      Fue una súper aventura y como en toda convivencia y en un espacio tan pequeño existen roces pero lo importante es lo que queda: una amistad. que sepáis que tenéis unos amigos en Alicante y que ojalá volvamos a coincidir por los mares o por tierra.Nuestro nuevo barco El Krait viene pisando fuerte,

   Buena proa amigos.



   Ivana y Carlos son una pareja peculiar. Por muchas razones fuera de lo normal. Atrevidos, Valientes, Trabajadores. Carlos anda en los ventitantos así que la diferencia de edad es de casi medio siglo, lo que al principio Lola y yo pensábamos que sería un problema, la diferencia de edad, no lo fué, antes al contrario. Ha surgido una buena amistad entre nosotros y seguiremos en contacto. Es mas, No descarto navegar a las ordenes de ellos en su nuevo barco.

miércoles

02 a 09 de Julio. Del Jónico-Al Egeo por Corinto

      Se presentan días de calma total y hemos perdido demasiado tiempo entre paradas, entrar por el Norte, la semana en Abelike y los días pendientes del motor.

     Le decimos adiós a volver al Pelopòneso sur y tomamos la ruta del Canal de Corinto para pasar al Argosarónico 

El primer día descendemos hacia el Sur hacia la bahía de Patras, reconociendo algunos nuevos sitios donde fondear, sobre todo de la costa del continente en el sector centro este del Jónico.

Apenas hay nadie y los mejores lugares, las ensenadas mas protegidas están ocupadas por piscifactorias.

Tenemos la referencia de Fernando, del Ralip de que en esta zona hay bastante pesca, pero no es nuestra afición, así que con una eventual parada a comer fondeados en una cala frente a la isla de Okseia, ascendemos hasta Mesolongi por su peculiar canal.

Echamos el hierro frente  a la marina y dormimos a pierna suelta en uno de los fondeos mas seguros de toda esta zona ( no así la marina de la que tenemos referencias de robos e incendios demasiado habituales). Esta vez no nos hacen amarrarnos al muelle.


Al día siguiente cruzamos bajo el puente de Rion y dejamos por babor el puertecito de Navpaktos ( traducido es Lepanto) donde dice la historia que cervantes perdió su brazo. Un poco después la isla de Trizonia con su inacabada marina pagada con dinero de la U.E. y llegamos hasta Galaxidi, donde permanecemos dos días amarrados y paseando por su bonito y pequeño pueblo.


Aquí llevo la auxiliar hasta una playa, la desarmo, la lleno de agua, le doy jaboncillo, le hago todos los inventos que conozco para tratar de dar con una entrada de agua. Entra por el casco e inunda el interior. Pero no consigo encontrar el sitio y será un problema que vamos a arrastrar todo el verano, sin dar con la solución.

La auxiliar de 3.20 de eslora y con un motor de 11 CV Mercuri de los de dos tiempos es nuestra arma mas preciada, pues es la que nos permita la independencia de los amarres, la que nos lleva a tierra.

Esta vez nos lleva de excursión a una ensenada donde en otro viaje anterior recogimos una gran cosecha de erizos. pero esta vez no hemos encontrado ni uno solo.


Con viento fresquito por la aleta cruzamos hacia Corinto donde apenas tenemos que esperar para cruzar el canal. Lo hacemos completamente solos. no hay convoy.

Llegamos a fondear ya de tarde a Korfos, donde solemos bajar a tierra a comer la sopa de pescado. Pero esta vez solo damos un paseo y volvemos al barco a ver algunos capítulos de la serie Guerra de Tronos que nos tiene enganchados al Televisor.


Contactamos con el Ralip, y con la sorpresa de saber que Lydia está con él. Quedamos en vernos pòr la noche siguiente en un fondeo muy tranquilo en el sur de la isla de Agkistri, frente a Dorousa.


Noche de charlas y de confidencias, de recetas de cocina y de planes futuros.


Y otra reparación por delante, un tanto escatológica y apropiada para comprar lotería. Hay que desobstruir el desagüe del  baño principal del barco. Pero esta vez os voy a librar de esa narración

viernes

01-Julio- Nos cuida un Angel

      Decidimos visitar un puertecito en el sur de la isla de Lefkada, como tantos otros llamado Baty, cuyo significado es puerto y de los que hay casi no en cada isla.Un puertecito muy tranquilo pero donde curiosamente casi hay toda la oferta de posibilidades para pasar la noche.

      Desde simplemente fondeado a la gira, con amarras a popa, amarrado a un muelle gratuito sin agua ni electricidad o en pantalanes con todos los servicios. Muchas personas vienen a simplemente darse una ducha de agua dulce caliente. Un lujo para muchos barcos, pero que nosotros resolvemos directamente a bordo.


      Al arrancar el motor en Abelike he notado que contra lo normal, que es que arranca a la media vuelta ha tardado un poco en arrancar. 

      Al arrancar para salir de Baty, de nuevo le cuesta trabajo arrancar y además deja una mancha de carbonilla y detritus sobre el agua. No me gusta nada. 

      Entonces recuerdo que cerca está el varadero donde reparamos el golpe contra la roca el año anterior y nos dirigimos hacia allá, pero al llegar a las inmediaciones del sitio algo que solo puedo achacar a un instinto me dice que no, Que si me meto en ese sitio puedo terminar con mis navegación por mucho tiempo hasta conseguir una reparación. Sospecho que la avería es gorda y en el varadero de Blycho no es el sitio adecuado, dado la lejanía a cualquier sitio donde encontrar piezas, así que decido ir a Lefkada donde hay una marina y varias tiendas, entre ellas una de volvo.

      Llamo al mecánico y cuando saco la varilla del aceite para enseñarle que, como había comprobado (¿?) antes está bién....Resulta que saco la varilla y sale llena de ese café con leche condensada tan típico de la emulsión de aceite y agua. Rotura como mínimo de junta de culata.

  
El dilema ( mejor dicho el "trilema") es muy simple

  • Reparar poniendo nueva junta y rectificando la culata, con el problema de que hay que llevar la culata a un pueblo a 50 km  y tenemos por medio un fin de semana. Mínimo 10 dias y es reparar un motor que tiene controladas mas de 30,000 ( he dicho treinta mil horas), Dieciseis años de viajes a Croacia, Grecia, Turquía, Portugal, Baleares, Corcega, etc

  • Poner un motor nuevo de un nuevo modelo con todo lo que lleva de adaptación, bancadas controles, inversora y sobre todo un presupuesto muy por encima de nuestras posibilidades.

  • Cambiar por un motor reparado y reconstruido, en el que aprovecharemos la inversora que es nueva y toda la instalación y controles.


        La conversación con el mecánico es esclarecedora y ayuda a a la elección, que seguramente en otro sitio hubiera sido otra.

      Stabros, me dice que llevo instalado un Perkins prima 500, uno de los motores que mejor rendimiento ha dado en la náutica. Que es el motor que tienen instalados cientos y cientos de los barcos que hacen charter por Grecia. Un motor mucho mejor que los nuevos que ha marinizado Volvo y que tienen fallos en el turbo y en la electrónica. Que como los barcos de charter no pueden parar lo que hacen habitualmente es sacar un motor y poner otro. Que no lo piensan, rectifican al diametro de piston inmediatamente superior y le colocan un kit de reconstrucción de Perkins que sale mucho mas barato que las carísimas piezas de Volvo aparte de incluir desde las válvulas a los casquillos de viela todas las juntas y manguitos nuevos. Toberas y calado de inyectores, rodetes de bombas, etc.

      Tiene siete motores que ha reparado este verano y me dice que escoja el que quiera y que por 3000 Euros ( al final subirá la factura a 3200) me sustituye el motor.


      Me lanzo a esta aventura y ... en una hora y media estamos arrancando el nuevo motor, que ronronea plácidamente. Han desaparecido algunas vibraciones y el sonido es muy inferior, amen de soltar un caño de agua que es una delicia ver. Me han remolcado desde el puerto de la ciudad al varadero de la marina donde no me han cobrado nada por abarloarse al muelle. Al llegar un camión grua ya tenía el motor preparado y embragado y tras retirar el viejo han colocado el nuevo.

       Han utilizado un "patín" para desplazar el motor que ya tienen preparado para estas sustituciones y todo ha ido sobre ruedas. Es más. Creo que la mayor parte del tiempo lo han dedicado a limpiar el compartimento del motor, pues hace años que no lo veo tan limpio.

     Creo que un ángel ha velado por nosotros en esta ocasión y juraría que incluso lo hemos visto y filmado

      Así que aquí os lo dejo para que lo veais


Le tengo que dar las gracias al motor viejo que nunca nos dió grandes problemas y nos acompaño en las largas travesias de varios dias de trabajo infatigable, respondiendo a la perfección a nuestros cuidados



lunes

27 junio.- Nuestra casa en Abelike

      La simple vista de una imagen de Google Heart de la costa norte de la isla de Meganissi ya hace intuir lo que vamos a encontrar en ese paraje. Cientos de sitios donde poder echar el ancla, en una isla cuya falta de industria la mantiene con aguas limpias y donde salvo esporádicos asaltos de los navegantes de barcos charter, (plaga del siglo XXI), reina la mas absoluta de las paces.


      De las muchas calas a las que se puede acceder nosotros hemos escogido una de ellas, la de Abelike. Hace años quedamos con un conocido, hoy retirado a las tranquilas aguas donde aparca su  auto caravana en las cercanas aguas de la isla de Scorpios, donde la prohibición de fondeo nos dejaba en una situación relativamente incómoda, así que decidimos probar a fondear en alguna delas innumerables calas que ofrece la Isla de Meganissi. Y así recalamos en la ensenada de Abelike.


      No es la cala mas espectacular, no tiene la mejor playa, la señal de WiFi es nefasta, la TV no se vé y a pesar de todo volvemos una y otra vez y cuando fondeamos nos cuesta levantar el ancla. Un pequeño y destartalado bar atendido por una pareja de griegos encantadores tien mucha de la culpa.
La oferta gastronómica de la ensenada la ofrecen dos establecimientos muy diferenciados y que son quizás los que para nosotros han marcado la diferencia y señalandonos lo que queríamos, lo que esperábamos.

     Por un lado hay un establecimiento que se ha enfocado a los grupos de charter y a los navegantes mas "marchosos" música tecno y ballenato, a veces algún sirtaky, por descontado siempre el de Zorba, y de comer variaciones en torno a MusacaTzatziki, y Souvlaki. y así un día tras otro, ya que los visitantes van con prisas. que una semana no da para mucho.

      Y justo al lado nuestra pareja de griegos amigos mantienen en pié uno de esos espacios salidos de otro mundo. Del mundo de nuestras lecturas iniciáticas en las que nuestro héroe llegaba a una playa recóndita de algún lejano lugar del mundo y encontraba personas amables que su mayor deseo era hacer que el navegante se sintiera como en casa.


      No hay mas que dar un vistazo a los embarcaderos de ambos locales. El azul, con la marca de la "ganadería chartuna" ondeando como reclamo y unas hermosas bornas de electricidad invitan a atracar en sus instalaciones, gratuitas si cenas en sus instalaciones. La otra es un simple muelle de piedras y una plataforma de madera en aguas donde apenas hay calado para las embarcaciones auxiliares. Pensado para los que no nos gusta estar amontonados en un muelle y hemos dejado el barco fondeado con un par de amarras por popa atadas a las rocas de la costa.

     Nuestro destino son unas mesas cubiertas por un plástico, un sombrajo un tanto rústico y un abrazo muy fuerte de nuestros amigos que nos recuerdan de otros años.

      Se han preocupado, en sus cortas instalaciones, de tener unas lavadoras, una secadora, y una ducha de agua caliente. Es el punto donde se cambian los libros, dejando los ya leídos a cambio de los por leer y la música proviene de una radio y raramente se escucha un sirtaki.

      En televisor, restos de un mundial de fútbol, permanece apagado y solo se enciende a petición de parte. Aquí hemos visto muchas de las carreras de fórmula I, Y descargado los programas de Master Chef con su Wi-Fi.


       Hoy está asando un cordero entero que ha encontrado en el mercado y preparando Stifado de ternera. y me hace pasar a la cocina para que le dé mi opinión sobre el punto de una Taramosalata.

      Hoy no ha traído pescado porque no estaba fresco, pero me asegura que mañana vamos a comer una Psarosoupa con las capturas que realice por la mañana. 

      El paisaje que vemos desde nuestro barco no es otro que el que adjunto en las fotos, pero lo que no puedo ni atreverme a contar es todo lo que nos rodea desde los olores del mar, los pinos, el toque de la madera ardiendo en el horno. Los sonidos de las tímidas olas llegando a la playa, el grito de algún cuervo y el eterno aserrar de las cigarras. A veces un inconfundible motor de auxiliar que pasa de o hacia el pantalán de nuestro amigo.


      A medida que va cayendo la noche se van encendiendo luces en las bañeras de los barcos y comienza una actividad de idas y venidas delas auxiliares de los que han decidido comer en la costa y llegan olores de los barcos que elaboran sus cocinas. Olores a Curry, a ajo saltan chispas de las barbacoas, pero llama la atención que el nivel de ruido es casi nulo.

      Se van apagando las luces y quedan las conversaciones a media voz, Alguien a puesto música, una selección de blues o una flauta. de algún barco alemán sale una sonora carcajada que a todos nos eleva las comisuras de los labios.

      Poco a poco solo queda un universo de estrellas artificiales formado por las luces de fondeo encima de los palos, que a veces se mueven frenéticamente por unos minutos proclamando que creemos en el amor.

      Y yo no he conseguido contaros por que vengo a Grecia cada año.



sábado

22 a 25 junio Por el Norte del Jónico

       En Corfú hemos comprado una tarjeta de datos para el modem del barco y comprado algunos bombones que tanto nos gustan. Ya caminamos por el dédalo de callejuelas que unen el centro de la ciudad con el Puerto Comercial como si estuviéramos en nuestra propia ciudad. estamos en zona conocida pero como siempre encontramos nuevas cosas que se nos habían pasado por alto en anteriores ocasiones.

      Lo mismo podemos decir del recorrido de esta zona que llamo del norte del Jónico y que va desde Corfú a Meganisi, cogiendo las islas de Pasos, Antipasos, Lefcada y Meganisi y en la costa varias ciudades como Parga y Prevezza.

      En el mapa adjunto tengo marcados cada uno de los puntos donde hemos fondeado alguna vez. En alguna entrada anterior del blog hay un enlace para descargar los Way Poins.


      Esta vez vamos directos a una de nuestras últimas adquisiciones, un fondeo al sur de Preveza, en el continente que se llama algo así como "la ensenada de los tres islotes", un sitio muy bello y que es poco visitado por los charteristas en sus alocados itinerarios. No hay pueblo, no hay bares, apenas tres o cuatro barcos, cada uno a lo suyo. Aquí empieza de verdad nuestro descanso. Por fin puedo dedicarme a leer y me doy un primer baño de la temporada, comprobando que aún soy capaz de descender a los seis siete metros de fondo a ver como ha quedado el ancla.

      Paso un buen rato de tiempo observando los vuelos de un "Dron" que manejan desde un catamarán fondeado en el otro extremo de la ensenada. Me quedo sorprendido de la precisión con la que hacen moverse el artilugio para hacerse los mas espectaculares "Selfies" desde el aire. Lo apunto para pedirselo a los reyes magos.

     Al día siguiente, tras una noche espectacular de estrellas sin nada de luz alrededor y tan solo la música muy dulce de alguien que toca una flauta, seguimos descendiendo hasta la ciudad de Prevezza junto a la que se encuentra el que creo es el mayor varadero del mediterraneo "Marina Cleopatra" con mas de 4.000 barcos en su explanada.

     A Prevezza siempre hacemos promesa de no volver y siempre la incumplimos. ¿El motivo? Hemos encontrado una pastelería que hace unos bombones de chocolate ( son muy típico de toda grecia y se suelen presentar envueltos en papel metalizado de colores). Autentica Dinamita para nuestra tendencia a coger kilos y kilos, Pero nuestra voluntad es débil y volvemos a darnos un nuevo festival de chocolates.

      En Prevezza solemos atracar abarloados al muelle y varias veces nos ha pasado algo muy curioso que os voy a narrar.

      A la caida de la tarde observamos como empiezan a llegar personas de todo tipo al muelle y todos miran hacia el agua.

      En un determinado momento se produce una especie de hervor y a lo largo de todo el muelle empiezan a saltar sardinas, si, sardinas al muelle. Seguramente vienen huyendo de algún depredador que las arrincona en este punto. saltan miles de ellas.



      El público expectante se divide en dos bandos. Los que llevan una bolsa de plástico y se afana por llenarla con las saltarinas sardinas y los que se afanan en devolver las criaturas al seno del mar para que sigan viviendo.

      Resulta muy curioso y motiva mis reflexiones unas posturas tan encontradas ante un mismo hecho. La del "recolector" que con este regalo quizás surta esta noche su mesa y la del ecologista afanandose en preservar la comida para que acabe en las fauces del depredador que aguarda en las aguas.

      Hay rasgos que caracterizan a cada grupo, Unos llevan ropas sencillas y hablan en griego y los otros son a todas luces de origen germano, mejor vestidos y de idioma mas "internacional".

      Unas cuarenta sardinas han caido en la "Chupette" del barco y decido devolverlas al mar, excepto una docena de ellas que devoraré previo paso por la barbacoa. Y es que no tengo nada claro mi postura ante casi nada. No podía ser menos de un lector de Descartes y que ha hecho de la duda su manera de acercarse a las verdades.


       A la mañana siguiente hemos de cruzar el puente de Lefkada y nos encontramos un paisaje desconocido. Ha desaparcido el puente y es sustituido por un ferry que se atraviesao se separa para que los coches pasen a través de su cubierta.

      El viento es muy fuerte , con rachas de mas de treinta nudos, que hacen escorar el barco s¡n velas. No nos atrevemos a fondear por que no sabemos que tipode fondo hay y si nos daría tiempo a levantar el ancla cuando suene la señal de que podemos pasar.


      En varias ocasiones he tenido que forzar mucho, mucho las vueltas del motor, muy por encima de las 1500/1600 r.p.m. habituales, pero es que mantenerse en la zona nos cuesta mucho trabajo. Esta paliza a nuestro viejo motor va a tener consecuencias nefastas como ya os contaré mas adelante.

 Tras varios intentos, entradas y salidas a la dársena conseguimos pasar y nos dirigimos a "nuestra casa" el fondeo que mas amamos de toda esta zona, pero eso merece toda una entrada




martes

14 a 21 de junio Sicilia a Grecia

Cada año, cada viaje, la misma disyuntiva. Nuestro destino es Grecia y la embocadura del canal de Corinto. En dos dias podemos estar allá si cruzamos el Jónico. Los vientos serán del traves al descuartelar y hay pesca casi asegurada.

Pero son tres dias y dos noches de  Guardias constantes, en una zona muy concurrida por barcos en rumbos que atravesarán nuestra derrota. pero solo 273 millas.

Si hacemos norte para pasar por Otranto la distancia aumenta hasta las 414 millas y tardaremos 8 dias. Dormiremos cada día en puerto y además volveremos a pasar por las jónicas que tanto nos gustan.


Vence la comodidad y poder dormir cada día amarrados  a un muelle, así que decidimos ir por la ruta del norte, la fácil, la cómoda.

Amanece sobre Catania cuando iniciamos la marcha, lo que nos permite por primera vez en años poder fotografiar el Etna sin su acostumbrado sombrero de nubes. arrumbamos a Espartivento  con idea de hacer la primera parada en Rochela Ionica.


El puerto deportivo de Rochela Ionica ha ido sufriendo a lo largo del tiempo una transformación importante. De sitio mítico, refugio de navegantes transmundistas, sin agua, electricidad y con un supermercado a mas de un kilómetro, pero gratuito, a un puerto mas, relativamente caro de momento, con suministro de gasoleo, y un amable marinero que te alquila una bicicleta para ir al pueblo.

     Anteriormente te encontrabas con nómadas como nosotros y era un punto de trasvase de información sobre donde y como ir.

      Poco movimiento pero mucha camaradería de navegantes. Una bocana muy peliaguda con poco fondo y una barra de arena que ponía los pelos de punta para entrar y salir.

      Hoy se ha transformado en una marina de pago pero sigue arrastrando los mismos problemas de acceso.

      Lo que no ha cambiado e incluso creo que lo han franquiciado a otros lugares es la peculiar forma de preparar y vender la Pizza, por cierto muy buena. Se vende por metros. Si, por metros. 

      Cuando llega la noche el bar del puerto se llena de cientos de personas en largas mesas donde el camarero deposita largas tablas con las comandas. Al parecer es que el horno es un sistema continuo que va haciendo pizzas de forma industrial y de donde se recortan las porciones. En la foto la ración mínima para dos personas, que suele ser la adecuada.



      El segundo día navegamos hasta Crotone, ciudad con un interesante barrio antiguo que merece la pena visitar y que ya os he descrito en anteriores viajes.

      Esta vez quiero mostraros algo que contesta una pregunta lárgamente guardada ¿Donde van a parar los barcos viejos? ¿Todos al fondo del mar? ¿Existe algo como un cementerio de barcos?

      En Crotone, el el puerto industrial, en el que ahora no dejan fondear y justo detrás del baradero he encontrado esta estampa de barcos abandonados a su suerte, y que recalca la pregunta en cuestión.


      El tercer salto lo hacemos a Santa María de Leuca, la ciudad mas al sur y al Este Italia y donde Musolini se hizo construir una escalera que lo llevaba al faro, desde donde contemplaba las costas de Grecia y soñaba con Imperiales conquistas como las del pasado Romano.

      Hoy es una ciudad de vacaciones, muy tranquila.

      Me llamó la atención, paseando por la ciudad, la forma en que han sabido aprovechar las rocas para construir una gradas en las que albergar los servicios de baño. Me pareció una sugestiva idea aunque creo que los ecologistas pondrán el grito en el cielo por la usurpación territorial que pretenden hacerle a los cangrejos.

      Y al final del trayecto, Kerkira -Corfú o Kurfú, que ya en Grecia, la transformación de los caracteres griegos en arabigos, suele dar infinidad de formas de llamar a las cosas.

      A nosotros nos gusta recalar en un Club Náutico que se sitúa por debajo del Castillo y en concreto debajo del Conservatorio de música.


      Se trata de la marina Sigfredi. pequeño puertecito que queda casi en el centro de la ciudad, donde en verano habilitan como muelle el pequeño rompeolas exterior y, aunque sea andando entre cables, manguera y amarras puedes saltar a tierra y visitar la ciudad.

      Hoy ya si estamos de verdad en Grecia.


sábado

09 a 13 de Junio Catania


Hemos escogido Catania por su cercanía a un aeropuerto internacional, con vuelos directos a los aeropuertos de España en concreto esta vez al que está cerca de Barcelona y que lleva mi nombre traducido al catalán, idioma que nos enseñó a los de mi generación Joan Manuel Serrat, mientras se declaraba supra-nacionalísticamente nacido en el Mediterráneo.


Habiamos parado en esta ciudad para tomarla de base a un excursión, por lo demás fallida, a la cumbre del Etna, pero no habiamos visitado apenas la ciudad. El precio del "atraco" no lo hace muy recomendable.

Sin embargo con la información que nos suministra otro navegante, " Marpirao", nos acercamos al muelle del Círculo Náutico y tenemos la suerte de que hay un atraque libre. El precio por día es de 30 Euros.

Es de hacer notar que es mas difícil encontrar atraque cuanto mas te metes en el invierno y todos los atraques de particulares y socios están ocupados. Al llegar el periodo de vacaciones es posible encontrar algún sitio libre de los que están navegando.



Lo que si hay es una buena caminata hasta la salida del puerto, que nos lleva a una ciudad grande pero que no tiene la frescura de Palermo, aunque comparta muchas de sus características, como las estrechas callejuelas de todo el arco mediterráneo, ideales para protegerse del sol y los vientos y que tienen su máxima expresión en la pequeña Cúrcula en Croacia

 Visita obligada al centro histórico de la ciudad y en particular a las plazas del Duomo ( catedral) y del teatro Máximo. En la primera tenemos la imagen mas conocida de Catania, con su obelisco de grandes proporciones a lomos de un elefante y coronado por unos símbolos que han llenado de interpretaciones cabalísticas la literatura de ficción

Siguiendo el dicho de que si se quiere ver restos de Grecia y Roma hay que visitar Sicilia, el deambular por las calles de esta ciudad es un continuo tropiezo con restos de las culturas que por aquí han pasado

 Quizá por el tamaño que tiene o mejor dicho que pudo tener, llama la atención el anfiteatro o circo romano, solo parcialmente escavado y que ocupa muchos de los cimientos de la actual ciudad



 Hoy Catania es una ciudad aburguesada  y que dedica especial atención al turismo. Multitud de centros de guias, museos, trenes turísticos y demás parafernalia a la orden del día
 No pueden faltar los mercados al aire libre, de los que os he señalado los dos mas importantes y donde se puede hacer acopio de provisiones, a condición de llevar un carro o capazo con ruedas para recorrer

Nuestra sensación es que no es un sitio para estar casi una semana como hemos estado nosotros, salvo que se utilice como base para dar una vuelta por Sicilia, ya que el Círculo Náutico es un bune y seguro lugar para dejar el barco.


Por otra parte hemos bajado mucho hacia el Sur y las condiciones meteorológicas no se ponen favorables para atravesar las mas de trescientas millas del Jonico hasta llegar a alguna de las islas Griegas. Cansados de esperar decidimos hacer el camino del norte, recorriendo la costa de la suela del zapato italiano y llegar a Corfú