martes

!5 de Junio 2015 ABELIKE

Siguiendo hacia el sur y navegando el canal de Lefkada , se llega a  Meganissi y entre los muchos sitios posibles a nosotros nos gusta Abelique y su taberna desvencijada, con un muelle desvencijado, su señal de Internet desvencijada, su lavadora desvencijada y su propietario desvencijado, que además cocina mal y nos achicharra los souvlakis.

Pero es como llegar a casa. A un lugar de descanso y la alegría de encontrar a un amigo y a un buen hombre, que trata de sobrevivir con su pequeño negocio y que mira con asombro como este año hay mas barcos que nunca y menos comensales en sus mesas.

La Crisis.

Es nuestro primer contacto con el pueblo griego de este año. No con los muchos que hemos visto dedicados a de una u otra forma a exprimir a los turistas y que en nada se diferencian de los que puedo encontrar en mi Costa del Sol.

Este Griego es otra cosa. No sabe de FMI. ni de PIB, ni de CE. Solo sabe que trabaja y trabaja y no sale adelante, que ve acercarse su jubilación y no sabe si quedará para él algún resto.

No vota a Tsipras pero ve que lo que le prometieron con su entrada al Euro y a Europa no le ha traido ningún cambio. Que se han construido 6 casas en su bahía y ninguna es de un griego


No cree que le debamos nada, desconoce todo de la Grecia clásica y para el Telémaco es el nombre de un barco español. Mas cercano al mundo turco que al Europeo, Al Islam que al cristianismo, no reclama ningún pago histórico de lo aportado, Ni tan siquiera tiene ninguna reclamación a Alemania por lo de la Guerra.

Esos son debates que a lo sumo están en periódicos que no lee o entre intelectualoides que nos quieren hacer deudores de un invento llamado democracia que se atribuye a los griegos. Dos conceptos, griego y democracia, que se esgrimen constantemente estos dias y de los que se conoce solo la música, pero que casi nadie se atreve a decir que Grecia como nación o estado no existía y que es un invento del siglo XIX, y que votar, en los pocos sitios donde se votaba lo hacian solamente un máximo del 10 % de la ciudadanía. El sufragio universal es algo del siglo XX.

Yo no creo que le deba nada a "Grecia Estado", ni en lo económico ni en lo cultural, mas allá al nivel de lo que debo a las Sagas Nórdicas, a la lírica Arabe o a las patatas de Sud-America o al pensamiento védico.


Pero mi amigo griego, desnudado de todos los ropajes que no le pertenecen es para mi algo importante, Es un ser humano, un compañero de viaje en esta nave cósmica que es el planeta Tierra.

Y ahí empieza la tragedia. El mal reparto de los recursos, su sobre-explotación por unos pocos, amparados en los que hacen la política viviendo de ella, sumisos al cargo conseguido sin estar medianamente preparados para ello. La desinformación de unos periodistas que, supuestamente preparados para conocer el fondo de las cosas, cuentan solo lo que aumente su cuota de audiencia mirando a otra parte si transgreden la verdad.


Leo, pienso, converso y debato para tratar de ver una solución a una muerte anunciada de nuestra sociedad, muerte prevista por muchos pensadores como consecuencia de nuestro propio éxito evolutivo. Y no encuentro ningún rayo de luz. Lo único que consigo es estar vacunado contra las sandeces de los populistas o la prepotencia de los conservadores en sus muchas variantes.

Los números no cuadran y nos está llevando a un callejón sin salida, en el que la supervivencia de algunos lo será a costa de la vida de otros. No es algo que me invento sino que se desprende de cualquiera de las muchas guerras sociales que hay en el planeta

No puedo y no quiero olvidarme de estos temas, es lo mínimo que les debo a mis congéneres de todo tipo. Buscar una solución para que los dos mil euros que al parecer le he prestado al gobierno Griego hubieran ido a parar a manos de mi amigo de Abelique.



1 comentario:

  1. Skippy
    Te queda tiempo para disfrutar las singladuras con tanta disquisicion filosofica en mente???.Vas a invernar el barco en grecia ??

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí