martes

22-julio 2014 Dias de Resaca

Nos resulto difícil hacernos a la mar,

El trance de estar a punto de perder el barco es algo para lo que nunca nos habíamos preparado psíquicamente.


Nos invade una gran tristeza y un fuerte desconcierto y no sabemos para donde ir, pero hay que sobreponerse y seguir adelante.

Habrá que hacer un balance y sacar las consecuencias de todo lo pasado y hacer una profunda reflexión sobre muchas cosas. Desde si tenemos el barco adecuado a si somos la tripulación adecuada para el barco que tenemos.

La eficiencia de la oficina del varadero es típica de Grecia y conseguir unas facturas que tengan todos los datos de Iva y Números fiscales es complicado. El dueño del varadero nos dice que María se ha ido a regar unas plantas de no se que casa y que es la única que sabe manejar el ordenador y nos pide "Vuelvan Mañana" y se carga de un plumazo toda la diligencia de Takis con la reparación.

Pero nos viene bien salir de allí y volver a un rincón conocido en la cercana Meganissi en nuestra ya habitual Abelike, a unas pocas millas.

El piloto hace unos extraños en algún momento y nos da una pista de que pudo motivar el embarrancamiento. Naturalmente no nos fiaos ni de nosotros mismos.


Al día siguiente volvemos a Vlicho al fondo de la bahía de Nidri. El día es oscuro y vuelan nubes de tormenta, nuestras facturas no están pero María promete ( y lo cumple) enviarlas por correo electrónico.

Saco algunas fotos para el recuerdo y no consigo dar con ningún motivo alegre ni luminoso.


Volvemos a Abelike que se ha transformado en nuestro centro de operaciones de este verano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí