martes

08-julio-2014. La cueva de Papanicolais



      Uno de los atractivos de la costa de Meganissi es la de las cuevas en las que penetra el mar, llenas de historias y leyendas de sus míticos habitantes.

      Pero hay dos que se disputan el de ser la protagonista de una historia mas reciente, de la II guerra Mundial.  Las escaramuzas de un viejo submarino que se metía a descansar en una cueva y de nombre Papanicolais y que nada tiene que ver con ese otro dirigible que en ginecología se utiliza para sancionar el cáncer de cuello de útero y que lleva el mismo nombre. A uno le viene de un marino ilustre de la revolución Griega del 1700 y a otro del nombre del médico que inventó la técnica

      La mas pequeña de las dos cuevas está situada mas al norte y tiene en mi opinión poco fondo para albergar al submarino en cuestión.


      Mas o menos a una milla desde la salida del canal entre Lefkada y Meganissi y en su costa Occidental, y en las cercanías de un islote fácilmente visible, se encuentra una cueva de dimensiones importantes, que dice la tradición que era la guarida secreta de un submarino griego, que antes de que Grecia fuera ocupada por el Eje, realizó cuatro misiones bajo el mando del Comandante Iatrides durante las cuales hundió, el 23 de diciembre de 1940, el trasporte de tropas Firenze (3952 tn)
     

Este submarino, el Y-2 Papanikolis de la clase , que fue construido en los Astilleros del Loira entre 1925 y 1927 de 62,4 m de Eslora, 5,3 m de Manga y 3,35 m de Calado se movía Propulsado por un diésel 1300 hp a 14 nudos en superficie, y un eléctrico de 1.000 HP. a 9.5 nudos sumergido, con una tripulación de 30 hombres y un máximo de inmersión de 73 m y autonomía de 3500 millas estaba armado con 6 tubos lanzatorpedos de 533 mm aunque solo podía transportar 7 torpedos. Solo podía estar sumergido durante 18 horas

Salió ileso de un lluvia de cargas de profundidad al no poder bajar de los treinta metros, ya que las cargas estaban reguladas para estallar a los cien metros con un alcance de unos cincuenta metros. Incluso nos cuenta uno de sus tripulantes, el único que aún vive, que una de las cargas se quedó a caballo del submarino y que fué un poema hacerla caer sin podeer poner en marcha los motores ni hacer ruidos que delataran su presencia.

Buceando por Internet he encontrado esta fotografía de la maqueta del barco
Posteriormente escapó a Alejandria, desde donde efectuó numerosas misiones.
El 30 de noviembre de 1942, comandado por el teniente Roussen, hundió en el puerto de Calumnia al mercante alemán Dodekannese de 8000 tn. Echó a pique a numerosos buques germanos e italianos llegando a capturar a uno de ellos.


      Pero o el muy cuco, como no podía correr mucho, se dedicó a los pequeños barcos de vela, a los que hundía a cañonazos desde la superficie, 

No esta nada mal para todo un ancianito, que es todo un símbolo de la marina griega y que ha bautizado con el mismo nombre a otros tres submarinos posteriores




Lo que resulta dificil es imaginar esa estructura metida en la cueva, por varias razones.

Una de ellas es el tamaño y otra que se trata de una costa batida por los vientos del oeste y que al menos a nosotros nos han hecho desistir de acercarnos con la auxiliar ya en varias ocasiones, y que solo en una ocasión ha sido posible acercarnos, sin la presencia de las interminables "golondrinas" de pasajeros que vienen a darse un chapuzón





.


Buceando por Internet he encontrado aparte de la fotografía de la maqueta del barco, una reproducción de un sello conmemorativo de este barco, motivo de orgullo para los griegos. Incluso existe una película de los años setenta del siglo pasado narrando su historia novelada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí