domingo

08-07-2012 Por el norte de Menorca


Por la mañana el viento ha cambiado y ahora y a lo largo de varios días va a soplar de norte con mas o menos intensidad. Con este viento entra el mar en la cala y aunque el tenedero es muy bueno comenzamos a dar saltos y poco a poco todos los barcos van levando anclas y abandonando la ensenada.

Casi todos ponen su proa en dirección a Ciudadela seguramente para aprovechar el resguardo de la isla en las calas del sur  de Menorca  o en el remozado puerto de Ciudadela. 

Nosotros nos dirigimos en sentido contrario, vamos a buscar refugio en la Bahía de Fornells, donde están unos amigos y tenemos una reserva de boya para un par de días.
 Damos una pasada bordeando el parque de las Islas Bledas, hoy muy protegido y de acceso limitado y donde yo recuerdo haber hecho pesca submarina hace ya casi un cuarto de siglo con buenos resultados. El paraje merece la pena ser conservado.

Luego dirigimos el barco a la ensenada de Cala Pregonda, uno de los sitios mas bonitos de toda Menorca y donde se ha corrido la voz que tiene su casa el propietario de "Swarzowski"y donde hace años nos echaron  del fondeo a las 11 de la mañana para que entrara el barquillo en que viajaba el entonces presidente del gobierno Felipe Gonzalez.

Así y todo y pese a la fama que tiene, el sitio no ha perdido su encanto, aunque hoy es casi imposible fondear en su interior por el viento que se está levantando
Así que tras rodear el cabo de Caballería nos adentramos en la muy protegida  ensenada de Fornells y para sorpresa está muy vacía. Hay sitio de sobra en el muelle de IB en los pantalanes del Club Náutico (Algo mas caro) y muchas boyas libres.

Inmediatamente sale a nuestro encuentro una neumática de control y nos comenta que podemos quedarnos todo el tiempo que queramos, que hay boyas de sobra y que apenas hay reservas.

Parece que por fin se han dado cuenta de que la cantidad de boyas que había para 8 metros no estaba justificada y que la eslora mas habitual de los que usan las boyas es entre los 11 y los 15 metros, por lo que han reforzado los fondeaderos y metido muertos de cuatro toneladas, revisado las cadenas y los cabos de amarre y han multiplicado la disponibilidad de puntos de fondeo al aumentar la distancia entre boyas para que puedan entrar tranquilos barcos de mayor eslora.

El trato del empleado impecable y amigable, atento a todo lo que sucede y dispuesto a ayudar a los amarres

El barco queda fondeado en una de las boyas de Fornells y no se moverá en varios días,

Por delante nos quedan tiempos de paseo, baño, lectura y excursiones, visitas a los mercadillos artesanales de este privilegiado cacho del mundo que es Menorca, y que parece que aguanta bien el empuje del turismo, aunque espero que lleguemos al sur de la isla, mucho mas congestionada.

1 comentario:

  1. Ya se te nota más relajado, incluso escribiendo, después de esa estupenda decisión de vivir el momento con más calma.

    Que siga la salud y mañana sol!

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí