viernes

08-07-2011 de Methoni a Koroni

Nos despedimos de Methoni, después de dar una vuelta pausadamente a las ruinas del castillo y de seguirla tradición de encontrar la mayor cantidad de leones alados, símbolo de las ciudades venecianas del pasado. Tengo contabilizadas 17 fotos diferentes, pero parece que me he quedado corto y hay muchas mas.



Pero no es una despedida para siempre, Lo que llevo visto y sentido del Peloponeso me hace sentir que son aguas a las que volveré cuantas veces me lo permitan tantas y tantas amarras como se van tejiendo en contra mía.
Muchas de ellas creadas por mi mismo y los errores cometidos en años anteriores, que son muchos. Unas veces por omisión y otras por acción, pero la mayor parte de ellas por exceso de confianza en la palabra de compromiso de los demás, a las que he dado siempre el mismo valor que a la mía.

Es una puerta que haré todo lo posible por que no se cierre, pues si así lo hace aunque siga vivo, será el final de mi vida.

Y que nadie se extrañe de estos comentarios. Voy narrando un viaje, mi viaje, y estos pensamientos y sensaciones forman parte del mismo y con las luces y las tinieblas, toman diferentes matices y a veces se llenan de contrastes y a veces los bordes quedan matizados y a veces delante de mi veo calmas y a veces tempestades.

Pero héteme aquí (La que me ha liado Psilicosis con lo del acento en la palabra "mas") narrando lo pasado y no haciendo ficción de lo por venir y ...

Subida fuese el ancora iniciamos singladura en demanda de la punta de Akritas con Céfiro soplando,  a ratos burlón, sobre la popa de nuestra nao y llegando endella, después de gobernalla, a la rada de Koroni.
El puerto es muy pequeño y está ocupado por infinidad de pequeñas embarcaciones locales y un nido de araña de cabos y amarras y boyas sueltas que hacen poco aconsejable meterse en camisas de once baras.

Así que fondeamos frente a los muelles del pueblo donde la profundidad de las aguas es de menos de un metro, pensando en salir a dar un vistazo por la tarde- noche con el fresco.

Pero hay un aumento del viento y tal como indica nuestra guía el fondo no es un buen tenedero, pues hay mucha piedra suelta y golpe a golpe vamos  garreando hasta que conseguimos que se clave en el fondo. La ausencia de calma en el viento no nos deja tranquilos como para saltar a tierra y permanecemos todo el día en el barco con las alarmas de garreo puestas y un par de marcas por si las moscas.

Lamentamos no poder acercarnos a la panadería que nos han recomendado ( y eso que en general el pan es muy bueno en Grecia) como una de las mejores y donde hacen una hogazas de pan de las que duran muchos días.

No es problema. Hay mucho que leer y mucho que escribir. Al final el viento cae por completo y dormimos sin ningún sobresalto.


1 comentario:

  1. Estamos con vosotros Capi, adelante, cuanto más ahondas en el alma más te queremos. Unas millas al norte de Koroni, el pueblo de las gigantescas tinajas de barro griegas, donde ya la costa va perdiendo su belleza, hay un puertín muy guapo, Agios Andréas, que ya dejásteis atrás. La zona es muy tranquila, con pocos turistas y la mayoría griegos, del Peloponeso y de Atenas, y no es cara. Para gente pacífica es un buen sitio para pasar una temporadina. Besos. Ramiro

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí