lunes

16 y 17-05-2011 De Pollensa a Carloforte (Cerdeña)



Por fin el Lunes 16 se abre la ventana y salimos al mar a las claras del día, cosa que sucede en esta fecha mas o menos a las siete de la mañana hora local.

Lola se vuelve a la cama y yo conecto el radar y mando la señal del AIS al ordenador para controlar el barco desde la mesa de cartas y trabajar un poco mi proyecto en el Autocad.

Naturalmente salgo cada 15 minutos a dar un vistazo, pues el Ais, que hemos intentado, mas no conseguido, sustituir a pesar de los esfuerzos de nuestro amigo Manel, sigue averiado y emite señal cuando le dá la gana ( en el localizatodo dejó una marca al principio de esta etápa).

Hacia las 9 comienza un poco de viento que nos permite ir a 7,5 nudos a 1000 r.p.m del motor que apenas se escucha. Andando solo a vela hacemos 3.8 nudos, demasiado poco para una travesía que entre Pollensa y Cagliari, tiene un recorrido de casi 300 millas y que hay que terminar máximo 48 horas para no tener lio con el "siroco", viento del este al llegar.

Aprovechamos el paso por las cercanías de Mahon, donde termina nuestra cobertura de Internet  para cargar el último UsGrib. que nos confirma los vientos del Este en 30 Horas, tolerable digamos 36 horas.

Alternamos y soy yo el que se mete en la cama, utilizando la "táctica del camello" o el duerme mientras puedas.

Sobre las dos de la tarde y despues de haber recogido las velas por falta de viento, vuelve a saltar y al sacar la mayor enrollable, se engancha y se arma el lío. La vela no quiere salir pues se ha doblado dentro de la carlinga del palo y enganchado a la altura de la segunda cruceta con media vela fuera. Afortunadamente en el tira y afloja vencemos nosostros y seguimos viaje ahora en un descuartelar muy vivo a casi siete nudos.

Ponemos las cañas de curricán y seguimos ganando este. Hacia las 7 y media de la tarde se engancha un atún, debe tener como 20 kilos de peso. Es un atún rojo, una cria aún. La hemos laceado por el rabo
y decidido soltarla. A los que piensen que "menuda tontería" solo puedo decirles que a estas alturas de mi vida lo único que me interesa es mi propia coherencia interior. Y que estos gestos, que quiero transformar en hábitos quizás no impidan la desaparición de atún de nuestro mar. El acuerdo se toma en el barco por unanimidad. Lo soltamos con mucha facilidad pues esta anzuelado muy limpiamente en la parte inferior de la boca y como si supiera nuestras intenciones, se deja hacer.

La madre naturaleza nos premia casi de inmediato con un bonito listado de unos tres kilos, que, ese sí, va derecho al despiece y a la nevera.

Cede el viento y cae la noche y comenzamos los turnos de "dos horas rígidas" haciendo guardias. Lola las hace en la bañera leyendo un E-Book y a mi cuando me toca desde la mesa de cartas.

En toda la travesía utilizamos arneses y llevamos nuestras balizas personales atadas a la cintura.

La noche está clara gracias a una luna casi llena que se mantiene en lo alto toda la noche. Solo cruzamos dos cargueros a menos de una milla y con la seguridad que da el AIS de que no llevamos rumbo de colisión.

Amanece y dejo descansar a Lola su guardia de la mañana. Después de todo el invierno levantándose a la seis de la mañana para ponerse en carretera por su trabajo, se ha ganado dormir ahora un poco mas

Alcanzamos a un velero que nos llama por el canal 16 y nos cambiamos información. Afortunadamente no es ingles ni norteamericano, por lo que nos entendemos perfectamente hablando en esa lengua que los ingleses no saben hablar de forma inteligible, ni los norteamericanos de forma audible. Los dos estamos preocupados por la entrada de vientos del Este.

A casi diez millas de la costa se posa un pájaro en nuestro barco. Es un pequeño gorrión que seguramente ha traído el viento y para el que vamos a ser su tabla de salvación. Se refugia en el hueco que deja la Auxiliar y se queda medio dormido de agotamiento. Al rato comienza a dar vueltas por la cubierta del barco y emprende el vuelo pero no lo debe de ver muy claro y vuelve hasta nosotros y su confortable refugio, que esta vez descubre a la primera pasada. Se marchará al acercarnos al puerto y me deja recordando la letra de Serrat

El día transcurre sin contratiempos dentro de la rutina de estos viajes hasta que ya pasado el mediodía hay que hacer planes de recalada. Las opciones son Carloforte a las siete de la tarde, y salirnos de la ruta. El fondeo de Mafaltano que conocemos a las 9:30 de la noche o Cágliari a las dos de la madrugada.

Apostamos por Carloforte (nos equivocaremos, como contaré mas tarde) y a las siete de la tarde estamos amarrados en el "pontile" de Marina Sigfredi con conexión de wifi incluida.

7 comentarios:

  1. Gracias por soltar al Atún Rojo. Si todo el mundo usara tu coherencia en eso y en otras cosas, otro gallo nos cantaría! Pero lo importante son esos detalles que a veces nos parecen "pequeños".
    Buena proa!
    Embat

    ResponderEliminar
  2. Por los pequeños detalles se reconoce a las grandes PERSONAS, y tu lo eres Capitan.
    Buena proa y que lo disfrutes mucho.
    Duendevelas

    ResponderEliminar
  3. Buen promedio Capitan. Me interesa mucho lo que nos cuentes de Cerdeña por si voy.
    Un fuerte abrazo
    Miahpaih

    ResponderEliminar
  4. ¡Da gusto, sí señor!...y siento chafarte un poco la canción de Serrat ya que se trata, creo, de un Mosquitero común y no de un pardal, claro que, es tan tierno que no seré yo quien rechace a un pájaro se llame como se llame (los de cuenta,los de mal agüero, los pintos, los bobos, los mirlos blancos, esos pajarracos, en fin...)
    Besos y buena mar. Raitán.

    ResponderEliminar
  5. Tienes toda la razón, no es un gorrión , ni un canario flauta, ni un águila, ni un avestruz, que son las únicas aves que soy capaz de identificar, aunque sé que hay más (con acento). Tiene el pico muy largo para ser gorrión, pero no me imagino a Serrat cantando:
    “Nació libre como el viento,
    no tiene amo ni patrón
    y se mueve por instinto
    como un mosquitero común”
    Mas (sin acento) de los otros que mencionas me suenan todos, aunque nunca conseguí cazar un mirlo blanco.

    ResponderEliminar
  6. No sólo nos entretienes, también nos diviertes. Hoy, con el relato escatológico del pocero y la respuesta de los pájaros nos hemos reído como urracas.¡Eso son flores!.Sí, atengámonos a la rima y dejemos en paz la poesía, con o sin acento. Mas no puedo evitar unos ripios, ahí van:
    El mosquitero común
    en Madrid es un gorrión
    en el Teach un marinero
    y es un pardal en León
    La música ponla tú, con acompañamiento de olas,
    sirocco y piano, ¡xilgueru!. Salud y besos.
    La cojonera.

    ResponderEliminar
  7. Versión asturiana (con acento)

    "El mosquiteru común
    en Asturies ye gurrión,
    en el Teach ye marineru
    y pardalín en León"

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí