sábado

04-09-2010 de Argostoli a Korfú

La posibilidad de saltar directamente hasta Sicilia se ve cerrada. Hay un bonito viento de popa, pero en 24 horas hay un aviso de temporal del Oeste en las cercaías de Sicilia.

Así que toca ir costendo y con refugios a la mano, lo que supone ir hacia el norte y lo hacemos de una forma un tanto poco habitual. Directamante desde Kefalónica a Kerkira ( Corfú) aunque el plan inicial era parar en Paxos, pero al final del día el viento se calma y nos permite seguir.

Toda esta travesía se hace con vientos de través, con la trinqueta y mayor recogida  hasta el segundo sable.
La travesía de nuevo queda en manos de Jordi, que le ha cogido el gusto a esto del blog

"De buena mañana partimos hacia Corfú. El mar estaba bastante agitado y el cielo tapado. Mientras nos íbamos el Capitán me dio una clase básica de Nudos. Ya no me acordaba de ninguno. Al poco rato de salir empezó a llover, nos pusimos los trajes de agua y a darle caña.


El capitán  me prestó el traje de agua, que no tenía nada que ver con lo que yo había llevado. Con eso aguante el chaparrón bastante rato mientras el viento seguía subiendo. Nunca había navegado lloviendo, con buenas olas. De nuevo fue una sensación increíble. El agua cayendo, las olas salpicando pero gracias al traje  no me cale nada. Después de un buen rato la lluvia paró pero el viento seguía dando guerra. Íbamos con las velas desplegadas escorando al máximo. Como cabalgaba las olas el Bavaria, escorando  con vientos de 25 nudos olas de 2 metros, estaba bastante acojonado. En estas condiciones con el Puma 24 estaría rezando para que parase. No las tenía todas conmigo, pero el capitán incluso dormía en la bañera cuando íbamos escorados. No me lo podía creer, yo que parecía un gato agarrado al Bavaria mientras el dormía tranquilamente en la bañera.


A medio camino prepare unos bocatas ya que la cosa no estaba como para cocinar. Pan con embutido griego y unas sardinas que picaban un poco. Seguimos navegando dirección Corfú, el capitán aprovechaba para decirme el nombre de todas las Islas que pasábamos. Yo aprovechaba para hacerle un montón de preguntas sobre náutica, este tío es una enciclopedia.


Ya en plena noche se empezó a vislumbrar Corfú. Respire aliviado, estábamos llegando. Después de la lluvia y el viento iba a tener un merecido descanso. Pero antes estaba la parte delicada, el atraque. No se me daba muy bien que digamos así que estaba bastante acojonado por como atracaríamos y como respondería yo.


Salió perfecto, con la ayuda de un griego que andaba por allí. Respire aliviado, estaba agotado después de un día de navegación intensa. Cenamos, miramos la previsión para el día siguiente y nos fuimos a dormir."

Al  llegar a las cercanias de Corfú vamos ya sin viento y con idea de fondear bajo la muralla. En el peor de los casos están cerca las marinas, pero al llegar a las cercanias veo que hay sitio en el pequeño puerto al este del castillo y hacemos una parada desde las 11 a las seis a descansar un poco.

Jordi va aprendiendo y ya salta al muelle para pasar las amarras. Hoy estaba con los ojos muy abiertos durante la navegada. La verdad es que era espectacular para alguien sin experiencia. Viento, lluvia, escora, pero todo muy dentro de los límites de la capacidad del barco

jueves

02 y 03-09-2010 De Atenas a Argostoli (Kefalónica)


A las 4,30 de la mañana llega Jordi, un chaval de 27 años, que resultará ser un excelente compañero de viaje. Se ha sacado el PER se ha comprado un 24 pies y quiere añadir experiencia a su historial, de momento bastante vacio de contenido en el tema nautico. Me llena de orgullo ver lo maravillado que se queda al ver nuestro barco y no se acaba de creeer que tenga un camarote y un baño (llama lavabo al retrete) para el solo.
Le enseño lo mas imprescindible y salimos a navegar en cuento se hace de día y lo acuesto obligándole a dormir. Quedan muchas millas por delante, pues queiro llegar a Argostoli en Kefalónica para intentar pasar a Sicilia directamente.
Pero mejor os lo cuenta él.

Hola, soy Jordi, el compañero que se ha ido con el Capitán Teach a traer el barco desde Grecia



El primer día llegue en avión a Atenas desde Barcelona. Una llegada un poco accidentada ya que me costó un poco encontrar al Capitán Teach. Pero gracias a sus indicaciones llegue a Marina Zea y lo que vi me dejo patidifuso. Yo soy armador de un Puma 24 y eso de que el tamaño no importa… que queréis que os diga, vaya barco el Capitán Teach! Poco después de volver en mi hicimos las presentaciones, un té con leche y a largar amarras.


Empezamos a navegar y yo a babear, babas a babor y babas a estribor. Durante la mañana navegamos hacia el canal de Corinto que por entonces yo solo había visto en google maps. Por el camino un montón de Mercantes, el capitán me enseña cómo funciona el AIS y unas cuantas cosas más del equipamiento. Llegamos al canal, primer problema estaba lleno de barcos esperando tanda para pasar. Nos obligaron a dar vueltas mientras esperábamos, al final el Capitán decidió abarloarnos al lado de un velero italiano que gentilmente nos ayudó mientras él iba a pagar las tasas. Poco después el primer momento épico del viaje (ya llevo unos cuantos, si el capitán os cuenta…) cruzar el canal, el agua azul turquesa, los puentes, fotos y una buena cerveza para celebrarlo
 
   
Salimos del canal y pusimos rumbo hacia nuestro siguiente objetivo el puente de Rianon en Patras. Salir del Canal y el mar en calma, un montón de medusas, yo disfrutando a tope. Comimos una ensalada con salmón y seguimos dándole caña. Pero el mar se empeño en jodernos un poco y se pico. Acostumbrado a mi Puma, al ver olas un poco grandes pensé que ya empezaba el movimiento. Pero a este barco no lo impresionan unas olitas de nada y fuimos tirando contra viento y corriente, sin prisa pero sin pausa. Quede alucinado con la seguridad que transmite el Bavaria, me puse traje de agua y a disfrutar con las salpicaduras. Empezamos a hacer guardias de dos horas, es increíble llevar un barco tan grande con timón uno solo. Yo soy de los de caña y de día… la caña de noche en la barra de un bar. Disfrute como un enano oteando el horizonte y mirando el AIS en busca de barcos que nos pudieran traer problemas. Un par de guardias mas y se empezó a vislumbrar en el horizonte el puente de Rianon, al principio pensé vaya puentecito pero a medida que nos acercábamos la cosa cambio y adquirió proporciones épicas. Más aún cuando pasamos por debajo contra la corriente con una sonrisa en mis labios. Después seguimos con las guardias y al final después de casi 180 millas llegamos a la ciudad de Argostoli en la Isla de Cephalonica. No voy a comentar el tema de cómo amarramos porque el Capitán casi me echa por la borda.. Pasamos la noche en Argostoli donde coincidimos con una exhibición de Motoras de radiocontrol


Los atraques del dia de llegada a Argostoli no tienen desperdicio. Nos toco hacer de todo.
Para empezar atracamos abarloados al muelle. Jordi no sabía saltar al muelle y menos mal que nos ayudó un aleman de un barco cercano. Al poco rato aparece un "Guripa" y nos dice que tenemos que poner el barco perpendicular al muelle con nuestra cadena. Y así lo hacemos, pero cuando llega el del tanque del gasoil nos dice que solo puede servirnos gasoil en el muelle del Ferry y que tenemos que amarrar alli. Vuelta a empezar y cuando terminamos y de vuelta a nuestro amarre original, está ocupado y nos volvemos a abarloar al muelle, que ahora está marcado con cintas de colores. Tendremos que dejarlo libre antes de las siete de la mañana, pues es la zona que tienen los barcos de radio control para su carrera del domingo ( dentro de dos dia). Así que con cuatro atraques en un par de horas pasó de todo. Al final, cuando le pedía un cabo, ya no me tiraba el cabo completo.
Curioso que sus nervios a mi me calman.


miércoles

01-09-2010 La Acropolis dorada

Mientras hago tiempo a la espera de Jordi que llega a las tres y media de la madrugada, me voy en el metro a dar una vuelta por Placa, el barrio de las pulgas o rastro de Atenas y aprovechando mi nueva etapa de tercera edad, me voy a ver de nuevo el Acropolis a mitad de precio.

Estas son algunas de las fotos que he sacado con la nueva cámara con la que aún no me entiendo demasiado bién



Por la tarde hago la compra en un supermercado de la cadena Carrefour que hay justo en la puerta del pantalán.

He enviado a Jordi un plano con el recorrido a hacer para que se lo de al taxista, pero en cuanto le dice Marina Zea, lo deja en la puerta de la marina ¡¡ a casi dos kilometros del pantalán!!. Mas lejos de lo que estaba si hubiera venido andando.

Os dejo el plano por si a alguien le puede servir de ayuda. Marina Zea no es cara y está muy bien centrada si no te importa usar los servicios públicos.

martes

31-08-2010.- De Lavrio a Atenas en solitario


En Lavrio he pasado cinco dias amarrado al pantalán de los charter, gracias a Mohamed, un pakistaní que trabaja con ellos. El motivo ha sido un fuerte dolor de lumbago despues de haber tirado de las amarras en una postura no muy correcta. No había querido decir nada a Lola para no preocuparla, ya que me daba igual esperar aquí o en Atenas a Jordi, un chaval de 27 años que se ha apuntado a ayudarme a llevar el barco un tramo de la vuelta. Nunca he viajado en este barco sin que Lola me acompañara
Cada día doy una vuelta por el pueblo y ya voy incluso saludando a algunas personas con las que me cruzo todos los dias. Es un pueblo muy tranquilo y poco turístico, donde vienen de los pueblos cercanos a acercarse al esos últimos resquicios de pescado que quedan en esta zona, que empieza a estra tan esquilmada como la costa de Croacia.

Desde luego los precios son para un español, comedor habitual de pescado un poco altos, pero se trata de la ley de la oferta y la demanda.

En mi deambular he sacado algunas fotos de una característica muy común a toda Grecia. La falta de todo respeto a las aceras. De hecho cuando se va al supermercado con un bolso con ruedas, la vuelta ha de hacerse siempre por las calzadas, ya que las aceras son el lugar de las motos aparcadas, las sillas y las mesas, no solo de los bares, sino de los particulares y lugar de almacenamiento de las cosas mas inverosímiles, como la jaula de este zorro en plena esquina
Aparatos de aire acondicionado a escaleras de acceso al local comercial...
Muestrarios de mercancía...
o escaleras de acceso a las viviendas...
La verdad es que no se como me estraña viniendo de donde vengo. Nuestros administradores por delegación (Ediles, Concejales) suelen querer dar una imagen de su eficacia de forma inmediata a su entrada en la alcaldía para justificarf sus prevendas y nada mas a mano que las pobres aceras.

A los pocos dias de unas elecciones comienzasn sistemáticamante las obras en las aceras. Cambios de pavimentos, plantación de arboles o modificación de alcorques, bancos, señales de tráfico y toda suerte de mobiliario urbano, amén de los correspondientes containers para la basura o mas reciente las "islas ecológicas". 

Toda una suerte de soluciones para que no quede sitio donde puedan hacer uso de ella los peatones, que han de comprarse un coche para, consumiendo, ayudar a salir a todos de la crisis. Y es que llevamos muchos meses sin que los políticos se suban el sueldo 
Así que me he encontrado en Lavrio como en casa, pero cuando he soltado las amarras, toda esa tranquilida se ha transformado en un desasosiego muy fuerte al ver que me esperan vientos de 25 nudos por la proa en el camino hacia Atenas. Es mi primera experiencia en solitario con este barco, y aunque mientras estamos navegando muchas veces hago maniobras con Lola durmiendo, el mirar ahora mi baliza de rescate de "Hombre al agua" que emitiria una señal que no despertaría a nadie, me ha dejado intranquilo.

Tengo que hacer ejercicios de respiración para calmarme, y me acuerdo de un amigo que con un barco gemelo al mio, en el momento de zarpar en su viaje en solitario, despues de una preparación exaustiva, se dió cuenta de que no era lo suyo el estar solo y abandonó.


Afortunaamente para mí, la travesía no presenta ningún problema y doblo sin problemas el cabo Sunión, desde donde me contempla el templo de Neptuno y llego felizmente al puerto de Marina Zea en el Pireo junto a Atenas, donde una maniobra de atraque un tanto compleja la resuelvo solo sin mas contratiempos. De todas formas no se si estaría preparado para hacer toda la vuelta sin compañía