domingo

22 y 23 de agosto- El puente de Khalkis


Dejamos atras el puerto de Thermas con su vida de valneario y nos preparamos para correr el viento del norte que tenemos anunciado llegará hasta fuerza 6 del Norte, aunque luego la realidad es que el viento viene del Este y con la velocidad del barco el aparente se transforma en vientos que en las rachas llegan a los 42/45 nudos.

Navegamos solo con la trinqueta y una punta de motor, y a pesar de que apenas hay mar, las rafagas levantan un chispeo que nos obliga a ponernos los chubasqueros.

Obligo a toda la tripulación a ponerse chalecos y arneses cuando veo que una de nuestras invitadas, que pasa, en un momento de hacer una carantoña a su pareja, a salir despedida al asustarse con un roción y perder el equilibrio. Solo va hasta el asiento contrario, pero... Mejor prevenir
 
Llegamos a Khalkis sobre las cinco de la tarde y el muelle está lleno de barcos, pues no han abierto el puente la noche antes. Hay barcos abarloados de dos en fondo y la tipica motora que se niega a que nadie se abarloe a ellos.Hacemos un atraque de esos milagrosos donde quedamos a menos de medio metro del barco a motor y a menos de otro medio de una linea de fondeo de las barcas locales y pegados al muro en que hay una pieza metálica que amenaza nuestro casco. Todo ello con vientos de 25 nudos. Una colocación estratégica de las defensas parece funcionar.
.
Hay que ir a una oficina de la autoridad portuaria a pagar las tasas de paso del puente, unos 18 Euros, y aprovecho para ver el puente de marras.

Me deja impresionado la fuerza y la velocidad con la que pasa el agua. Me cuenta un marinero que en esta zona tan estrecha, donde murió Aristóteles, tratando de investigar las causas de esas corrientes, que no guardan una relación directa ni con la luna ni con las mareas. Un reasponsable del puente decide cual es el momento oportuno para cerrar el tráfico y pasar los barcos.

El proceso es complicado. A las diez de la noche te piden que conectes la emisora de VHF en el canal 12 y permanezcas a la escucha. A las 12 y media te piden que permanezcas en "escucha". A las dos de la mañana hay una llamada personalizada a nuestro barco para decirnos que preparemos el barco, que en 20 minutos comenzara el operatvo y que no movamos el barco hasta que pasen los grandes Barcos y que luego iremos nosostros

Mientras tanto una barquita recorre el canal haciendo mediciones de corriente. Suena la señal y comienza el operativo. Cuatro veleros salen del sur hacia el norte dos motonaves pasan del norte al sur. Unos ocho veleros y dos motoras les seguimos y pasamos el canal sin corriente de ninguna clase y enfilamos hacia el sigueinte puente, un colgante de treinta y cinco metros de luz

Las luces de las ciudades costeras hacen dificil ver las luces de navegación de los otros barcos ni las de las balizas de enfilaciones.

Son las 4,00 de la mañana. Hemos estado casi 12 horas para pasar el puente de las cuales cinco han sido de guardia junto a la emisora, con golpes de viento de mas de 25 nudos y fuerte corriente. Es sorprendente que en el momento de abrir el puente todo ha quedado calmado, viento y corriente y el paso es sencillo, pero el agotamiento psiquico es grande y se impone dormir un poco.


Navegamos hasta salir del "Diavolos" y nos vamos a Erétria, un puerto de pescadores y salida de ferrys que utilicé para pasar a Atenas a por la hélice y al que me atrevo a entrar a pesar de que la luna se oculta y gacemos la maniobra en la mas absoluta oscuridad.

Todo el dia 23 lo hacemos de descanso, playa y comida en la calle. Como no, pulpo a la brasa y espaguetis con langosta y un largo, largo paseo hasta y desde el barco



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí