sábado

18-07-2009 Korfo Aigina

El fondeo en Korfo es muy seguro, la bahia está muy cerrada a los vientos predominantes, así que hay varios sitios libres en el muelle, pues casi todo el mundo prefiere fondear y que no te metan en el barco las mesas de los restaurantes.

Dormimos toda la noche de un tirón, despues de hacer un corto paseo por el pueblo.

A la mañana siguiente levantamos el fondeo y salimos en demenda de cercanía a Atenas. La embarcación auxiliar ya no acepta reparaciones, y ha comenzado d despegarse las lonas de refuerzo de los tubos.

Comprada en el año 2000, ha durado 9 años de usos intensivos a base de cuidarla mucho. Era una Quiq Silver 300 y nos ha dado muchos problemas de despegues de piezas, rotura de soportes de bancos, remos corrompidos por el salitre... No son de buena calidad, como casi todo lo que es PVC.

El Hipalón o el neopreno hacen mejor función , pero son mucho mas caras y difíciles de encontrar.

No hay fotos de esta travesía, que ha sido muy relajada, con entrada en varias calas en Angisgtri, como la que hay entre el islote del SW y la isla y una parada a darnos un baño en agua a 31,5 grados, que casi no refresca, y limpias como el cristal.

Poco a poco sube el viento y ponemos proa al puerto de Aigina, donde hay agua y electricidad.

La idea es dejar el barco alli y en un ferry ( 20 minutos) cruzar a Atenas para utilizar el domingo en ver el Acrópolis y comenzar a buscar una nueva embarcación auxiliar.

En el puerto hay dos zonas. Una que es como una pequeña marina y el consabido muelle público. Optamos por el segundo y alquilamos una llave electrónica que nos permite las conexiones de agua y electricidad. 9.80 € por el barco y 10 € por los servicios.

Hay un caos de embarcaciones muy notable. Las pequeñas motoras de 6-7 metros se cuelan en cualquier sitio y estamos todos como sardinas en lata. Hay aviso de que se aproxima el Miltemi y todo el mundo busca refugio.


Al norte de Aigina o Egina hay una marina seca, donde por 100 Euros al mes se puede dejar el barco, tomamos nota, pues seguramente y a la vista de lo visto, y que vamos a volver, puede que no nos sea interesante el devolver el barco a España.


¿¿Sería el primer paso tímido para soltar las amarras par siempre??


viernes

17-07-2009 Canal de Corinto

El cruce del Canal de Corinto no presenta mayores problemas.

Al llegar a las inmediaciones se hace una llamada por VHF canal 14 al control de Tráfico del canal, que te pregunta en un mediano inglés por las dimensiones del barco, en calado, eslora y manga.

Preguntan también por la velocidad de crucero y es que para mantener el tráfico tienen que circular a una velocidad mínima de seis nudos.


Eso no presenta ninguna dificultad para los tres barcos de crucero que esperan el paso. Curiosamente tres barcos españoles. Un Oceanic 50 con destino a Creta, el Alea y nosotros. Te dan una posición en el convoy y en cuanto comienza a caminar el remolcador que lleva al carguero ( Obligatorio), Comenzamos el cruce del canal.
El Alea de Silvia y Johan estrena tripulante. Tienen a bordo a su primer charterista, Lidia, una muchacha que desde Barcelona, ha cogido el avión a Atenas y un tren hasta Pilos. La huelga de transporte de Grecia hace que llegue en vez de a las dos de la mañana a las 10, así que pasamos el canal sobre las 11 del día
Un tajo de 25 metros en la montaña constituye el canal, que es atravesado por puentes desde donde mucha gente mira el paso de los barcos y... según malas lenguas escupe a ver si dan en el blanco.


Hay una fuerte corriente y como algunas zonas han caído, se crean unas ensenadas en las que el fuerte batir de las hélices del remolcador, hacen remolinos. No se puede soltar el timón y mucho menos fiarlo al piloto automático.
Al finalizar el paso, hay un muelle de parada obligatoria y en donde en una oficina se encargan de tarifarte el paso. Nuestro barco son 198 Euros. Parece que han calculado lo que te ahorras de gasóleo viniendo por el otro lado del peloponeso y es lo que cobran.

Pasado el canal y una vez en aguas del Egeo ponemos las velas y hacemos una ceñida hasta una cala que han recomendado a Johan, Corfo, y que resulta un magnífico fondeo.


Todo el mundo dice que una vez pasado el Canal de Corinto es cuando te das cuenta de lo lejos que estas de casa. Nosotros en concreto a 1.350 millas al este. De navegación 2.100 millas

jueves

16-07-2009 Kiato, de nuevo el Alea

Seguimos haciendo millas hacia el canal de Corinto. En Itea un vecino nos dice que ha pasado un señor con gorra a pedir papeles de los barcos y le han preguntado si me conocía, para dejarme nota de que pasara por una oficina en no se que edificio de no se que calle.

Como los ingleses y nosotros no hemos sido formalmente presentados, pensamos que no nos conocemos, y que por tanto no me dan la información.
Hasta ahora hemos dado papeles del barco en varios sitios, pero nadie nos ha pedido otra documentación.

Llegamos a Itea desde Delfos en la tarde del día 15, y salimos de este puerto calurosísimo hacia el puerto de Galaxidi, que nos había parecido interesante al pasar por el hace dos dias. Hay sitio de sobra y pasamos la tarde con los pies en alto viendo películas en la TV y descansando de la caminata de Delfos.

A las siete de la mañana del 16 salimos hacia Kiato, donde sabemos que está el Alea esperando a pasar el Canal de Corinto. Nos apetece encontrarlos de nuevo y hechar unas parrafadas.

Habrá que preguntar por el tema de papeles, pues creo recordadar que me han comentado que ellos pagan en muchos puertos a la policía y que tienen que sellar no se que papel.
Una vez en Kato y despues de una travesía en que vemos delfines por primera vez en este mar hacemos la compra en el LID´L para rellenar la despensa a precios mas normales y peparamos una barabacoa para los cuatro, que consumimos en cordial camaradería.

Calor y falta de viento son la tónica de estos días. Sinceramente... el norte del Peloponeso... Pues eso, que está en medio y hay que pasarlo, aunque Delfos es Delfos.

miércoles

15-07-2009 El oráculo de Delfos

Desde la isla de Trizonia nos vamos hasta Itea, con la idea de ir por tierra hasta Delfos. La navegación , desde que hemos entrado en el golfo de Corinto sigue aburrida y calurosa. Por fín ha entrado el verano y aquí se las gasta muy fuertes.

Un autobús nos lleva por una carretera que se retuerce sobre si misma hasta el pueblo de Delphi por el módico precio de 1,4 Euros.

Sobre Delfos nada voy a añadir, pues está casi todo escrito y yo me pondría muy pesado sobre mis ideas de profesional sobre la arqueología. Y es que poco se puede añadir, salvo sumándose al coro de los inventores de realidades imaginadas..

Tengo que reconocer que la hubicación geográfica de los diferentes templos y cámaras impresiona. El paisaje no puede ser mas espectacular.

Aprovechando que pasabamos por ahí, le preguntamos a la Sibila Pitonisa sobre quien iva a ser el próximo ganador de unas elecciones en España, si Rajoy o Zapatero.

Como de costumbre, la respuesta no es directa, aunque desde luego tiene todos los visos de ser un gran baticinio.
" Os va a dar igual, seguireis jodidos", Aunque para eso me sobraba la pregunta.

El museo arqueológico, primer edificio que me llama la atención en Grecia, me sirve para reencontrarme con mi pasado de estudiante (y estudioso) de la Historia del Arte


¡¡¡ Cuantas veces habré visto la foto del Auriga de Delfos!!!


martes

14-07-2009 Escatologicamente correcto

¿Os he hablado alguna vez del Capitán Alhelí?

Es un personaje de semi-ficción que he creado para una narración en la que trabajo, y que es el patrón de un barco, el Cap V. Dado el tamaño del barco y la mala leche que hay en los pantalanes, terminó siendo CapUllito de Alhelí.

Pues héteme aquí que Alhelí, tenía una almorrana que le hacía sufrir lo indecible y que era objeto de multiples miramientos por su legítimo propietario, y un día me confesó, que practicaba ritos musulmanes de ablucción después de las esporádicas deposiciones.

La conversación me hizo pensar en mi propia problemática y ha dado pié a este relato del blog.

En los barcos llevamos, convenientemente conectados a un tanque de almacenamiento, para preservar el entorno ( mas que nada para que el ingeniero nos firme los papeles) un inodoro que en principio no debería de ser muy diferente a los de una vivienda, pero...

Aunque el inodoro tiene un diámetro de casi 30 cm., están recubiertos por un asiento que raramente tiene mas de 22 cm, en su máxima dimensión. Así que la cosa empieza por tratar de meterlo todo dentro ( me refiero a " las dos cosas") al mismo tiempo. Desde luego que al conseguirlo quedamos como tapón en cuello de botella.

Yo suelo ser de los que va regularmente a hacer uso cada día y paso un rato leyendo alguna cosa. Tiempo dedicado al propio solaz y la meditación.

Pero claro, el barco se mueve, se agita y...cada cierto tiempo, y conste que soy varón medianamente dotado nada mas, una sensación de frío contacto nos anuncia que el agua ha llegado al nivel mas alto. A veces la sensación húmeda va acompañada de ligeros rozamientos o golpecillos. Nada fuera de lo normal en el mar donde los barcos atracan y desatracan en las mas sofisticadas islas.

Al llegar el momento de la limpieza, el papel hería mis almorranas y mas de un susto me he llevado al ver sangre en el papel, por lo que he probado todas las marcas de tohallitas húmedas, que no entran en los repliegues de la almorrana, seamos finos, hemorroide, con el consiguiente rastro en la ropa interior, que eso si, da pistas sobre la parte de dentro y de fuera, de adelante y atrás.

Aleccionado por Alhelí, el intento de limpieza utilizando la ducha es solo una quimera inalcanzable, pues el tubo no llega a la posición deseada.

Así que si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma debe ir a la montaña. Empieza el número de circo, ahora hay que meter el final de nuestros sistemas de drenaje en el lavabo, para lo cual hay que izarse hasta el mismo, sin meter el pié en el inodoro, ni agarrarse a las perchas y dejando espacio para la manipulación.

Cuando el refrescante chorro de agua nos golpea es una gloria, y la limpieza a presión llega a todos los rincones, como demuestran sucesivas pasadas de tohallitas húmedas.

Poco a poco mis almo-hemo-rroides, van mejorando, y con ello mi aprecio hacia el profeta, venciendo mi natural fobia a todos los que muerden los perros.

En la próxima invernada, cambiaré la tapa y asiento del WC y colocaré un grifo y tubo como el que adorna los servicios de los paises musulmanes. Eso si es alianza de civilizaciones.

Un golpe de maceradora y apertura de llave, se llevan casi todo lo depuesto a la inmensidad de los mares, a excepción hecha de esa piel de tomate que parece haber decidido quedarse a vivir flotando en el fondo de agua limpia.

lunes

13-07-2009 Trizonia en Golfo de Corinto

Hacemos una evaluación de nuestro tiempo y decidimos seguir hasta pasar el canal de Corinto, eso supone cruzar los golfos de Patras y Corinto.
Vamos empujados por un viento que comienza suave del oeste, con lo que nos da justo en la popa la mayoría del tiempo, vamos con la mayor bajada,hasta llegar al puente cerca de Patras.

Hay que pedir permiso en el canal 14, nos preguntan, eslora, calado y altura del mástil y nos asignan un paso. El puente tiene cuatro pilares, las instrucciones son: "deje un pilar por babor y tres por estribor. Repetimos: un pilar a su izquierda y tres por la derecha " Saben con que "ganao" están lidiando. A nosotros nos dejan entrar a contra mano de los canales normales, pues como vamos a vela hacerlo por el lado de estribor obligaría a trasluchar y el viento ha subido a 24 nudos. Nos piden que pasemos pegados al primer pilar. Me tranquilizan con " Calado en la zona 12 metros, altura del puente 24 metros"


La sensación que tienes es que vas a pegar con el mástil contra el tablero del puente, pero cuando estás debajo , sobra casi la mitad de la altura. Y es que siempre creemos tenerlo mas grande de lo que realmente lo tenemos (¿ de que me suena esto ?).

Enfilamos a Návpaktos, a ver si encontramos el brazo incorrupto de Cervantes, pues mira tu por donde estamos en Lepanto.

Con lo del brazo incorrupto tengo un pequeño lío ¿Era ese el que tenía Franco en su mesilla de noche, o era el de Santa Teresa? ¿Ganamos nosotros o los turcos? ¿Que demonios se nos había perdido en un sitio tan raro? ¿Por que no nos aliamos con el turco para arrearle a los ingleses? Así Felipe II aparte de construir El Escorial, hubiera inventado lo de la alianza de civilizaciones, y llevariamos 500 años de ventaja. Y es que se le ocurre a uno tantas cosas en la mar...vamos, la mar de cosas.

Un sitio precioso pero que no hay sitio y el viento ha arreciado como para fondear fuera. Le debemos una visita, pues tiene una pinta sobervia.

De ahí saltamos a una isla llamada Trizonia, donde un nuevo puerto abandonado, acoge a un gran número de barcos, hay dos barcos españoles, uno encantador y otro...bueno, tiene que haber de todo. Pero me sigue molestando la falta de educación en la gente. Tiene narices que ....no merece la pena.
Hemos llegado aquí con un problema de cartografía. Las cartas de Navionic del ploter tienen un error de ¡¡casi una milla!!. en un sitio plagado de rocas es una trastada de mucho cuidado. Afortunadamente llevo cartas de papel y aún recuerdo como se navega con un compás de marcaciones.

Lo comento con otro patrón y me dice que el navega con el Google Heart. Se ven pocos barcos por la zona.