jueves

05, 06 Y 07-08.- ISLA DE USTICA.

El puerto de Carloforte, de donde saltaremos a Baleares está a unas 350 millas, unos tres días de navegación (72 horas y un consumo máximo de 360 litros de gasoil en el peor de los casos) asi que vistas las predicciones meteorológicas vamos a intentar hacerlo directo, con paradas alternativas para descansar o refugiarnos.

La primera de ellas es la Isla de Ustica, a noventa y nueve millas de Porto Rosa, a treinta de Palermo y casi en la derrota prevista.

Salimos tarde de la gasolinera de Porto Rosa, donde encontramos el primer velero español desde hace dos meses largos. Aún van a hacer Sicilia. Les paso algo de información.

Y llegamos con un mar de estaño a la isla a las dos de la mañana.

Vemos una boya cerca del puerto, pero tiene una luz intermitente y no nos atrevemos, a pesar de que otro barco está cogido a una similar.

Llevo poca información de la isla y no quiero meter la pata, así que entramos muy despacio en el minúsculo y atestado puerto y tras de analizar la situación de los posibles amarres. Todos con cadena propia y amarre a popa a las rocas, veo la posibilidad de abarloarnos a otro velero que a su vez se ha amarrado al lateral de un espigón de atraque de los ferry`s.

Dormimos a pierna suelta a menos de dos metros de las rocas, hasta que nos despiertan las discusiones de los vecinos con el cuidador del muelle, que tras cobrarles 20 Euros por amarrar ahora los quiere echar a todos pues viene el ferry. Aprovechando que el cobrador del frac sale corriendo con la moto a cobrar a uno que intenta soltar las amarras de una roca, soltamos y salimos al mar, por si nosotros éramos su siguiente victima.


Vemos entonces que el sistema de boyas de por la noche se repite a lo largo de la costa de la isla en grupos de tres a cinco en cada cala, incluso en un islote donde amarran los barcos que quieren bucear. Maldigo mi suerte de estar con principio de otitis en mis delicados oídos de buceador antiguo, pero dejo escrita una cita con esta isla donde se celebra el festival de las actividades sub-acuaticas., y reservo el aire para la cueva de Neptuno en Ibiza.

Ver fotos de Ustica en:
http://picasaweb.google.com/mywayprimero/20080806_Ustica#

Proseguimos viaje despues de darle un vistazo a la costa para “sacar el plano”. Ahora apuntamos a la ensenada de Cagliari, con dos destinos diferentes. Uno la punta de Carbonara y otro la cala de Malfatano, donde dormimos a la ida.

Pasan el dia y la noche run…run…run…donde el único entretenimiento es la picada de una pequeña albacora, que nos da (y nos dara) de comer y a la mañana proa a la segunda de las opciones, que nos hace ganar un día y nos deja a solo 30 millas de Carloforte. Llegamos a las seis de la tarde y justo en ese momento levanta el fondeo una motora grande y acupamos su sitio. 10 metros de fondo, 35 de cadena y no nos movemos con los 16-19 nudos de viento que se meten en la cala, sin una sola ola, pues estamos protegidos por un islote.

Cenamos las ijadas, huevas e hígado en una salsa como si fuera a la marinera pero con mezcla de especia moruna y las ventrescas a la plancha con un sofrito como de besugo a la espalda. Y es que el diablo, cuando no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo

lunes

04-08.- CIÑENDO EN EL ESTRECHO DE MESINA

El viento no ha dejado de soplar en toda la noche. No demasiado fuerte y sin levantar olas en la bahía de Tahormina.

A las seis de la mañana salimos con idea de remontar el Estrecho de Mesina, que cambiará de dirección de corriente en cinco horas. Estamos a 25 millas, por lo que parece que haremos casi todo el recorrido con la corriente a favor, y viento por la aleta.

El viento se va a la proa. Fuera genova y motor avante, se levanta la típica ola de mediterraneo de poco mas de un metro, pero muy seguida que no nos deja hacer mas de tres nudos, parándose el barco totalmente en los pantocazos.

A sacar la trinqueta y a ceñir, para no tomar las olas de frente. ¡Adios nuestros planes de corriente! El viento llega a los 32 nudos, pero podemos hacer casi 40 grados de aparente y seis nudos de velocidad ayudados por 1200 rpm del motor

Un total de siete horas con doce cambios de amura, en los que somos adelantados por dos maxiyates a vela, y mantenemos el tipo con un Swan 56. Todos los que intentan hacerlo sin velas se dan la vuelta y desisten, incluidos varios yatecitos a motor de menos de 10 metros.

Al acercarnos a Mesina, autentico comienzo del estrecho, la corriente hacia el sur pelea con la corriente hacia el norte, creando autenticos remolinos, uno de los cuales me ha dado la vuelta al barco.

Desciende el mar y con la ayuda del motor podemos hacer mejor proa y la observación de las maniobras de los ferry´s y de los barcos atuneros, que pescan o lo intentan en el punto de choque de las corrientes, nos dan una pista de por donde van los” isleros” de la corriente.

Es como una ruleta. Si aciertas avanzas a 8 nudos. Si te equivocas te clavas a 2 nudos. En el último tramo sucesivamente el Swan me adelanta a menos de 100 metros como un meteoro mientras yo estoy casi parado. Al poco tiempo lo vuelvo a adelantar mientras camino a casi nueve nudos. El final ya es con corriente siempre en contra que nos dura hasta muy pasado el estrecho en dirección a Milazzo, puerto que no nos gusta. Decidimos poner proa a Porto Rosa, pues hay que reponer fruta y verdura. El derrotero dice que hay de todo, aunque caro.

El puerto es tipo Sotogrande con amarras entre pilastras, muy complicado de amarrar.

Y es caro (100 euros atracar junto a una discoteca que suena hasta las dos de la mañana + 10 euros conectarse al agua + 10 euros conectarse a la electricidad) Y hay un Mini market en que no hay casi de nada, y lo poco que hay está pasado o “pocho”. Así que salchichón, queso, pan y leche es todo lo que podemos-queremos comprar. Suerte que el congelador aún reserva alguna sorpresa, sino comeriamos como unos cualquiera, alguna de esas masa de formas mas o menos redondeadas con restos de verduras bañados en Kepsup disfrazado con oregano y que tiene nombre de pene, aunque el “pene” por aquí parece que es otra cosa (otra pasta).

Bueno lo dicho, puerto para dejar atrás y a ser posible no visitar nunca.

domingo

02 y 03-08.- LA NOCHE DE SQUILLACE.-

HRB=06:00.- Salimos hacia Crotone, el viento, poco, nos hace caminar a la Italiana, motor a medio gas y velas mayor y génova como para ceñir, lo que permite ir haciendo unos 7 a 7,5 nudos, que se transforman en llegar al muelle de Crotone en 11 horas, las cinco de la tarde a hacer gasoil y revisar los informes meteorológicos.

Todos coinciden, vientos del norte, fuerza dos. Hay una tormenta formándose sobre el golfo de Taranto, hacia el norte, pero se deshace al caer la tarde.

HRB=18:00.- Continuamos viaje a resbalar la suela de la bota Italiana. El viento no aparece por ningún sitio.

HRB=21:00.- Comienza a soplar viento del Sur-Oeste, justo en la proa con fuerza que levanta una ola corta e incómoda que impide avanzar a motor a mas de 3 nudos y dando terribles pantocazos, y mas con todo el peso puesto en popa (auxiliar, motor, petacas y nuestro propio peso). Hay que rizar la mayor y sacar la trinqueta y ponerse a ceñir, no podemos perder las treinta millas que hay hasta Crotone y no hay puertos fiables por la proa hasta …


HRB=21:30.-Aumenta el viento hasta los 25 nudos y… salta la costura de cierre de la brida de textil que llevo de aparejo de fortuna en la mayor. Enrollamos a toda prisa hasta que se atasca y dice que ni para dentro ni para fuera, nos ha quedado poca vela afortunadamente, el equivalente a dos rizos, pero es imposible aplanarla y si se intenta hacerla trabajar escora mucho el barco.

Hacemos bordo a tierra con el motor a pocas vueltas y en ese punto donde la vela “casi” comienza a trabajar. Hago el número de circo del equilibrista suicida con la única protección del arnés y chaleco inflable que siempre llevamos puesto de noche o en las maniobras por cubierta y consigo pasar un cabo que reenvío con poleas hasta un Winche para cazar el pujamen.

HRB=22:30.- Por toda cena un Yougurt y durmiendo en la bañera, con guardias de una hora, en las que la Almiránta no quiere dormir su parte. Yo aprovecho cualquier resquicio para echar una cabezada. El viento sube a 35 nudos y…

Dia 03-08-08 HRB=00:00.- La almiranta me dice que ha visto unas luce muy raras por la proa aparecer y desaparecer. Son como una cruz de luces rojas, dos amarillas y una verde por debajo además hay como luces de señales. Repaso mis libros y los saco a cubierta. No tengo muy claro todas las luces y recuerdo que a la ida había un transporte de una plataforma petrolífera en esta zona.

Prismáticos y … Por fin veo las luces. Y no es un submarino remolcando a un portaaviones sin gobierno que al mismo tiempo pone cables, mientras se hunde y pide auxilio, sino los fuegos artificiales de una fiesta de un pueblo en la lejanía.

HRB=03:00.- Ahora son de verdad luces de navegación, pero que se encienden de golpe a menos de dos millas de nosotros. Por babor y hacia la proa, veo una luz roja y encima tres luces blancas muy fuertes. Esta vez si es un remolcador con cable de mas de doscientos metros a una luz blanca, que encuentro cuando se donde debe estar.
“Si da el rojo con el rojo… “
Sigo a rumbo y en un determinado momento nos lanzan un fogonazo con un foco muy potente. Cualquier intento de comunicación por el 16 es inútil.

HRB=06:00.- Todo ha terminado. Se ha ido el viento, el mar está como un espejo y puedo analizar la avería, que era mas el miedo a que se volviera a repetir lo de la vez anterior vez, pero un nudo entre los extremos de la cincha y volver a meter el sable en su funda que se ha salido con el flameo, por un mal diseño del velero, y que era lo que atascaba el enrollador terminan con el problema.

Al llegar al cabo de Spartivento hay que tomar la decisión de Sicilia por el norte o por el sur.
El cansancio nos puede y decidimos dejar esa parte de Sicilia y Malta para mejor ocasión, pues hay previsiones de que van a comenzar las turbonadas del Golfo de León antes de tiempo.

No obstante cruzamos hasta Tahormina, donde en su maravilloso fondeo, viendo los ríos de lava del Etna pasamos la noche después de tomar un Salmorejo confeccionado con los últimos tomates, magníficos tomates de Croacia. Para acompañar el plato de la tierra de la Almiranta, lo hemos regado con unos “culines” de Sidra de mi tierra.