jueves

LA VENGANZA DE GEA


Cuando con el rabillo del ojo y a la distancia se me presento el panorama de la foto adjunta, la primera impresión es que me encontraba ante una de esas obras que tanto gustaban a mi hijo cuando era solo un proyecto de arquitecto.
Deconstructivismo creo que se llama el estilo y sin entrar en más filosofías es, poco más o menos, torcer y torturar lo que debe estar recto y tranquilo. Uno gritos de atención como el de los niños chicos con su llanto.
Pero no. Se trataba de un desplome que ha acabado con un edificio en donde no pudo la ley de costas, ni el sentido común impedir su ejecución.
Gea, la madre tierra, avergonzada por tanto horror ha sentido un escalofrio y ha dejado de sustentar el edificio.
Las leyes y sus aplicadores, los jueces, que deberian llamarse los “leyces”, ya que no aplican justicia sino aplican leyes, dictaminarán que el responsable es el promotor, el constructor, el aparejador o el arquitecto o todos a la vez.
Sin embargo a mi me da que hay una responsabilidad mas extensa y es la que reclama Gea, la madre tierra. La que se hubiera derivado de que el edificio quedase en pié. Y es una responsabilidad mas de toda una sociedad que permite que una y otra vez se hagan esas atrocidades.
No puedo dejar de pensar en las costas de otros lugares, donde la explotación por el hombre para su ocio, se hace compatible con el respeto al entorno.
En esos lugares, a los que he intentado acercaros con mis escritos, se siente la sonrisa de Gea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí