martes

EN LA NIEBLA

Al doblar el Islote de Escombreras, que ya no es un islote, pues lo han incorporao al puerto de escombreras, canalillo mas o menos, nos hemos tropezado con el enemigo publico numero uno de los navegantes. La niebla.
De repente aparece una pared delante tuya, y ves como un barco que navega cerca de ti desaparece como tragado por ella. Levantas la vista hacia la montaña y observas que tiene una nube pinchada en la cima y que desciende por las laderas como si se tratara de cataratas.


A partir de este momento dependes de los aparatos de ayuda, y básicamente del radar.
Yo llevo instalado un JRC de 16 millas, que para estos casos es muy adecuado.
Hay que cambiar la forma de ver el mundo. Primero ser consciente de que no todo se ve en el radar, que todo se ve distorsionado por la suma del giro y el avance del barco y que todo dista de ser como una fotografia de lo que tienes alrededor..

Las horas de juego y práctica con el aparato dan sus frutos, pero asi todo se baja sensiblemente la velocidad del barco. Vamos a vela y no hay ni un solo ruido.
Por otros viajes se que en estas aguas hay unas "jaulas" de las piscifactorias. Eso es como una barrera de boyas y cabos, mal señalizados y de mucha extensión
Afortunadamente al llegar a Cabo de Palos salimos de la niebla y podemos seguir tranquilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí