martes

17 y 18 de 06-19 Ormos Panagía


A poco mas de cuatro millas de nuestro fondeo, se encuentra Panagía, una ensenada múltiple donde se encuentran dos puertos en los que abastecerse en caso de pasar varios días en estas aguas.

El que se encuentra mas al este se trata de una marina o club náutico con pantalanes flotantes, de muy dificil posibilidad de utilización, salvo negociación " discreta" con el vigilante del puerto, un sujeto desagradable y fofo que no se mueve de su atalaya, resolviendo todo a gritos, como cuando nos expulsa de los pantalanes, donde hay varios sitios vacios y nos dirige al muelle de hormigón donde amarramos por fuera y daremos algunos saltos mas de la cuenta con los vientos del norte.

El otro puerto es un puerto pesquero, dentro de una ciudad de vacaciones, con problemas de calado y de sitio, al estar invadido por las goletas y golondrinas que hacen el recorrido turístico de la península religiosa de Athos.



La distancia por tierra es de mas de dos kilómetros, y en la auxiliar se llega en pocos minutos.

Trato de alquilar un automovil en una de las oficinas de Rent a Car y después de esperar casi una hora y media, llega un sujeto de la vecina ciudad de Nikiti, un centro turístico situado al otro lado de la península.

Al ver mi licencia de conducir del Reino de España (Nunca me había dado cuenta de ese detalle) comienza a venderme la moto de que ese permiso da muchos problemas con el seguro y que me tiene que hacer un seguro complementario.

Viniendo de donde vengo y con la carrera hecha en el rastro de Madrid, detecto inmediatamente la trampa para "cazar al guiri", Le dejo que escriba todo lo que quiera, le pregunto sobre ¿Y aquí que dice? hasta donde llega su paciencia. Cuando por fin me presenta las hojas para firmar y me pide la tarjeta de crédito para hacer el cargo, recojo los papeles y me voy a la oficina, donde les digo que lo he pensado mejor y que volveré mañana con un permiso que no requiera seguro, ¿que seguro?, El que me quiere hacer este individuo que piensa que por viejo soy tonto. La señora se cabrea y empiezan una discusión, en griego, que yo aprovecho para hacer mutis por el foro y a tirar los contratos a una papelera .

Milagros de las Diaporos. En circunstancias normales, le hubiera mandado directamente a celebrar la fiesta del Orgullo Gay, pero el estado de relax en el que me encuentro ha sacado "el coñon" que como asturiano llevo dentro.

Claro que ahora tengo que andar casi un kilómetro con la carretilla a cuestas hasta llegar a la gasolinera donde me vendan gasolina llenar el depósito para la auxiliar.

El paseo es interesante, pues siguiendo la tradición de este país, en medio de la carretera o de la nada, van surgiendo magníficas tiendas, desde una carnicería a una frutería, pasando por una Αρτοποιία o mejor dicho Bakery en ingles, que si yo pronuncio lo que creo que pone en griego me puedo meter en un lio.

Pero lo mas interesante de este recorrido es encontrar justo al lado de la gasolinera una tienda de especialidades gurmet.

Sorprendido de encontrar el mítico queso de cabrales en la surtida variedad de quesos, entablo conversación con el dueño.


Al enterarse de que soy español, me enseña la joya de su corona, un enlonchado de Jamón 5J, en total 80 gramos, que tienen un precio igual a los ocho kilos del jamón de Trévelez que hemos traído este año en la maleta.


Nos volvemos a encontrar con Michel, que sale en dirección a Athos y que me llama por la tarde para decirme que está tirado con el motor que no arranca y viene a vela. Llega sin problemas y con un motor dando estornudos consigue amarrarse al muelle.
Lo de siempre, agua de condensación en el gasoil y algas que crecen hasta cerrar los conductos y filtros. Le toca vaciar tanques, limpiar afondo el depósito y luego rellenar con gasoleo nuevo.

Proponen hacer una cena en su barco, una paella, ya que son residentes en Alicante. Así que me acerco con la auxiliar hasta las pescaderías del puerto comercial y compro unos langostinos que están saltando y preparo un buen plato de jamón (con menos jotas que el de la foto). Pero la cena se suspende alegando cansancio, normal. Así que nos vemos obligados a dar cuenta de lo que era nuestra contribución. No podemos, así que mañana será otro día.

Por la mañana grabo un poco con el dron antes de soltar amarras para la siguiente singladura.

Esro es Panagía a vista de pájaro:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí