jueves

20 de Junio 2019 de Athos al fiordo de Diaporos


Salimos del puerto y tras de pasar el peligroso estrecho que existe entre la isla y tierra, recorremos un poco de la costa de la península de Athos, donde están congregados una gran cantidad de Monasterios de la Religión Ortodoxa en sus múltiples variaciones, casi por países, Grecia, Rusia, Rumanos, Macedonios y un largo ETC.

El día no es el mas adecuado para hacer las fotografías que permiten, siempre navegando a mas de 500 metros de la costa.

La península de Athos, aunque pertenece a Grecia, tiene un estatus un tanto particular, ya que está sujeto a las decisiones de los clérigos que gobiernan este estado de características bastante feudales.

Por ejemplo está terminantemente prohibido la entrada a la mujeres, cosa que causa una gran rabia a nuestras almirantas.

 
Pero lo que mas me llamó la atención era la noticia de que hasta el año 2000 se prohibía también la entrada de cualquiera que tuviera procedencia catalana. Si, lo has leído bien, hasta entrado el siglo XXI no se permitía la entrada a los catalanes.

La historia, según la cuentan es la siguiente:
Los reyes de Navarra, a quienes pertenecía el condado de Cataluña, enviaron lo que hoy llamaríamos una fuerza internacional a pelear contra los turcos, donde aparecen algunos nombres míticos de la política exterior de los reinos de España de aquellas fechas. Uno de ellos, Roger de Flor, tras una trayectoria muy desafortunada (forzó el casamiento de una princesa de 13 años, se metió en todas las intrigas de la zona y cambió de alianzas varias veces), fue conducido a una trampa y eliminado junto a muchos de sus hombres de confianza.
Las huestes restantes del grupo catalán, sin mandos, se quedaron dispersas por las tierras de Macedonia, cometiendo tales desmanes, asesinatos, robos, violaciones, que quedaron grabados a fuego en la memoria colectiva de los griegos. Los estragos fueron de tal indice en la hoy Macedonia central, que hasta hace pocos años, y por muchos siglos se prohibía su entrada.
La versión Catalana habla de una venganza de los catalanes por la muerte de su jefe, aunque la versión no cuadra geográficamente.
A saber.

El caso es que solo se pueden sacar algunas fotos y solo hacemos parte del principio de la costa oeste, donde hay solo 6 de los casi treinta monasterios

Luego cruzamos h Diaporos y fondeamos en una de sus preciosas ensenadas, donde Drako da rienda suelta a su recién aprendida natación, hasta que aparece un problema con el que no contábamos. Le tiene pavor a las abejas y avispas y se pone muy nerviosos y se esconde incluso dentro de los armarios. Lo cierto es que nunca habíamos visto tantas juntas, así que daremos pro terminada nuestra estancia en estas aguas.

Os adjunto un vídeo sacado con el Drón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí