sábado

26-05-2018 De Kalymnos a Kos


Vista aérea del puerto Mandraqui. Al fondo la marina
16 millas que hacemos a vela con solo la génova impulsados por viento del norte, bordeando la pequeña isla de Pserimos. Especial atención a la punta norte de la isla donde hay un bajo mal señalizado, poniendo especial atención a no entrar en aguas jurisdicionales de Turquía, La distancia es de poco mas de dos millas y se pasa a menos de media milla de la linea divisoria.
En nuestro viaje a Turquía, vimos una patrullera, deteniendo barcos sobre la linea.

Nos cruzamos con bastantes barcos de pasajeros que hacen la excursión obligada para los visitantes de Kos a la isla de Kalymnos.
Derrota seguida entre Kalymnos y Kos


 Somios afortunados y conseguimos meternos en el puerto que hay en el centro de la ciudad, invadido por las "golondrinas" los charteantes, y muchos barcos privados y pesqueros.

No obstante quedan unas 15 plazas para barcos transeuntes a 35€ día, lo que para Grecia resulta caro. La alternativa, no menos cara, es una marina de nueva construcción y sin terminar desde hace años situada a una milla al este.

Atracados en las murallas del castillo de Neratzia
 El atracar en pleno centro de la ciudad, tiene la ventaja de que nada mas saltar del barco estas en el cogollo y un paseo por los alrededores te da una idea de lo que puedes encontrar.
Se trata de una ciudad que ha sufrido varios terremotos en el siglo XX lo que ha permitido que la nueva ciudad construida esté sembrada de zonas verdes y que hayan aflorado importantes restos arqueológicos, lo cual hace que exista un atractivo a sumar a esta isla, muy de turismo de sol y playa, con preciosas playas de arena ( tan rara en las playas griegas).

"Aportacion" del racionalismo italiano
 Lo cierto es que en cuanto te separas de estos pocos y mal cuidados puntos de interés, es como volver a pisar las calles mas turísticas de un Torremolinos o un Fuengirola, donde todo se transforma en un mercadillo de todo lo imaginable, donde se le ha cambiado el rótulo identificador por el de KOS. Naturalmente por debajo subyace el Made in China en su versión cutre y lamentable. También hemos visto canastillas de fresas de procedencia española, Así que conociendo la red comercial de un buen amigo, ¡Cualquiera se fía de los ajos!

"Guirilandia"
Pensando en tomar una cerveza, nos acercamos a una taberna y nos encontramos que la persona que nos atiende, una joven, nos habla en perfecto castellano. Nacida en España, en concreto en Gerona, y de madre Griega, alterna su trabajo en Creta, en un negocio familiar, con la hostelería en temporada alta, donde gracias a sus conocimientos de idiomas, habla seis y según ella "chamulla" el catalán.

Hecha de menos España, sus vinos, sus comidas, y sobre todo el jamón, así que como el día siguiente es domingo y está todo lo visitable cerrado, la invitamos a venir al barco a tomar el aperitivo.

Todo pinta bién. Nos queda alguna botella de rioja y algo de jamón y lo completamos con una tortilla de patata y algunas cosas mas sacadas de nuestra despensa.

Voy a contar lo que sigue, porque en este blog, a diferencia de otros blogs de nautas, no somos atacados por una descarga de endorfinas que nos rodea de felicidad y edilicia cada vez que salimos al mar. A veces las cosas se tuercen.

Diagnóstico-> Ruina inminente
 Llamemosla Isabel. Nos pide la posibilidad de traer a una amiga muy especial, lo que nosotros aceptamos sin reparos y como quedamos aparecen a la hora prevista.

Isabelo viene vestida con el uniforme de trabajo, solo tiene un par de horas de descanso. Su amiga a mitad de camino entre Skin y Gótica, no habla mas que griego y casi nada de inglés y su educación va pareja con su dominio de los idiomas.

Se pasa los tres cuartos de hora que duró la visita, diciendo que se marea, vámonos, esto es todo una mierda. Intenta liar un cigarrillo y le digo que si quiere fumar que lo haga en el pantalán, que es algo que en nuestro barco no puede hacer. Empieza a revolverse, a lanzar besitos a su pareja.

Isabel está violenta, engulle el jamón, alaba la tortilla e intenta refrenar a su amiga.

Despedirlas es una liberación. En el plato de la amiga, compañera, pareja o lo que sea, queda sin tocar, su baso de vino sin probar.

Nos sentimos dolidos, pues hemos dado lo mejor de nosotros para encontrar un desprecio absoluto por nosotros y lo nuestro.

Aclaro que no hay ningún tipo de prejuicio hacia las formas alternativas sean cuales sean . Tenemos el honor y el orgullo de tener entre nuestras amistades personas de muchas tendencias, sin que se creen puntos de fricción. Es fácil, solo es necesarioque se cumpla el principio de que tu libertad acaba donde empieza la mía.








viernes

25-05-2018 Kalymnos- Esponjas Panes y quesos


Foto aérea del puerto de Klymnos
El grandísimo puerto de Kalymnos está completamente abarrotado de barcos, pero en lo que antes era prácticamente una playa se han construido unos pantalanes sobre pilotes, que es donde se amarran los barcos deportivos en condiciones de agua y luz y un "impuesto revolucionario" que es el pago al oficial del puerto de una cantidad de 10 euros, no reflejada en el recibo, en calidad de ayudas al amarre para un sujeto con pinta de estar totalmente colgado y que mas que una ayuda supone un problema. 

Naturalmente el oficial, se mete los diez euros en el bolsillo y el "propio" no ve, ni verá mas que una pequeña parte de este pago. 20 barcos que cambian cada día ... a 10 euros...durante tres meses....


La "sirenita" de Kalymnos
En la entrada del puerto hay una escultura de una sirena, pero con patas para diferenciarla de la de Copenague.

La caotica Kalymnos desde el mar
La ciudad es un laberinto de callejuelas, estrechas, calles sin salida,sin aceras y cuando las hay son de 20 cm de ancho con bordillos que llegan a una altura de ¡¡¡60 cm!! Las fachadas de las casas esconden en su interior solo las ruinas de lo que quizás alguna vez fueron casas con un cierto nivel.

Es una ciudad que te echa fuera, que no es amable. Las motos circulan a escape libre a toda velocidad, haciendo el paseo imposible si no peligroso. 

No nos hemos sentido bien recibidos en ningún sitio, tienda, museo, iglesia. Estamos muy sorprendidos.

Esponjas de todas formas y colores
 Hay varios grandes almacenes del antiguo negocio de las esponjas, donde a modo de museo se pueden encontrar de todo tipo, incluso las de origen californiano que se deshacen con solo estirarlas un poco. Las de calidad cuestan mucho dinero, aunque no son caras dado el peligro que siempre a supuesto su cacería ( y digo cacería porque la esponja es un animal.)

La falsa moneda
 Y comienza la caza del Guiri y la oferta de esponjas se hace desde embarcaciones amarradas, que jamás han faenado este producto y se ofrecen como tales, "Esponjas vegetales", que curiosamente son el sistema de tener el mayor nido de gérmenes, contra la asepsia de las naturales, que incluso ahora se utilizan como compresas menstruales, una y otra vez con un simple lavado y secado al aire.

La invasión que viene de Turquía
 Por si fuera poco empezamos a ver demasiadas goletas turcas de pasajeros. Barcos de tamaño en torno a los 20 a 25 metros, que raramente suben las velas, cargados de ruidos y que invaden las calas ocupando todo el sitio disponible con sus amarras y fondeos.

Sus patrones y tripulantes, nada tiene que ver con los patrones de los barcos como el nuestro. Jamás te echan una mano. solo les interesa su negocio y que sus clientes consuman el máximo de alcohol, lo que desemboca en voces, cánticos y peleas. No vemos flotillas, pero no se que será peor.

Los quesos de Kalymnos
 En un pequeño supermercado encontramos quesos con denominación de origen Kalymnos que se mencionan en muchas guias. Son quesos de cabra y frescos y verdaderamente sabrosos e interesantes, aunque el de pimienta es solo una concesión a la galería sin demasiado sentido.

Los panes de Kalymnos
 Y encontramos el pan que hasta ahora mas nos ha gustado de la enorme variedad de panes de Grecia.
El pan "primigenio" es como un bizcocho, algo mas denso y con los añadidos de licor (¿Utzo?) anises y sésamo, del que se sacará, mediante una técnica que desconozco, las rodajas endurecidas que se conservan durante meses.

El pan de centeno que fotografío en el centro es una piedra a la que difícilmente se le puede meter el diente. Sin embargo habiamos preparado un "Gazpachuelo" con una escópora y se me ocurrió ponerle unos mendrugos al caldo del plato. Inmediatamente el pan comenzó a adsorber caldo y quedar blando como una galleta, aparte de sabrosísimo.

De una forma casual creo haber descubierto la base de la dieta de los pescadores de esponja, aunque tengo serias dudas de que los griegos sepan darle el mimo a la coción del pescado que le dan por tierras de andalucía.



martes

23 y 24 de Mayo 2018.- Leros-Panteli a Kalymnos


Rodeando el sur de la isla de Leros, llegamos al fondeo de Panteli, donde pasamos todo el día vagueando sin llegar a echar la auxiliar, que descansa sobre la cubierta entre el palo y la trinqueta, al agua.

Fondeo en la rada cercana al puertecito de Panteli
El sitio es muy relajante, con el pueblecito en que tan bien hemos desayunado y comido en nuestra visita por tierra.

La rutina va cambiando y pasamos el día al aire, leemos mucho, escuchamos música y vemos alguna película en la tv.

Panteli con el castillo de Agia Marina al fondo

El agua está aún un poco fría para nuestros gustos (21.5 ºC), así que las aguas limpias sobre las que descansamos aún no van a ser visitadas.

La noche es tranquila pero no se ven estrellas. Desde que salimos este año hemos encontrado pocos, casi ninguno de esos días luminosos de Grecia.

Sobre las 8 de la mañana levantamos el fondeo y nos dirigimos al sur, hacia la isla de Kalymnos

Nisos Kalymnos, Ayos Emborios

Navegamos pegados a la costa y haciendo entradas en los fondeaderos que tenemos marcados en nuestra ruta, algunos muy apetecibles, como el de Emporius, en el norte de la isla.

Kalymnos es muy montañosa y se ha puesto muy de moda como un destino para escaladores y senderistas.

Notamos la influencia turca en que al llegar a los fondeos están llenos de boyas instaladas por los dueños de las tabernas como reclamo para sus potenciales clientes.

Fondeo de Telendas

Frente a la costa Oeste de Kalymnos hay una isla Pequeña, llamada Telendos y con un ferry que desde la ciudad de enfrente, en la costa, Port Mytreas, que traslada a los bañistas y visitantes cada pocos minutos.

Fondeo de Panormos
Por último visitamos el fondeo de Panormos, una ciudad que es la prolongación de Kalymnos, situada en la cara Este de la Isla.

Kalymnos, hasta hace pocas décadas un emporio gracias a la pesca de las esponjas, se ha dejado colonizar por la vecina y turística Kos, quedando hasta el dia de hoy como un destino secundario, una vista de un día desde la isla de Kos. 

Tan solo el florecimiento de los deportes ecológicos del senderismo y afines o la escalada en pared de roca parece que hacen remontar la Isla, gracias al turismo.

Vista Aerea de Telendos

lunes

21-05-2018 Leros, nuetra primera isla del Dodecanaso

Marina Lakki
Por fin y tras 20 días de vagueo por las Cicladas vamos a saltar hacia el Dodecanaso.

 Es nuestra primera visita a esta zona y nuestro plan es llegar a cada isla, encontrar un sitio seguro para el barco, alquilar un vehiculo para desplazarnos, acercarnos a todos los sitios de interes y en especial a los que puedan suponer futuros fondeos en nuestra singladura.

Tenemos que rodear la isla de Amorgos por el norte y vamos con la intención de dirigirnos a Astypalaia, pero el viento, estrañamente del SE estaría en nuestra proa todo el viaje.
Ruta de Amorgós a Leros

Nuestro barco contra el viento y sobre todo contra el mar, hace una medias muy bajas, en torno a los 3 a 3,5 nudos y dando botes. No le gusta ceñir, y menos ir a motor contra la ola, así que cambio de planes y  nos dirigimos hacia el norte. Hacia la Isla de Leros, pasando junto a los islotes desabitados de Kinaro y Levitha. un total de unas 58 millas.

Llegamosm a la marina de Lakki sobre las seis de la tarde y podemos amarrar en el último sitio que queda. Amarre con muerto del puerto con viento de 20 nudos del través y en una esquina. Afortunadamente el motor de proa hace su función y yo no sigo las indicaciones ni del marinero(¿?) ni de los charteristas de todas las nacionalidades, que en variados idiomas piensan estar en posesión de la verdad sobre como reacciona mi barco.

Así y todo nos cuesta trabajo pero conseguimos no tocar a nadie y dejar el barco en su sitio. me parece mentira que despues del paso del tiempo en Grecia, prefiera el sistema de soltar mi propia ancla para atracar.

La marina, atendida muy cordialmente, es cara y me cuesta ponerme serio que me den una factura de mi pago, y no consigo una lista de precios ni de casualidad. Esto se va a repetir en casi todas las islas del Peloponeso como ya contaré ¿la cercanía de Turquía?

Alquilamos un automóvil por 25 euros, que nos traen al día siguiente hasta la puerta del barco, en contrapartida al que ofrece el puerto a 35 euros y que hay que caminar medio kilómetro para recogerlo.

Nos damos una vuelta por esta curiosa ciudad, Lakkion, que totalmente construida en la época del racionalismo italiano presenta un urbanismo de lo mas curioso de calles curvas y ausencia de centro comercial, con lo que el magnífico mercado de frutas y verduras, ( uno de ellos) lo encontramos en una villa aislada y totalmente separada de todo.

Panteli

Nuestra primera parada a poco mas de 6 kilómetros por carretera es Ormos (La bahía de ) Panteli, con un pequeño puerto pesquero pero con bastantes barcos fondeados. El pueblecito, como va a ser casi tónica general, es limpio, sencillo y tranquilo. Solo pequeñas, pero muchas, instalaciones hoteleras y pequeños restaurantes pegados a la playa.

Mini-resort en Panteli

Paramos a desayunar en un minúsculo barecillo y tropezamos con un propietario que ha trabajado en la hostelería en la Costa Brava española y que inmediatamente entiende que lo que queremos es una gran taza de café y leche al 50 %, pan natural tostado, un ajo para frotarlo y aceite para embadurnarlo. No lo hemos vuelto a conseguir. Tratar de pelear contra el concepto griego del café con leche no llega mas allá del capuchino, el pan de molde y el jamón de york y el queso fundido.

Castillo Otomano de Agia Marina

Desde Panteli subimos al castillo bizantino situado en la cumbre de Agia Marina, muy bien conservado y que encierra un par de pequeñas iglesias y una biblioteca cargada de recuerdos medievales. Un guía norteamericano que dice hablar castellano, nos da una explicación a la diferente iconografía de católicos y ortodoxos. Yo sinceramente no consigo sacarle ningún placer a los iconos y me dedico mas a los aspectos arquitectónicos que es lo mio.

Ensenada de Thimori

Subimos hasta Thimori y su gran varadero a pié del aeropuerto donde muchos barcos pasan el invierno fondeados en su extensa rada.

Seguimos vagueando y vagando por las carreteras de la isla , viendo playas aún desiertas, algunas muy bonitas y llegada la hora de comer volvemos a Panteli, a un restaurante que nos llamó la atención y acertamos. Fava ( no tan buena como la de Amorgós) Calamares rellenos de berengenas, Albóndigas de pulpo, y filete de raya marinada.

Hay vida después de las sardelas, los gabros la doradoa y el octopus chamuscados

Excelente.