sábado

04 de julio de 2015 LA BARCA DE CARONTE

El Peloponeso nos tenía guardada una sorpresa que se ha transformado de momento en una de las joyas de este viaje.

Con poca información en los derroteros, contradictoria y anticuada, a menos de cinco millas de nuestra última parada aparece marcado en nuestros planos de Grecia un posible punto a visitar. Las cuevas de Diros, casi en la punta del segundo dedo y con difícil acceso por tierra  y solo en escasas ocasiones accesible por mar.

Pero el día se presenta favorable y decidimos fondear en diez metros de agua y en la que parece la única mancha de arena  de la bahía.


Casi a nivel del mar y con acceso desde un pequeño muelle al que se llega con la auxiliar, se encuentra el yacimiento arqueo-espeleológico mas impresionante que he visitado nunca.

Tan solo se muestra un "pequeño recorrido" de una milla por un rio de aguas dulces de lo que es solo menos del 10 % de lo explorado y donde se encuentran aún sin exponer al público las salas mas espectaculares y todo el yacimiento paleontológico


Está absolutamente prohibido sacar fotografias con Flax. Los móviles no captan nada y solo recurriendo a poner mi camara en 3600 Din ( de ahí el grano) y aprovechando los pocos momento en que la barca no se mueve he podido sacar algunas fotos, malas fotos, de las que comparto algunas con vosotros.


Todo tipo de leyendas envuelven a esta cavidad, desde ser la puerta del reino de Ades, la mítica laguna Estigia, a ser el habitáculo de unas anguilas gigantes que incluso se han tragado barcos enteros.

Unas barca para 8 personas es gobernada por un auténtico gigante de mas de dos metros, con un ojo cubierto con un parche y que porta un remo de poco mas de un metro y con el que se impulsa, no sumergiéndolo en el agua, sino apoyándolo por las paredes de la cueva, mientras va recitando una monodia en griego, contando historias truculentas sobre los sitios que vamos pasando.


No se deja fotografiar. es mas, amenaza con tirarnos las cámaras al agua si ve un flax. Llega a detener la embarcación ante el disparo accidental de un flax de un movil. y dice que si se repite, nos da la vuelta.

Gruñe varias veces cuando ve que mi pantalla de la cámara se activa y Lola dice que varias veces ha intentado que me diera con la cabeza contra una piedra, aunque no me he dado cuenta.


He hecho todo el trayecto como transportado a otro mundo tratando de captar cada detalle, soñando con haber sido el primero en llegar y haber visto esta maravilla antes de ser "adecuada" para las visitas, arrancando estalactitas y muchas estalagmitas, incluso abriendo galerías a base de dinamita, pues se ven los taladros de los barrenos en las paredes.

A Lola se le escapan las lágrimas de emoción. Su alma de espeleóloga se llena de recuerdos y sensaciones.

A mi se me encoge el ánimo pensando que nunca he estado físicamente tan cerca de aquellos que se me han ido de este mundo


Doblamos el segundo cabo y fondeamos en Puerto Kayo y subimos al monte, al faro. Necesitamos compensar con mucho aire libre el aire de esa maravillosa gruta que un moderno Caronte nos ha enseñado.




viernes

25 de junio a 3 de Julio 2015.- METHONI, EL PRIMER DEDO

La costa sur del peloponeso griego es como unos dedos apuntando al sur. Kalamata y Gytheon. son las partes entre dedos y las puntas mas al sur son Acritas, Tainaro y Zocolo.

Luego mas al norte Amilianos y Sonios con Naplios y Salamina como entrantes, pero esto es mas el argosarónico y el Egeo

Desde Zaquintos hemos parado a fondear en Katacolo, en puerto pesquero en Kyparissia, en una marina abandonada en Pylos, en una playa en Gyalova y finalmente en la ensenada de Methoni. Luego hemos fondeado en Coroni, mal como siempre y cruzado a Limeni, bien como siempre


Despacio, sin prisa, paseando y mirándolo todo, comprando dulces en Kyparissia en el pueblo, no en el puerto. Esos pueblos, las "choras", que hacen su vida de espaldas al mar, alejándose de los puertos donde antes solo había piratas y hoy solo turistas, unos les robaban sus pertenencias materiales y estos otros tratan de robarles su identidad, cambiar sus costumbres.

Hoy, cuando escribo esta entrada del blog, ha pasado de todo o no ha pasado nada. Referéndum, corralito , el Si y el No van diluyéndose en el curso de la vida diaria.


Pero los dias pasados han sido raros, amargos y tristes. No ha habido desabastecimiento de ningún tipo, como decía la prensa. Tampoco había grandes colas en los bancos. Ni gritos en la calle, ni lamentos. y en la radio  ni  Saetas ni Peteneras.


En nuestros paseos nos cruzábamos con griegos de todo tipo, serios pero siempre amigables y una pregunta siempre flotando en el ambiente ¿Que está pasando?


Deuda, producto interior bruto, deficit comercial, son palabras que no entienden. Solo saben que han necesitado mas de 1500 dracmas para comprar un euro y que todo se ha encarecido con el cambio de moneda  Que un café costaba 100 dracmas y que ahora cuesta un euro.


Que un grupo de personas,tras unas siglas, les prometió el cambio, que cuando Europa apretaba sus exigencias de devolución de lo prestado y que a ellos no ha llegado en forma tangible. ese grupo les pidió que mantuvieran su orgullo  y que demostraran al mundo que Grecia no se rendía. Siguieron a sus líderes sacaron el pecho y durante unos días se sintieron alguien importante


Y fueron castigados como niños chicos por su atrevimiento y sus líderes tuvieron que aceptar una rendición, que no saben a donde les lleva. Lideres a los que se les ha caído la máscara y en los que ya nadie cree.

El corralito de sesenta euros, va por los cincuenta. Dicen que por falta de moneda fraccionaria.
"

Y salta el sentido del humor. Del humor negro. 

-"Pues a mi lo de los cincuenta euros que dice la tv me ha venido de muerte. He encontrado un banco que sigue dando sesenta, así que le doy cincuenta a mi mujer y me quedan diez para mis cosas"-

Hay pocos barcos. Solo en Methana coincidimos los que vamos al Este con los que van al Oeste. El agua aún está fria este año. Así que paseamos, hacemos la compra y vemos cine, también las noticias del telediario.

Todos llevamos el Gasoil a tope, por si sube el IVA o como diría el castizo, "por si hay que salir de naja"


Por segunda vez no podemos bajar a tierra en Koroni. Por la noche gira el viento y te quedas atravesado a la ola y dando botes y viendo como el mar bate contra el muelle y hace imposible el desembarco. es una lástima por que el pueblo tiene muy buena pinta tengo un apunte de que aquí se hace uno de los mejores panes del mediterráneo.

Por último, saltándonos Kalamata y su Marina, nos vamos a un pequeño muelle que hay al fondo de la ensenada de Limeni, en el segundo dedo.

El sitio tiene muy buenos recuerdos para nosotros. En la taberna, la única que hay, comimos la única langosta viva en un anterior viaje. Y tratamos de repetir la jugada.

Sigue teniendo la barca llena de marisco y langostas, pocas pero vivas. Negocio con el dueño, que no deja de despotricar contra Europa y los Alemanes, la pieza, el precio y la forma de cocción, que son capaces de achicharrarla en una plancha. Queda reservada para la noche

Nos vamos a dar un baño a la playa y a la vuelta paramos a tomar un par de Mithos muy frías. Le pido un par de platos de aperitivos fríos para acompañar la cerveza.

Llegan varios grupos de Griegos, y el dueño de la taberna sigue con su perorata y se va calentando. En su diatriba empieza a incluirnos como parte de sus alegaciones. España y Españoles suena mucho. Algunos comensales nos hacen gestos de impotencia, como pidiendo disculpas

Aparecen las comandas de otras mesas, pero no las nuestras, las reclamo varias veces y pasan no menos de 35 minutos sin que vengan las tapas.

No es mi estilo dar el cante, pero me levanto y le pido la cuenta al camarero. El camarero sale corriendo  a la cocina y vuelve con la ensalada que he pedido y me pide que me siente a comerla. Le digo que se la pago pero que no quiero comer nada en esa casa.

El dueño viene hacia mi a decir algo. Pero se da la vuelta al verme la cara

Uno de los comensales, se levanta y en un italo-español me pide disculpas  ¡¡en nombre del pueblo griego!!


Por la tarde llega un barco Italiano con tres parejas que se van a cenar a la taberna. Regresan en menos de una hora.

Hasta el día de hoy es la única vez en que he notado agresividad e inquina por parte de nadie.

Es mas, la bandera española inspira en todo caso una complicidad pues piensan que somos sus compañeros de viaje. Les han vendido que Podemos gobierna en España y España es su aliado.

Y me da que se equivocan, que de todas aquellas canciones e himnos de nuestra juventud solo queda aquella pegadiza de "Toma chocolate, Paga lo que debes"