sábado

26 Julio 2014 .- Parathyra cerca de Varko


      Han pasado los días y nos acercamos al final del mes de Julio e intuimos un Agosto muy de aglomeraciones en todos lados. Se va notando que va a ser un mes muy cargado de embarcaciones. 

      Además hay otro factor que gravita sobre nosotros y es que a causa de los continuos percances hemos tenido que trastocar nuestros planes y no nos seduce quedarnos por estas aguas y además nuestros amigos están todos por el área del Argo Sarónico, que es donde suele incorporarse alguna tripulación con nosotros.

      Pero esta ayuda que nos vendría muy bien este año en que llevamos gastados en averías casi la totalidad de nuestros fondos, a la espera de las respuestas de la compañía de seguros, no ha sido planificado y los pocos interesados, dos o tres, ha habido que anular su viaje por lo antes expuesto.

      Es como si quisiéramos hacer borrón y cuenta nueva y el año que viene será otra historia.

     Decidimos volver hacia España poco a poco.


      Volvemos a Varko, en el continente, Un sitio que hemos conocido este verano y que nos gustó sobremanera, pero cuando llegamos está lleno de embarcaciones italianas y varias canoas a motor, así que nos refugiamos en una especie de fiordo que hay cerca , hacia el Oeste del que no conocemos el nombre.

      Cerrado por la punta de Parathyra tiene la entrada obstruida por una granja piscifactoría, pero al fondo hay una playa y se puede fondear lo suficientemente alejado como para que la instalación no sea molesta.

       No nos suele gustar fondear en ensenadas en las que hay piscifactorías .Huelen mal, enturbian el agua y las excreciones de los pescados dejan los fondos inundados de "fango"


      Pero alguna se salva, como esta donde los vientos alejan olores y limos y cerca de la playa las aguas están limpias .

      Por fin podemos sacar del congelador los pinchos que compramos en Mityka hace unos días y sacar la barbacoa y hacer los honores al mas conocido vino de Grecia, el Retsina, que toma su nombre de ese sabor añadido de resina de pino, y que es una mala copia del aroma que deberían tener los vinos conservados en ánforas de la antigüedad y a los que se sellaba la cerámica con "pez", que no era otra cosa que resina de pino de Alepo.


viernes

25-julio-2014.- El puerto de Basiliki

       Seguimos con nuestro vaguear por las aguas del Jónico, que es sin duda la zona de Grecia por la que nos decantaríamos si fuera necesaria una elección.

      Y alternando los sitios conocidos por los desconocidos le ha tocado el turno a la bahía de Basiliki.

      Situada a unas 15 millas de distancia de Abeliki en Meganisi es un tramo para hacer a vela en una larga ceñida contra los vientos predominantes del Oeste, en un mar poco alborotado y vientos de menos de 20 nudos.

      Hay bastantes barcos navegando y se nota la cercanía de Agosto pero nuestro incipiente conocimiento de la zona después de estos años nos hace ir a ser posible en contra de lo que es normal para Charteristas y/o las temibles flotillas, Así que vamos a la contra de casi todos los barcos.


      Al entrar en la ensenada de Basiliki nos acercamos a algunas playas, que están abarrotadas de gente, sin que nos quede muy claro el sistema de acceso a las mismas, por lo que puede que haya que tener en cuenta a un tercer incordio que son las "golondrinas" que cuando menos te lo esperas sueltan su carga de pasajeros en lo que tu esperabas fuera un sitio tranquilo y casi privado. Así y todo hay sitio pare ellos y para nosotros, para sus gustos y para los nuestros, que son muy distantes de escuchar música disco a volúmenes muy por encima de lo que es aconsejable para llegar con el oido sano a edades mas avanzadas.


      Nuestra suposición se hace realidad y conseguimos atracar en el pequeño muelle,aunque la cadena ha de llegar casi hasta el muelle que se ve en la foto hacia la derecha, unos cuarenta metros,

      Puede que no sea necesario tanta cadena en un sitio donde la profundidad no pasa de cuatro metros, pero la experiencia nos dice que hay que contar con que algún vecino te enganche el fondeo y pierdas tus buenos 10 metros al volver a hacer firme.

  
Poco a poco el puerto se llena y hay varios barcos que se quedan tranquilamente fondeados en el antepuerto, pero ¡¡ATENCION!! hay muy poco fondo en las cercanías de la bocana y vemos como sufre un barco que ha tocado fondo en esa zona, intentando sacar el barco a fuerza bruta de motor y remolcado por una pequeña embarcación de motor. Tan solo cuando escoran el barco tirando de una driza pueden zafarse.


      Estamos en un centro de turismo de sol y playa y es que es una de las pocas zonas de Grecia en la que hay una playa "mayoritariamente" de arena. Así que el paisaje puede ser de la playa junto a nuestra casa en la Costa del Sol.


Una vuelta por el pueblo, abarrotado de bares y tiendas de recuerdos baratos no da demasiado de sí. Es un pueblo pequeño y con un tratamiento demasiado para lo que coloquialmente llamamos "Guiris" y puede que se lo dejemos en el futuro a "Charteristas" y "Flotilleros". 

jueves

24 julio 2014 Un Paseo desde Abelique


      De nuevo volvemos a Abelique en Meganissi con un tiempo atmosférico muy en consonancia con nuestro ánimo, Gris, frio, lluvioso.

      En un acto reflejo del mas puro masoquismo volvemos a las cercanías del islote que ha estado a punto de acabar con nuestros sueños de siempre y nuestros planes de futuro.

      Necesitamos caminar, pensar y asumir nuestro accidente, sopesar los fallos en la navegación que nos empotraron contra la roca y los reflejos que nos han permitido salvar el barco. Es algo que nunca mas debería de ocurrir y si ocurre debe estar protocolarizado para salvar lo máximo.


      Lo que si se va asentando en nuestra alma es la firme decisión de continuar con nuestros viajes en el futuro asumiendo que solamente no tienen contratiempos los que limitan su contacto con el mar a esporádicas salidas al rededor del puerto de base, fase de esta afición que ya hemos superado hace muchos años.

      la costa norte de la isla de Maganissi está formada por una serie de profundas bahias que son lugar de fondeo de gran cantidad de embarcaciones y que en laa temporada de verano ofrecen una buena protección a casi todos los vientos.

      Las diferentes calas están conectadas por carreteras locales y una red de atajos y vericuetos que apenas presentan pendientes y son muy cómodas de pasear, así que saltamos a tierra  con la auxiliar y seguimos los caminos hasta llegar a una de las bahías desde la que podemos ver el islote de marras


      Hay todo tipo de barcos fondeados y amrrados a tierra por popa, un sistema muy utilizado en Grecia y son embarcaciones que en su mayoría no son de Charter.

      ¿Que como sé que no son charters? Muy sencillo. Hay un "aspecto" en general de los barcos que denotan esta pertenencia al mundo de los Trasumantes, Oceanautas, Transmundistas y otras decenas de nombres con los que se trata de encadsillar a los que vivimos largas temporadas en el barco.

      Paneles solares, generadores eólicos , pescantes, gruas, trinquetas... Ropa tendida, bicicletas en cubierta, Que se suma a un cierto olor a barbacoa al caer la tarde. Pero sobre todo se nota en que las tripulaciones de estos barcos suelen estar formadas por parejas de edad madura y raramente acompañados de mas personas.

      
      La visión del entorno, De un lugar que parece inventado para llegar, aunque no sea mas que un sitio para descansar en la busqueda de nuestro particular e interno Itaka y este razonamiento de que son parejas que en muchos casos superan nuestra edad cronológica, nos afirman en la idea de seguir adelante desde mañana mismo.

      Esta noche, cuando volvemos a nuestra cala, al meternos en la cama, pedazos de poesías que hablan de caminos hechos al caminar o músicas cuyas letras  nos inducen a sacar enseñanza de las piedras con las que tropezamos, Y esta ha sido todo un curso de Universidad.

      Con una sonrisa tanto en la cara como en el alma duermo por primera vez en dias sin sobresaltos,


martes

22-julio 2014 Dias de Resaca

Nos resulto difícil hacernos a la mar,

El trance de estar a punto de perder el barco es algo para lo que nunca nos habíamos preparado psíquicamente.


Nos invade una gran tristeza y un fuerte desconcierto y no sabemos para donde ir, pero hay que sobreponerse y seguir adelante.

Habrá que hacer un balance y sacar las consecuencias de todo lo pasado y hacer una profunda reflexión sobre muchas cosas. Desde si tenemos el barco adecuado a si somos la tripulación adecuada para el barco que tenemos.

La eficiencia de la oficina del varadero es típica de Grecia y conseguir unas facturas que tengan todos los datos de Iva y Números fiscales es complicado. El dueño del varadero nos dice que María se ha ido a regar unas plantas de no se que casa y que es la única que sabe manejar el ordenador y nos pide "Vuelvan Mañana" y se carga de un plumazo toda la diligencia de Takis con la reparación.

Pero nos viene bien salir de allí y volver a un rincón conocido en la cercana Meganissi en nuestra ya habitual Abelike, a unas pocas millas.

El piloto hace unos extraños en algún momento y nos da una pista de que pudo motivar el embarrancamiento. Naturalmente no nos fiaos ni de nosotros mismos.


Al día siguiente volvemos a Vlicho al fondo de la bahía de Nidri. El día es oscuro y vuelan nubes de tormenta, nuestras facturas no están pero María promete ( y lo cumple) enviarlas por correo electrónico.

Saco algunas fotos para el recuerdo y no consigo dar con ningún motivo alegre ni luminoso.


Volvemos a Abelike que se ha transformado en nuestro centro de operaciones de este verano