viernes

11 julio 2014.- PUERTO LEONE EN KALAMOS.-

 Haciendo una excepción voy a publicar una fotografía mía en el Blog y es por que hoy es el día en que cumplo el último año de la larga serie de los sesenta.

Un número que que está en boca de todos, lo confiesen o no.


      Mirando atrás aún me queda mucho por hacer, pues nunca he pegado a un niño, ni quemado un libro, ni talado un árbol. El balance me sale positivo a pesar de todos los pesares, pues el saco de cosas, que si tubiera la oportunidad, serían de otra manera es grande y pesado.


      Pero las cosas bellas, dichosas, son las mas. El paso del tiempo no me hace olvidar lo bueno y pone lo malo en su justo sitio, que nunca es tan malo como cuando sucede.

      Por delante aún queda otra vida. Mantengo la esperanza de que mi profesión vulva a su cauce y seguir trabajando, ( con el plan secreto de batir el récord de Oscar Niemeyer, que murió trabajando con 103 años) y me mantengo actualizado y al día.


 
  Y navegar cada año. Cada vez con mas limitaciones que debo de asumir y prever, pero solo una catástrofe me separará de este mundo que amo y me apasiona cada día.  Y navegar cada año. Cada vez con mas limitaciones que debo de asumir y prever, pero solo una catástrofe me separará de este mundo que amo y me apasiona cada día.

        Hemos escogido este rincón para pasar el día por lo tranquilo y romántico del sitio. Una ensenada donde quedan los restos de un pueblo que destruyó un terremoto y donde los habitantes, todos a una , decidieron abandonarlo y buscar otro asentamiento. Pero que cada año vuelven a cuidar y adecentar las tumbas de sus mayores y que mantienen en funcionamiento la iglesia ortodoxa que preside el pueblo (malas lenguas dicen que así se quitaban de encima al "pope").




Para la celebración hemos vuelto al bacalao al pill-pill y hemos dado cuenta de las últimas angulas de nuestra reserva. A la receta ya publicada de como lo hacíamos al vapor le hemos dado una vuelta de tuerca que mejora la cocción y facilita la elaboración de la salsa.
Ponemos el bacalao sumergido en aceite dentro de una cazuela con agua y lo calentamos (el baño maría de toda la vida, que ahora se llama cocción a baja temperatura) El bacalao va desprendiendo unas perlas de gelatina y el agua sobrante que se quedan en el fondo del recipiente.Ajos fritos muy, muy despacio que trituraremos con la batidora y a lo que añadiremos el fondo de la gelatina y el agua. Emulsión garantizada.


Ajos fritos muy, muy despacio que trituraremos con la batidora y a lo que añadiremos el fondo de la gelatina y el agua. Emulsión garantizada.

Ser felices


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí