lunes

29-04-2013.- Benalmádena Roquetas


¿Cuantas veces hemos hecho este recorrido? Hemos perdido la cuenta.

La primera vez para mi fué en la primera regata de Alborán, como tripulante de un dufour 31 al mando de Francisco Ojeda. En esa regata se hacía una parada a hacer noche en Motril y se llegaba a Almerimar, por entonces un puerto recién terminado y absolutamente vacio.

El viento subió ese dia a 20 nudos y aún recuerdo la congoja que me entró cuando Ojeda nos despierta y nos dice "Hay que tomar un rizo". Hoy hemos tenido que superar los 38,9 nudos por la popa, pero esa historia a su tiempo.

Tras de esperar todo el domingo a que calmara un fuerte poniente, salimos con las primeras luces del día, sin apenas viento y sí mucha mar de fondo. Nubes altas en un 50% del cielo y un sol naranja en el horizonte parecen augurar un buen día de comienzo de nuestras vacaciones.
 Puertos y fondeos conocidos, hoy prohibidos la mayoría de estos últimos,van pasando por nuestro babor, Málaga, El Candado, Caleta de Velez, Marina del Este, Motril, Adra y Almerimar entre los priemeros y los fondeaderos de La Herradura, Calahonda, Castell de Ferro...
 Y el cabo de Sacratif, que es como un parentesis que separa dos costas y dos conformaciones de mar muy particulares y diferentes.
Hemos navegado con vientos de proa (Levantes de 12 nudos) a pesar de la previsión de poniente y ahora por fin se establece el poniente que nos impulsa a una buena velocidad al cruzar el cabo
 Frente a Calahonda aparece a nuestra espalda una mancha negra, muy negra en el cielo y las típicas cortinas de agua desde la nubes hasta la superficie del mar y cruzadas por algunos relámpagos. El chubasco se acerca a nosotros a una velocidad fuera de lo normal y en escasos dos minutos estamos metidos en un revoltijo de olas de mas de tres metros, agua de lluvia que golpea como balines y rociones de las salpicaduras al estrellarse las olas contra el casco de nuestra embarcación.
Casi no hay visibilidad y el viento sube hasta los 38 nudos aparentes por la popa, hasta que una orzada formidable nos hace meter la botavara en el agua y una ola entra por el hueco de la popa e inunda la bañera.

Nos lleva un buen rato recoger trapo, pues nos ha cogido con todo fuera. En un determinado momento una de las orzadas, me coge mal apoyado y salgo despedido hasta que noto el tirón del arnés que va cogido a la linea de vida que discurre por el suelo de la bañera. Afortunadamente estaba atado pues podía haber salido disparado fuera del barco.

Con el equivalente a dos rizos y mas del 50 % de la génova recogido puedo hacerme a duras penas con el control del barco.

¡¡¡Menudo estreno del WinchRite!! pero ha sido de una gran ayuda a pesar de mis reticencias.Contaré mjis opiniones pero merece una entrada independiente, así que queda pendiente

Al final con motor y solo el génova seguimos hacia nuestro destino, El Club náutico de Roquetas, donde nos esperan algunos de los restos de aquella comunidad en la que tenemos tantos amigos y que nos encontramos  desplazandose a Aguadulce por algún motivo que desconocemos.

El martes lo pasamos paseando por Almería sumergidos en la cultura de las "tapas". Hay un desconcierto en las previsiones de meteorología y no queremos darnos ninguna paliza innecesaria.

3 comentarios:

  1. Hola, os sigo desde hace un tiempo a pesar de no haberos escrito aún ningún comentario. Leyendo este último artículo he quedado convencido de algo que llevo dándole vueltas últimamente. Creo que voy a instalar una pequeña cámara de vídeo, de esas tipo GoPro, para poder grabar algunas escenas de interés que me sucedan en mi embarcación,me refiero a que hubiera estado bien poder ver ese chubasco que os pilló. Llevo menos de dos años navegando a vela, vaya, que soy un novato con todas las letras, y me encanta leer a gente experimentada como vosotros. Mi velero no tiene nada que ver con el vuestro, es un modesto 20 pies y de momento no puedo aspirar a grandes aventuras, pero lo dicho, al menos leyendo a gente como vosotros uno puede soñar...
    Un saludo, Fernando.

    ResponderEliminar
  2. ¡Yo ya casi me mareo,
    leyendo e imaginando el meneo!
    La última ves
    agarraste a don Ramón,
    que iba de mascarón
    a su aire y sin arnés...

    Buen rumbo y buenos vientos, pero no tantos!

    Muchos besos.
    ramiro

    ResponderEliminar
  3. A nosotros nos pasó lo mismo el sábado anterior, veníamos de una regata ciñendo con viento de 10 nudos, calma el viento y en 3 minutos 39 nudos de popa. Eolo está muy caprichoso últimamente.

    Te sigo con mucho interés desde hace tiempo, sobre todo desde que me enteré que tenemos el mismo barco.

    Espero que el viento te sea propicio y podamos conocernos, personalmente en la KDD de Cartagena

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí