sábado

07-07-2012 De Mallorca a Menorca

Por la mañana muy temprano, casi antes de que salga el sol, ya me he levantado y comenzado la rutina de dejar el fondeo.

Dejo a Lola durmiendo la mañana. No hace falta su ayuda y la gusta estar durmiendo hasta las nueve o las diez y se la gana cada día de trabajo, en que sin ninguna queja se levanta incluso antes de las 6 en invierno, deja toda la casa recogida y se hace doscientos kilómetros para ir a visitar a algún cliente. Ahora estamos de vacaciones y a mi me gusta madrugar. Con aficiones tan dispares en cuanto a horarios lo que es casi milagroso es que hayamos coincidido en algún sitio para conocernos.

Recoger las luces de led de jardinería que coloco cada noche en el barco (dos en proa, dos en el centro, a la altura del palo y dos el los pescantes de popa. Son muy baratas, creo que me costaron sobre 10 euros en Leroy Merlín. A final de temporada se habrán perdido o estropeado, pero así es muy sencillo reconocer mi barco entre muchos en el fondeo, lo cual cuando no hay luna y si ha habido un borneo general puede resultar difícil.
 Una revisión de que nada esté suelto en el interior, ver estado de baterias y quitar el cabo de tensión de la cadena (¿Como se llamará este cabo que se usa para que no trabaje el cabrestante?) y arriba los 25 metros que hemos soltado en 5 metros de fondo de arena recubriendo una laja. No es un buen sitio si hay mucho viento.

Hoy vamos a hacer un salto grande que teníamos previsto en dos días en uno solo, pues hay previsiones de cambio de viento al norte y entrada de lluvia posiblemente sobre Menorca.

La travesía es muy placentera, con vientos de descuartelar que hacen navegar al barco con algo de escora y bastante rápido. Los tiempos están programados para que entre las dos y las tres de la tarde nos pille cerca de Ciudadela, para permitir ver los entrenamientos de Fórmula I, ya que sabemos que una vez que entremos en la zona de los acantilados del norte perderemos la señal.

Como premio el primer puesto de salida para mi paisano Fernando Alonso.

El único incidente de mención es que cuando navegamos casi en el centro del canal de Menorca, Lola me avisa de que una zodiac lleva varios atunes enganchados . Efectivamente se ven los saltos  cerca de la zodiac, casi parada en medio del mar. Nos acercamos a ver el espectáculo de la lucha y captura, cuando vemos que se trata de cuatro nadadores que están cruzando, o al menos intentándolo, el canal entre Menorca y Mallorca
Llegamos a Algaiarens y nos quedamos impresionados de la cantidad de barcos que hay fondeados. Fin de semana y el mar como un plato propicia este fondeo, en el que hay la fama de que si te aproximas a la playa con el auxiliar, te esperan los policías municipales del pueblo a ponerte una sanción. Parece muy exagerado pero por si las moscas no nos acercamos y es lo mismo que deben de pensar todos los demás, pues no hay ni un solo auxiliar en la playa.
Aquí hace al menos 12 años comencé mi colección de fotografías de lo que yo llamo "casas del agua", casas que están construidas casi en contacto directo con el agua. Esta en concreto protege un manantial de agua dulce según dicen algunos derroteros. Nosotros hemos conocido a una familia que lo utiliza como casa de verano y que se encarga de mantenerla impecable.

1 comentario:

  1. Efectivamente, junto a esa casita, hay una especie de poza de agua muy clara en la que se ven salir las burbujas del manantial.

    Un saludo y buena travesía,

    LordNelson

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí