jueves

05-07-2012 ¿Quien la tiene mas pequeña?

Puede que esta sea la mas pequeña travesía que hemos realizado nunca.
Tras una nueva plácida paseada por Palma y de ver como está el patio nacional en la TV, hemos salido a dar una vuelta por la parte mas pintoresca de Puerto Colom, que nos recibe con una esplendida luna llena que invita a soñar. Pero el sueño único que viene es el de que algún día los políticos y su mano ejecutora, la burocracia administrativa, decidan abordar los problemas de una forma realista , transparente y científica.

¿Y por que esta fijación onírica? Pues porque el bucólico espectáculo es atacado de forma muy concreta por el olor a combustibles derramado en la superficie del agua y los restos de basura que pupulan entre las blancas embarcaciones atracadas.
 Tras hacer los pagos del atraque y las últimas compras nos vamos a las calas a fondear y bañarnos, con la intención de hacer una comprobación de las posibilidades de esta modalidad para pasar la noche. y el primer lugar lo encontramos casi a la salida del puerto en una cala llamada "Cala Marçal"

Aguas transparentes, una playa de arena finísima al fondo y fondo libre de Posidonia, lo que permite arrojar la cadena con cierta facilidad, bloqueada por las pequeñas embarcaciones que han llegado antes que nosotros. Nuestro barco es engalanado como suele ser habitual, ya que no tenemos nada que ocultar y podemos airear los trapos sucios.

 Lola hace sus ejercicios de rehabilitación en la forma en que nos ha enseñado el rehabilitador y causa risas a los vecinos el ver a una persona viajando en un barco que para nadar necesita un flotador  a la espalda e ir a caballo de un  rulo. Aunque ya sabéis el caso que hacemos de lo que piensen los demás de nosotros. Ya sabeis, lo de los perros verdes y los cocodrilos colorados....
En la vuelta de inspección al fondeo y a deleitarme con mi nueva RODNA clavada totalmente en la arena, veo que hacia los laterales de la cala hay unas zonas de rocas contra las cuales podríamos pegar en caso de borneo del barco. Aprovecho que se han marchado los pequeños "llaudes" y levanto el fondeo para ponerme mas en el centro de la cala, momento que es aprovechado por un Supermaramú 2000, de bandera holandesa para colarse y soltar su ancla sin importarle un salado rábano mi maniobra ni mi derecho de llegada.

Queda sitio suficiente para nosotros un poco mas cerca de tierra, pero para nadie mas. A partir de las seis de la tarde hay que tener el sitio cogido o te arriesgas a tener que ir a las boyas y pasar por contaduría.

Esta circunstancia de la poca capacidad de las calas y la negativa de la gente a atracar con cabos a tierra, hacen que la capacidad de fondeo de esta zona de las islas esté muy limitada, como veremos mañana

1 comentario:

  1. Alberto, sigue disfrutando de tu viaje, un fuerte abrazo amigo . Y un beso para tu Lola.

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí