martes

20-06-2011 DE FISIKARDO A ITACA


La travesía entre banderas nos ha llevado a Fisikardo, parada obligada de todos los charteristas y navegantes de estas aguas. A pesar de que aún no es verano oficialmente se empieza a ver el cartel de no hay billetes a la hora de atracar y por tanto el momento del uso de la imaginación.
Por descontado que lo que mas tememos en estos puertos son los líos de cadenas y se suele tener un cuidado exquisito en no superponerlas. Es norma general menos en este puerto, donde la geometría juega una mala pasada de que existe un muelle que tiene un rincón a casi 120 grados.

Así que cuando llega un barco suelta su cadena, da marcha atrás unos treinta o cuarenta metros y se amarra por popa al muelle. Así es cada día y se le llega a coger el truco.
Lo anormal es cuando el barco siguiente atraca en el otro lado del muelle y cruza olímpicamente su cadena sobre la nuestra.
No termina ahí la cosa. Llega un "camión de mudanzas" y suelta su cadena sobre las de los demás y luego otro barco mas y.... hasta un total de seis cadenas tenía yo sobre la mía.
 Al día siguiente si todos los barcos salen en orden inverso al que han llegado y recogen su cadena ¡¡sin arrastrarla!! por le fondo, todos salimos indemnes de la operación milagrosamente.

Mientras tanto que salen los barcos (no antes de las 10 de la mañana) es un buen momento para hacer unas fotos de este pueblecito, muy cuidado y maquillado para la fotogenia.
Amarillos sobre rosas.....

....amarillos sobre azules....
...rojos sobre malvas... 

...malvas sobre pistachos...
 ... el añil griego amalgamandolo todo.
 Seguimos nuestra ruta y hacemos incursiones en varias calas de la zona hasta que encontramos una de aguas transparentes para nosotros solos ya en la costa de la isla de Itaca, donde paramos a comer, dormir la siesta y darnos unos buenos baños ya que la temperatura del agua a subido bastante.

Resbalando por la costa este de Itaca hay varios pequeños puertecitos, pero si miráis la fotografía, estamos en el mundo charter que está cambiando el panorama de los cruceros. De tres o mas en fondo en los atraques abarloados al muelle y a al griega manera, con la proa  encajada entre la proa de otros dos veleros.

No quiero ni pensar lo que será el jónico durante julio y agosto. Desde luego algo muy alejado de mi ideal de navegar y vivir en el barco. Desde luego muy alejado de los folletos turísticos y los cuentos chinos de la propaganda de los profesionales.


1 comentario:

  1. ¡Qué guapo! "Éna paráziro anigtó stín liakáda", Una ventana abierta a la luz del sol, recita Rítsos su poema del Kapmisméno tzoukáli, Olla ahumada,(la del rancho),escrito en la prisión exilio de Kondopoúli, en Limnos, en un disco del compositor Jrístos Leontís donde Nikos Xyloúris canta los mismos versos, Avtí pu periménun, Los que esperan. Yásas!

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí