viernes

17-06-2011 Parga a Levkas

 La preocupación apenas me deja dormir y con la salida del sol levantamos el fondeo y salimos en dirección a Lefkas a toda pastilla y en rumbo directo, sorteando los pequeños barcos pesqueros y sus aparejos, que ellos se encargan de señalar con sus botes, ya que nadie deja un aparejo sin controlar por esta zona.

Hay que hacer treinta millas y pasar un puente levadizo que se mueve cada hora exacta. Es sábado y las tiendas y talleres es posible que estén cerrados por la tarde,

Afortunadamente la hélice principal del barco, la que sustituye a la "maldita gorit" es una maravilla y nos lleva en este mar como un espejo a una media de ocho nudos a menos de 2000 vueltas y sin ningún esfuerzo. Al final del viaje probaré a poner el motor a pleno régimen.

De momento esta velocidad nos hace llegar con un margen de diez minutos al inicio del canal, dejando detrás la zona de Preveza donde quería ver los precios para dejar el barco sobre todo en Marina Cleopatra, al parecer muy barato.

La entrada del canal está oculta detrás de una lengua de tierra y solo si te fías mucho del ploter o si ves los palos de otro barco te arrimas tanto a tierra. El fondo no baja de tres metros

 Se trata al parecer de un foso de un castillo que cuidaba el istmo de unión de esta península, hasta que lo hicieron mas amplio y convirtieron Lefkas en lo que es hoy, una isla
 Como siempre la sensación de que está toda Europa en Grecia es constante doce barcos en una dirección y otros tantos en la otra para cruzar a las 10 de la mañana
 El puente es una pontona flotante de poca longitud, pero suficiente para el paso de nuestros veleros hasta la  ensebada donde se sitúa el puerto comercial de Lefkas (Gratuito y con bastantes sitios) y la marina de Lefkas (Carísima y llena a rebosar)
 Y como eramos pocos, parió la abuela. Al hacer la maniobra de fondeo para soltar la cadena, una mala coordinación nos hace enganchar la cadena de otro barco y perdemos un tiempo precioso en soltarla.

Creo que ya comenté el procedimiento. Se levanta hasta la superficie la cadena "enemiga" que viene enganchada en el ancla, se sujeta con un cabo al barco y se suelta cadena "amiga" hasta que se desengancha por debajo, Se  suelta la cadena enemiga y se pone cara de circunstancias al atracar junto al barco al que has hecho perder su fondeo. Hay mas técnicas pero esta hay que saberla hacer muy, muy rápido desde la auxiliar o desde la proa.

Para evitar que te dejen sin fondeo se suele poner mas cadena de la cuenta y así poder tirar con el molinete para engancharla de nuevo en el fondo si te la levantan.
En Lefkas hay de todo tipo de suministros náuticos, velerías, toldos, etc y me dirigen a un taller especializado en Mércury. Mi motor de la auxiliar es un  9.9 cv 2T con mas años que matusalén pero que funciona siempre a las mil maravillas y al que cuido como las niñas de mis ojos. Así que voy muy poco convencido de encontrar nada original y pensando en las mil y un maneras de hacer una chapuza o encontrar una hélice de desguace, con el agrabante de que el tipo de hélice es de las de eje ranurado y "sinembloq" de caucho.

Una paliza de caminar casi tres kilómetros me lleva al taller, donde después de rebuscar no encuentran nada, y me orientan a una tienda de repuestos a ver si hay suerte.

Y la hay. Es la tienda oficial de Mercury y tiene hélices de todo tipo de los fuera borda y por unos pocos Euros (40, incluido el 23% de IVA) y vuelta a hacer los tres kilómetros a las dos de la tarde el primer día de calor de todo el viaje ¡¡ No te Jode!!.

¿¿Todo resuelto??  No, hay que hacer habituallamiento de fruta y verdura y las fruterías del centro están cerradas o desabastecidas, y lo mejor es ir hasta el "Carrefour" tirando de carretilla. ¿Y sabéis donde está el Carrefour en Lefkas? Al lado del taller de Mercury donde estuve por la mañana.

Le hago jurar a Lola sobre mis pies llenos de llagas, que el año que viene se tiene que defender ella sola en Inglés o en Griego o tiro las doce cajas de viagra por la borda.

4 comentarios:

  1. ¡Meeenoooss...lobooosss, Caperuciiitooo!¡Que la vinagra nun ye pa les llagues de los pies, ye pa otres, y pa la lechuga!
    Andái con dios!
    Rhómiros.

    ResponderEliminar
  2. Nikos Xyloúris ítan mia forá, había una vez...Si Andónis es el intérprete de los dioses ctónicos, infernales, subterráneos, cavernícolas, anteriores al panteón olímpico se Feus&Co., su hermano Nikos lo era de un dios solar y aéreo, de las alturas del Psilorítis. Su voz tiene todo el temblor y la pasión del amor varonil, a veces apta para el canto guerrero o religioso, a capella, otras para la cercanía y el calor de un aedo, un juglar, pero siempre luminosa, apolínea, vibrante, emocionada, `tomada´, sin falsos afeites teatrales, incluso interpretando a los grandes poetas griegos modernos, Solómos, Seféris, Rítsos, Gátsos...,donde es más fácil y peligroso el desliz. Agún día tocará éso, la contención de los poetas griegos recitando sus propios versos. Junto a Markópoulos y Xarjákos, fue una de las figuras del renacer de la música de autor griega en tiempos de los cogoneles. Liráki desde niño recorrió sin olvidarlo el camino de la tradición, antes de convertirse en uno de los cantantes más populares y queridos de la Grecia del S.XX, y de morir joven -43- y subir a los altares laicos como Ágios(San)Níkos Xyloúris. Si el catártico Andónis tiene duende, el brillante Nikos ángel, el uno se vale del trance y la posesión, el otro de la gracia y de la luz. Uno es el oficiante de un rito antiguo, secreto, el otro el rapsoda del cortejo dionisíaco. El hecho de que sean hermanos hace todavía más extraordinarias sus trayectorias, la de la moneda musical de cuño cretense y aliento universal, que nos propone dos maneras de sentir y ser, a un tiempo complementarias y antagónicas, como un reflejo único de la realidad, tozudamente maniquea, griega y no griega.
    En mi peregrinación a la tierra alta (Ano gía), sentado frente a un tzikudiá y unas olivas, con su hermana, entonamos en su memoria unas estrofas de una triste canción suya que habla de la perdida Ayvalí, la actual Aiválik turca, un capítulo del desastre de Asia Menor, I Megáli Katastrofí de 1922: "Xília míria kímata makriá ta´Ayvalí", Diez millones de olas lejos de Ayvalí...Agg, mávra psária, nekrá!, peces negros, muertos!...Si te dejas ganar por la melancolía griega te destroza, ¡cuidado!...
    "Bravo, Niko!
    nadie como tú
    nadie más gallardo
    palikáre moú!"
    Ramiro Rodríguez Prada.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la corrección, Dimitri, palíkaré mú!
    Barbarhómiros.

    ResponderEliminar
  4. Ithaka a la vista, hablando de música, teatro, poesía, oralidad y lengua ¡cuidaooo que te veo venir!, y de Grecia, cuenta Javier Reverte en un buen libro y guía de viajes, Corazón de Ulises, en E.Debolsillo 99., que viene con la bitola de best seller contra la que ya no tenemos prejuicios viendo a la Odisea cómo se mantiene durante milenios, el encuentro en Ítaca con Yorgos, dueño de una taberna junto al mar con el que charla, entre paisanos, de la música, del sonido de los idiomas. Sabemos que los tópicos nacionales esconden más gazapos que verdades, pero la cita es sabrosa, y larga, sería una mutilación recortarla. Dice el griego:
    "Aquí pensamos que cada idioma está hecho para algo, el inglés para los negocios.`A cup of tea?´, preguntan siempre antes de sentarse a discutir e intentar robarte. El alemán es un idioma de guerra, parece que caen divisiones enteras sobre ti cuando les escuchas. Los franceses han creado una lengua para el amor, y ¡ay de aquella mujer que abra sus oídos delante de un francés!, porque al momento tendrá que abrir las piernas. Si quieres hablar de filisofía, aquí está nuestra lengua griega, y no hay otra, por más que se empeñen ingleses y alemanes en meter sus verbos. Los italianos han creado un idioma para cantar a toda hora, y logran mujeres por el canto, que es la mejor manera de enamorar. Pero cuando un español habla...¡oh, España!, cuando ustedes los españoles hablan, oímos a los ángeles cantar. Su lengua está creada para hablar con Dios. Toda mujer que conece a un español aspira al matrimonio."
    ¡Joder!, ¡qué peligro, pero cómo nos quieren!El poder de la palabra. Al margen de bromas de viejunos y zalamerías, ¿no merecen lo mismo?; yo estoy enamorado de la potencia y solemnidad del idioma, pero más de la dulzura del griego en boca de sus mujeres. Besos.
    Rontrigkoúris.

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí