jueves

16-06-2011 ANTIPASOS A PARGA

Salimos de la ensenada de Mongonisi y nos dirigimos al sur a dar la vuelta completa a la Pequeña isla de Antipasos.

Un grupo de delfines mulares nos acompaña casi todo el estrecho entre las islas de Pasos y Antipasos, que hacemos en la dirección Este-Oeste por el norte, encontrando uno de esos días en que se puede hacer la parte oeste de las islas jónicas sin que estén barridas por el fuerte viento del norte.


En esta cara de la isla hay sitios sin apenas gente e ideales para hacer un poco de submarinismo o "snorkel" las aguas son transparentes, de un azul intenso y las profundidades oscilan entre los cero y veinte metros.

El único problema que tiene la zona es que la cartografía no es muy precisa y hay que ir con cuatro ojos. En concreto nosotros casi nos metemos en un bajo de un islote y lo evitamos gracias a que en ese momento pasó una barca de pescadores que nos hizo señas de nuestro error.

Pero merece la pena darle la vuelta a la isla y fondeara darse un chapuzón.


El paso hacia el Este lo hacemos por el sur de la isla entre unos islotes y con solo cuatro metros de agua y con mucho cuidado, aunque el estado de la mar y la claridad de la aguas ayuda mucho.

Esta zona del Este de la isla ya es mas visitada, con calas que incluso son populares ara los viajes de día y las "golondrinas", pequeños barcos de pasajeros que hacen el recorrido desde Corfú o desde Pasos.

Y aparecen los ruidosos barcos de charter cargados como antiguos trenes de tercera categoría, donde resulta hasta difícil saber como duermen (¿Cama caliente?). Nos resulta imposible de entender, cuando en nuestro barco, un poco mayor que el de la foto, si vamos seis personas nos sentimos ya a tope de ocupación.

Una tranquila navegación nos lleva hasta la costa hasta el puerto de Parga, que tengo señalado desde hace años y nunca hemos visitado. La decepción como puerto es mayúscula.

El puerto de Parga como tal es inaccesible a yates y reservado a pequeños ferrys. Y el puerto pequeño en la bahía de Valtou, un poco al norte, no se puede utilizar pues hay un barco hundido ocupando el muelle

Hay que fondear -y es un buen fondeo- en mar abierto pero aguantando las barcas de sky acuático y remolcadores de gomas cargados de criaturas chillonas.
 El pueblo parece muy bonito en todo lo alto, pero para ir en la auxiliar hay que dejarla en la playa pues el muelle tiene mas de dos metros de altura y el resto del espigón son rocas sobre las que golpea el mar.

Además tenemos la mala suerte de que la hélice tropieza con una piedra y se rompe el coginete de goma entre eje y palas (No lleva chaveta, sino un eje estriado).

La preocupación por el problema no nos deja disfrutar de este sitio que queda de nuevo sin ser visitado a fondo
Tendremos que salir temprano en dirección a Levkas, pues hay que pasar el puente y además será sábado. Me veo sin auxiliar por mucho tiempo. Ya empezamos.

6 comentarios:

  1. Conseguiste una imagen cubista de los delfines, no deseperes, ¡propélas a tí!...,ánimo palikáris! Un abrazo. Barbarhómiros.

    ResponderEliminar
  2. En Kontopoúli, Límnos, uno de los lugares donde penó el poeta Giánnis Rítsos junto con otros muchos presos políticos, escuché a un taxista de sesenta y muchos, desde la ventanilla de su taxi arrancado, saludar a un grupo de paisanos sentados a la sombra de una parra, jugando al tavli y bebiendo café, dice: Yásas ta pedakia!¡Salud, chavalines!. Yásu!, contestaron, ¡Salud!. Ninguno de ellos bajaba de los ochenta años. Es una escena sencilla e ilustrativa que puede repetirse en cualquier lugar de Grecia.
    Del mismo modo, pero ahondando, en Creta "muchos paisanos/como cañones/con toda la barba/y roña en los co....dillos" -el que la tenga, ¡voto a Feus!, que es gente pulcra, y de porte y maneras aristocráticas como poca-, hombrones como torres y una voz salida del antro del Ida pueden saludarse con un: Yásu ta korítzia!, ¡Hola, rapacinas!. Aunque yo nunca tuve el honor de merecer ese compadreo -comadreo para ser exactos-, familiar e irónico de la parea cretense, los amigos, que aún no tengo. Lo digo porque tratar a Psarantónis de "cori moú", como hice, es un acto de confianza y valor casi temerario por mi parte que ¡no sé si me costará la vía! Es broma, naturalmente, pero el león es fiero. Lo hice por la admiración y el respeto que siento hacia él, y no hay mejor respeto que la confianza.
    Yásas, Antóni!. Yásas, Kríti moú, ómorfi nisí!, isla hermosa...
    Barbarhómiros (Hatzipradákis).

    ResponderEliminar
  3. Errata enorme: Yásas ta korítzia!, plural, y no Yásu, singular. Signómi, perdón!. Y, ya que estoy, otra frase marinera griega sobre delfines, cuya aparición al lado del caique -kaíki, barca típica, de ahí cayuco...- es considerada presagio favorable, y esto ¡no hay hélice que lo levante!, digo, salvo el délfico Apolo que los envió: Kalá ta delfinia!, literal, ¡Buenos los delfines!. Kalá kímata, buenas olas. Abrazos.
    Barbarhómiros.

    ResponderEliminar
  4. Me preguntan que, entonces, porqué Yásas Andóni! si es singular. Porque Yásas se usa para el plural y el usted, Yásu para el tú singular. Pero es que, además, estoy como un ceporro, ¡mi memoria ya no es ni la sombra de lo que fue!. La frase completa es, aunque no varíe el sentido:
    Kalá íne ta delfinia!, los delfines son buenos.
    Ya sólo me faltaba llevar también detrás de mín a los inmortales, ahí siguen los dos ofendidos
    acosándome como perrosss, no valen disculpas ni rectificaciones, ¡Aquí se paga con sangreeee!, dicen, ladran...¡Aaayy!...
    Áton Toli Nâo.

    ResponderEliminar
  5. Ramiro seguro que quisiste llamar a Psarandonis kopéli mou en vez de cori mou. Psarandonis te perdonara. Lo único que tendras que hacer es invitarle una botella de raki. Hasta los cretenses de Ovieu se equivocan alguna vez. Saludos desde Salamanca

    ResponderEliminar
  6. ¡Este cretense se equivoca muchas, y gordas! Si me tomo una de tzicudiá con él, de las grandes, es posible que hasta me salgan kontiliés, pero descangallás, gunfardas;¡para atizarme un lirazo estoy ya, sin falta de raki!(pero ya veremos...) Te agradezco mucho, efjaristó polí!, la corrección: poco estudio y excesiva pasión, desmesura y enagenación -alcohólica, religiosa, poética, emocional, skiládika...¡Chavalines, menos colocazos y un pelín más de esfuerzo ahora! Después de la cogorza me lo agradeceréis.
    Yásu, Dimitraki, kopéli mou!
    Rómiros.

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí