jueves

20, 21 y 22-09 Cartagena

A las doce de la mañana hemos recalado en Cartagena, donde nos está esperando nuestro viejo amigo "El Piloto" que se ha desplazado hasta el puerto para darnos la bien venida. Será mi anfitrión a lo largo de estos dias en  Cartagena.
Este es un puerto al que siempre me gusta llegar. Huele a Hogar, y mas este viaje en el que hace casi cinco meses que no piso tierra española.
Agus, se marcha muy temprano a coger el tren, pues tiene intención de trabajar el mismo lunes. Lo hace en silencio y no me despierta. Es posible que lo hayan asustado los ronquidos que saldrían de mi camarote. Gracias, Agustin, ha sido una gran experiencia el navegar contigo.
 El Piloto se vuelca en atenciones conmigo, me lleva al hipermercado, donde disfruto como un niño al volver a ver nuestros super abastecidos supermercados, sobre todo de latas.
No es que en las zonas en que hemos estado haya falta de alimentos, incluso diría que la calidad de los perecederos es muy buena, pero nos hemos acostumbrado a la comida enlatada y poder compra lentejas cocidas o judias verdes o ... Es otra cosa.

De nuevo peleo con el ordenador para que pueda trabajar con las Simm de prepago españolas, caras y lentas, comparadas con las italianas o griegas. Hago alguna operación mal y me cuesta trabajo conectarme. También está que la conexión tarda casi 24 horas en serte concedida a pesar de que han dicho que era " automático"
Cartagena está en fiestas. Cartagineses y Romanos se pasean por la ciudad a todas horas y hay representaciones teatrales de las fases mas importantes en un pequeño teatro que han montado cerca del puerto. Cuando se cruzan una cuadrilla de Cartagineses y Romanos se entablan "feroces" batallas en las que nadie sale demasiado perjudicado y desde luego sin riesgo de infección dado el uso masivo del alcohol.

Pero asisto a una derrota de una patrulla Cartaginesa por un simple "Segurata" que les impide pasar al nuevo muelle que han colocado al lado del Club Náutico, donde atracan los grandes cruceros. El relaciones publicas del barco insiste y el de seguridad "erre que erre". Así que se tienen que dar la vuelta.

 Como en el barco con El Piloto una" llampua" que ha pescado Agustín. Es la primera vez que veo este pescado y despues de preguntar decido hacerlo a la papillot con verduras y es un acierto. Se trata de una especie de pseudo-tunido y portanto con tendencia quedar muy seco.

Recuerdo a Agustín trabajando la captura, ( fueron 2) donde deliveradamente no le quité toda la velocidad al barco, para que sintiera "como tiraba el bicho". En la pelea la otra caña se engancha en la mecha del timón. No lo duda agustín. se tira al agua y la desengancha sin mas problemas. Mientras tanto la llampua salta y salta por la bañera poniendolo todo perdido de escamas y sangre.

 Aprovecho el descanso para leer la prensa española y pasear por esta dinámica ciudad que cambia de aspecto cada vez que vuelvo. Hoy le toca el turno a lasc onstrucciones cercanas al puerto donde han colocado el museo arqueológico, que no consigo ver por dentro.
Otro cofrade del Foro de la Taberna del Puerto, Libra, hace gestiones en el club y me pasan al muelle de la entrada donde el barco ni se mueve en comparación con los pantalanes. Aprovecho que es un gran experto en temas de inoxidable, para consultarle algunas dudas sobre los trabajos que quiero hacer durante este invierno. Por cierto que ha hecho gestiones para que a los cofrades de "La taberna del Puerto" nos hagan un descuento del 20 % en la estancia en el puerto. Otro motivo mas para que Cartagena quede como punto fijo de nuestra ruta.

La estación de autobuses y la estación de tren están a un paseo del puerto y hacia alla me dirijo a recoger a Lola, que quiere acompañarme estos últimos dias. Hace casi un mes que no nos vemos, y ... Pero esa es otra historia que no es de esta bitácora.

3 comentarios:

  1. Siempre será un placer recibir a tan buen marino y entrañable cofrade, en mi ciudad Cartagena.

    A proposito la llampua ( como la llamamos por aqui) en papillot, que nos comimos estaba extraordinaria, y el vinito griego con que la regamos, tambien. El Capitan Teach entre otras cosas, es un gran cocinero. Doy fe de ello.

    PD. Te he copiado la receta.

    Un abrazo: El Piloto

    ResponderEliminar
  2. Oye, que llegamos a las doce de la noche, no de la mañana (es por ser tiquismiquis), lo que da un mayor valor a la presencia de El Piloto allí, un gran cofrade en la Taberna que en la Taberna no defraudó. Un verdadero placer.

    Me encantó la dedicación a la pesca en tu barco, Teach, para mi siempre es un simple accesorio, teniendo prioridad muchas otras cosas. Viendo el pedazo de cañas e hilos que llevas, he supuesto que cuando me arrancan un señuelo es que ha sido uno gordo, o seá que a reforzar los hilos si quieres presumir. Que con ese, con lo bonito que ere, nos faltó una foto.

    Espero que una vez en casa todo funcione bien.

    Agus

    ResponderEliminar
  3. Bonita ciudad la de Cartagena, mi querida Cartagena, como casi todas las ciudades con mar.
    Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí