sábado

01-02-03/07/2009 ¡¡Adiós Grecia!!, ¡¡Hola Sicilia!!

Dicho y hecho. A las 05:00 UTM, las ocho en Grecia, soltamos amarras del puerto de Poros en la Isla de Tefalónika del archipiélago de las Jónicas en la costa meridional de Grecia, sin poder contactar con un motorista que pasó ayer a pedir los papeles del barco.( el primero en todo el viaje)



Nos quedan por delante 285 millas, que para nosotros es el tramo mas grande que vamos a realizar sin escala y donde mas vamos a estar separados de tierra, 135 millas. Estimamos llegar en la madrugada del tercer día, unas 49 horas.

Las previsiones son de vientos flojos por el través, por lo que deberemos ir apoyandonos con el motor.

Poco hay que contar, dormimos por turnos, leemos, jugamos con el ordenador

Pescamos dos melbas de unos cuatro kilos, que pasan, escabechadas a engrosar nuestras reservas.

Amanecer, anochecer, amanecer, anochecer... Solo hay algo que crea tensión e incertidumbre. La temperatura del agua sube y la presión del aceite baja. No refrigera el motor. La bomba de agua de mar no trabaja bien. El impulsor de goma va llegando a su fin.

Eso nos obliga a ir comprobando constantemente la temperatura del bloque ( Llevo un termómetro de infrarrojos), y a llevar el motor a muy pocas revoluciones.

Cada vez se ve salir menos agua por el escape. Incluso me tiro al agua para comprobar que no están obstruidos las tomas.

Llevo un rotor viejo que también funcionaba mal peor que no tiré. Pero solo quiero desmontar en caso extremo. Hacemos de todo para mantener la temperatura por debajo de ochenta grados y la presión por encima de cinco

1.100 vueltas es el máximo, que nos dan 4 nudos de velocidad máxima

En los momentos de brisas, paramos el motor y comprobamos niveles de aceite y refrigerante.

Fondeamos en Siracusa a las 12:30 locales y !!MILAGRO¡¡ en media hora tengo repuestos del rodete y actualizada la conexión a Internet. Vuelve a salir el agua fuertemente

Con la auxiliar y las petacas relleno los tanques y nos hacemos una barbacoa con la ventrescas de las melbas. Puedo mirar la meteo para decidir por donde dejamos Sicilia de vuelta a casa.

viernes

31-07-2009 La última escala Griega

De Mesologio vamos a saltar a la isla de Kefalonia, al puerto de Poros, que conocemos de nuestra vuelta con el coche por la isla, pero nos equivocamos de puerto, pensando que era Sami, unas millas mas al norte y en el que había un poco de todo.

La travesía es magnífica con viento por el través y a vela toda ella

Estamos pensando en saltar a Sicilia desde aquí, pues el puerto de Argostoli, que nos habían recomendado los Alea, no nos hacia mucha gracia.
Por suerte hay un supermercado a cuatro pasos, que aunque un poco mas caro, no justifica hacer kilómetros con el carro a cuestas. Agua, leche, verduras, yogoures y unas cuantas botellas de vino griego para invitar a los amigos, Un carro del supermercado que llevamos hasta el barco y que devolvemos al día siguiente por la mañana al comprar pan riquisimo y recién hecho
¿Será el pan lo que mas recuerde de lo que he comido en Grecia? Seguramente sí.
Un helado en el bar de la cueva junto al puerto y ... Cena en cubierta para despedida de este país con el que tenemos una cita para años sucesivos
No podéis haceros idea de que "ramplonas" se ven desde aquí nuestras Baleares del alma.

jueves

30-07-2009 Saliendo de los golfos a toda vela

De Galaxidi, descansados y con agua a tope salimos sorteando las múltiples isletas y escollos que bordean la ensenada, pero ya sabemos que en esta zona el plotter funciona bastante exacto.

Imediatamente salta viento por la popa y ponemos el barco en orejas de burro (una vela a cada lado del barco).

Llevamos retenida la mayor con un "ocho de escalada", que aunque nos dificulta el manejo de la mayor, pues tiende a trabarse bastante, es una seguridad de que no tendremos una transluchada violenta.
Así, en Orejas de burro surcamos todo el golfo de Corinto y como el viento no cesa, no paramos en Lepanto, con lo que otro pueblecito se nos queda para otra ocasión.

Llamada al tráfico del puente, le damos nuestra posición, que tienen controlada por el AIS, pero nos avisan que en el puente hay mas de 25 nudos de viento. Simplemente informan.
Tomo nota y quito la génova, pero seguimos navegando por encima de ocho nudos cuando pasamos por debajo

" Un pilar por la derecha y tres por la izquierda"

Así seguimos hasta el canal de entrada en Mesologio.
El canal va por medio de una laguna llena de pájaros y casitas sobre patas (Palafitos) que tienen adosado un muelle que se acerca al canal. Se notan las casas mas "modernas" porque tienen el muelle dedicado a cenador. Curiosamente no hay ni un solo mosquito o mosca.

Al final el canal se abre a una ensenada en que hay una pequeña marina y un gran fondeo, donde pasamos la noche. La ciudad está a unos dos kilómetros que no hacemos.
Pocos días se puede hacer una navegación de tantas horas con portantes.

martes

28-07-2009 ¿El último coletazo?


La salida desde Poros es con todas las precauciones, un rizo en la mayor y casi sin sacar el Génova, pero vuelve a equivocarse la meteo o yo al interpretarla y poco a poco vamos soltando trapo hasta tener todo fuera. No hay excesivo viento, incluso delante de Corfo tenemos que poner el motor.

En Corinto paramos a pagar a la entrada del canal y por un escaso minuto no cogemos el comboy, por lo que tenemos que esperar unos 35 minutos a que vuelvan a abrir.

Mientras tanto ha subido el viento que nos aconcha contra el muelle, así que preparo la maniobra que me enseñó mi hijo y colocamos dos boyas en proa y preparamos un Sprin corto.

La idea es dar avante, que el barco bornee sobre las defensas de proa y saque la popa, entonces marcha atras se sale sin problemas. Mano de santo

El canal se abre con unas banderas en un mastil y no te dejan ni moverte si la bandera es roja . Al subir la azul salimos disparados y cruzamos esta vez solos. Todo el canal para nosotros

Salimos a un Golfo de Corinto con el mar en calma y nos dirigimos a Kiaton, que es un puerto que conocemos del viaje de ida y donde pensamos atracar en el muelle pesquero que tiene agua libre en unas tomas de jardinería.

Pasamos por delante del Lid´l y tomamos nota de la situación para ir con la zodiac, pues por tierra es mas complicado, pues hay que ir por una carretera sin acerado y muy circulada.

Pero cuando mas felices nos la prometiamos y al ir a entrar en el puerto comenzaron las complicaciones.

Para empezar al ir a bajar la auxiliar me encuentro con que llevamos colgando un aparejo de pesca con boya y todo. Se trata de un Gallo. Un cabo unido a una boya y un plomo del que sale un pequeño palangre.. Un baño y se saca sin problemas, pues no se ha enredado en la hélice, sino que se ha enganchado solo en la pala del timón.

Pero mientras tanto el viento ha subido bastante. Se ha puesto de Este casi puro. El derrotero dice claramente que con este viento si se monta mar el puerto puede ser hasta peligroso.

En el puerto pesquero no hay sitio, así que nos adosamos al muelle de los cargueros, junto a otros dos barcos.

Poco a poco empieza a entrar mar a la darsena del puerto, que está completamente abierta a estros vientos. El barco comienza a dar saltos cada vez de mas altura. Tenemos todas las defensas puestas entre el barco y el muelle y atados con largos, traveses y espringth.

Cuando mas están arreciendo los saltos, aparece un griego que nos indica una tienda donde podemos comprar mas defensas. El no me recuerda, pero yo se que es el dueño de la tienda, pues a la ida le compré alguna cosa. Me parece un autentico buitre carroñero

Pero no es cuestión de defensas. El problema es de tal magnitud que en uno de las saltos se pueden salir del muelle todas las defensas y al caer el barco, las defensas se quedarían todas sobre el muelle y al bajar el barco podría golpear contra el muelle, que tiene piedras saliendo. Uno de los otros barcos ya ha probado la receta y se ha hecho una gran raspadura a la primera

Decidimos soltarnos y buscar otro refugio. Volvemos a hacer la maniobra de las defensas y el motor, que nos sale perfecta, gracias a dios, ante el asombro de los otros patrones, que no saben como desaconchar sus barcos. ( Están intentando subir un ancla en la zodiac, supongo que para hecharla por fuera)

Ponemos proa a Galaxidi, que estaría protegida de este viento del Este y del norte del Miltemi. Así que toca motor durante casi cinco horas, con el viento por casi la proa hasta que fondeamos en la cala a eso de las tres de la madrugada.

Por la mañana pasaremos al dique y está decidido quedarnos todo un día de relax en este puerto tranquilo. Así que pasamos el 29 por las calitas y bañandonos.


Todo ha pasado pero voy a la cama sin cenar y mis sueños se transforman en pesadillas.

En mis sueños veo el barco subir con la ola y caer destrozándose contra el muelle. Al día siguiente llego el barco ruso que dejamos en Kiato con una tronera de gran tamaño en la popa y todo el costado arañado. Es un barco de acero uno de poliester no hubiera aguantado.

lunes

27-07-2009 Peleando con el Miltemi

Salimos del fondeo de Portoqueli temprano, cuando aún no se ha establecido el viento, pero poco a poco se va poniendo de norte y nos vemos obligados a ceñir, con trinqueta y un rizo en la mayor, que pronto se transforma en dos.

De nuevo el viento del norte nos impide ir a Ydra, aunque tenemos noticias de que merece la pena, pero el viento sube sube sube. Los 20 mnudos dejan paso sucesivamente a los 25 a los 30 a los 35...en las rachas nos son raros los 45.

Por fortuna la cercanía de tierra impide que el mar se ponga serio.

Intentamos entrar en Hermioni, pero se ha refugiado allí una de esas flotillas de pequeños cruceritos de 28-32 pies. Hay mas de quince que llenan la darsena encalmada.
No son mas de las 11 de la mañana, por lo que toca seguir.

Aquí sale el acierto de navegar por zona conocida. Sabemos que por tierra el mar casi no se mueve y que cerca está Poros, con muchas zonas donde fondear o amarrar.

Ya vamos sin velas y a motor, despues de la entrada en Hermioni cuando una racha de 49 nudos rompe la cremallera del toldo, que tenemos que amarrar con un cabo como podemos.


Algunos afortunados van en dirección contraria y solo dos o tres nos dirigimos hacia el norte.En Poros intentamos fondear, pero cuando por fin enganchamos, no nos gusta la situación en la que quedamos.

Nos vamos al Muro y soltamos cadena y marcha atras nos amarramos al muelle. 9.60 Euros sin agua ni electricidad, que no necesitamos.
Allí están atracados los Alea, que nos ponen por delante un plato de macarrones con carne picada.¡¡ Que suerte tener amigos como ellos¡¡
Pero ni tan siquiera la posibilidad de terminar una conversación que iniciamos hace dos dias con Alberto y su esposa, es aliciente suficiente para mantenernos despiertos.

Lo que si necesitamos es dormir.

Yo estoy reventado y a las seis de la tarde caigo en brazos de Morpheo ( ¿por que al escribir esto pienso que todo el mundo va a pensar que me entiendo con el negro de Matrix?. Pues no.)

domingo

26-07-2009 La gran decisión

Salimos a dar una vuelta por Navplion, pero abandonamos la idea de quedarnos en puerto por el olor que he comentado. Así que después de hacer unas cuantas fotos empezamos a bajar por la costa del Peloponeso Ponemos las velas y nos dejamos llevar por el viento.
A las dos de la tarde hora de España queremos estar en algún sitio donde poder ver la carrera de fórmula I, esperando un milagro de Renault.
Astros está lleno y seguimos hasta la ensenada de Dimitros, pero cuando llegamos a ella lo hacemos ya con el viento por la proa y el mar entra hasta el fondeo y además no llega la señal de TV.
Motor avante y con un viento que cada vez se hace mas fuerte del sur y mar que cada vez se hace mas incómoda y encima con Alonso otra vez sin tuercas en la rueda.
Vuelvo a entrar en la meteo y... Hay un cambio total en la información. Hay una depresión sobre Europa- Balcanes que lanza vientos fuertes de Norte sobre todos los mares. Miltemi en el Egeo, Bora en Adriatico. Hasta el Golfo de León está revuelto. En la punta sur del Peloponeso da fuerza 8 de norte. y ningún pronóstico de los cuatro que consulto dice nada del viento del sur que llevamos.


Me entra la mosca, y le doy la popa al tiempo y volvemos hacia el norte a mas de ocho nudos hacia Spetsai.

La elección ha sido simple. Nos tocan unos días de mal tiempo y prefiero pasarlos en aguas conocidas que en aguas desconocidas.

El Peloponeso se queda para otra ocasión, que la habrá.

Fondeamos en PuertoQueli casi con la caída de la noche y dormimos como lirones. Mañana y pasado nos queda una buena ceñida

( Hoy cuando escribo esto me pregunto por que nos dio esa prisa por volver. Podíamos haber pasado unos días tranquilos fondeados esperando que pasara el Miltemi. No tenemos prisa, aún nos quedan muchos días de margen)