domingo

19-07-2009 Una vuelta por la Acrópolis de Atenas

Ante el riesgo de llegar a Atenas y no tener donde dejar el barco con seguridad, decidimos cruzar con un Hidrofoil desde Egina al Pireo, por 13 Euros y en 20 minutos. A partir del Pireo un taxi, por 6 Euros nos pone en la puerta del Acrópolis, donde por 12 Euros te dan entrada para ver todo.

Despues de haber visto tantas fotografias del Partenón no sabes por donde enfocarlo y es que es casi imposible dar idea de sus proporciones o de las sutilezas de su diseño. La inclinación intencionada de las columnas o su regruesamiento central, son algo que no se puede transladar a una fotografía. Solo el resultado. Se está trabajando en una reconstrucción del templo y hay zonas inaccesibles y otras cubiertas de andamios y gruas. Incluso un pequeño tren translada piedras de un lugar a otro. Hay discusiones interminables sobre como hacerlo. Personalmente me gustaría ver el edificio con todas sus partes en pié, pasear por entre su peristilo y comprobar los efectos que la luz del sol sacaba a sus piedras policromadas.

Y es que el Partenón no era blanco, como tratan de imitar todas las construcciones desde el renacimiento, sino una explosión de colores primarios

La solución que se ha adoptado en el pórtico de las cariatides me parece perfecta. Las estatuas originales se han llevado a un museo y protegido contra los agentes externos y en su lugar se han colocado unas copias. Sana convivencia entre el afán de conservar el elemento original y mantener el ambiente original

Lo que ya no me parece tan bién es que alguien se ha construido un despacho de cristal aprovechando el espacio del pórtico

Hay una estupenda colección de piezas arqueológicas en el museo del ágora, donde es fácil ver el dominio que de la escultura llegaron a tener los griegos en cualquier utensilio de uso corriente, y todo ello en un dificio completo

Y ¿que me decis de esta barbacoa de cerámica y su pequeño "" Micro-Ondas" a juego?
Y no solo el Arópolis para ver. Hay multitud de rincones donde se esconden pequeños tesoros de la arquitectura griega, como este pequeño templo de Efestos junto a agora

Como era domingo una visita ineludible era al " mercado de las pulgas o ratro" en la zona del Plaka, el barrio ateniense por excelencia, desde donde te asaltan las antiguedades o las mas disparatadas tendencias del diseño actual.
Naturalmente comer en Atenas resultó una delicia y por primera vez nos dieron una carta en castellano.


Un viaje en metro hasta el Pireo y de nuevo ferry hasta Egina y de nuevo la sensación de que solo hemos visto lo que un destello de flash ha iliminado por breves instantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí