sábado

04-07-2009 Sivota de Levkas

Vamos a rodear Meganisi y ver sus calitas, pero el viento está entrando en ellas y no hay fondeo agradable, el tiempo está raro. Si vamos contra el viento hace frio, aunque una llamada familiar nos indica que en Málaga están a 40 grados o mas de día y casi otro tanto de noche.
Volvemos a Levkas, ahora por el sur. Hay dos posibilidades. Poros y Sivota. Con el viento que hay nos decantamos por Sivota, un pequeño puerto, tal como es habitual donde entramos de popa.

Estos puertos suelen estra muy inteligentemente cosntruidos y el viento entra contra o desde el muelle. Si el viento entra desde el mar, el atraque es muy fácil. Solo hay que ir soltando cadena. Para que hagais una idea, en fondos de 5 metros terminamos largando de 50 a 70 metros de cadena.

Siempre hay alguien a quien dar los cabos por popa, aunque combiene revisar los nudos que hacen en tierra. Lo normal es que te devuelvan el cabo por seno, pero a mi no me gusta esta solución, pues termina rompiendo el cabo por la mitad, debilitándolo.

En este puerto conocemos a Fernando y su familia, que tienen alquilada una casa en la ladera donde nos invitan a tomar unas tapas que sumadas a nuestro atún, hacen la cena. Son españoles, con dos hijos pequeños, muy simpáticos, que se sienten felices de poder hablar castellano con alguien mas que con sus padres.

Trabaja él en una multinacional y están "expatriados", lo que da pié a toda una serie de anécdotas que nos cuentan. Dentro de unos dias vuelven a España, a Madrid. Su sueño es otro. Al enterarse de mi profesión de arquitecto me plantean preguntas sobre " su casa" y posibles reformas que quieren hacer. Por unas horas vuelvo a ser quien soy. No hay ni una sola pregunta sobre nuestra forma de vida. No les interesa.

Por descontado que son gente encantadora, nos han abierto las puertas de su casa, y la tertulia ha sido muy cordial. A la vuelta al barco vemos que las mesas de las tabernas han llenado la calle, por lo que puedes encontrarte que te han puesto una mesa que impide subir al barco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí