martes

30-06-2009 Vonitsa

Salimos tarde de Préveza, casi a las doce, pues hemos aprovechado para hacer compra de frutas y verduras. Ayer mientras paseábamos descubrimos que a parte del supermercado que está en las cercanías del puerto, caro y con las verduras poco recomendables, entrándose un poco en la ciudad, dos calles paralelas al muelle, hay toda una calle llena de fruterías y pescaderias, bien surtidas y de precios normales. ( Bueno , el pescado es caro).

Hemos perdido la ocasión de comprar el pescado a menos de 50 metros de nuestro barco. Las pequeñas embarcaciones pesqueras, se abarloan al muelle y sacan las cajas y el peso y hay muchas personas esperando. No se puede dormir tanto.

El camino hasta nuestro primer destino es placentero. Imaginar un mar menor, pero a lo grande. Hay viento y no hay ola. Muchas playas y rincones pintorescos. Y el agua con tanto barro en suspensión, que no se ve mas de veinte centímetros.

Al acercarnos a Vonitsa, nuestro destino de hoy, el viento sube por encima de los 25 nudos y los amarres están perpendiculares al viento. Se presentan dificultades.

Pero mira tu por donde nos señalan que hay guias y cabos para amarrar, así que entramos de proa al muelle y amarramos la popa con un cabo nuevo. Hace pocos dias que han puesto las amarras. Es el primer paso para cobrar el atraque. El puerto es, como casi todos, municipal. Asi que ¿Por que no llenar las arcas con los cruceristas?

Cuando estamos amarrando aparece una "dama" y me suelta una perorata sobre como debo de amarrar mi barco, que a veces se apoya sobre el suyo a través de las defensas. Solo puedo quedarme mirándola, pues a pesar de que sé decir ladrillo en varios idiomas, no se como se dice "Bruja" en el suyo.

Le molestan las amarras, le molesta el ruido del viento, le molesta que mantenga el motor encendido mientras hago la maniobra de atraque, quiere que ponga gomas en las drizas por si suenan ( que nunca suenan), le molesta que...

De repente noto que a mi también me está molestando algo, y es la sensación de que alguien que no es de mi confianza intenta tocarme partes íntimas de mi ... bueno, dejémoslo.


Pongo en marcha los generadores eólicos. El vecino por el otro lado hace lo mismo. Nos miramos y en un gesto cómplice arrancamos el motor.

Y menos mal que se marcha a cenar fuera del barco, pues mire Ud por donde, es el primer día que me apetece una barbacoa con el corderito que hemos comprado en Préveza
En lo alto del puerto hay un castillo y subimos a verlo, pero esta cerrado por reformas. Visto el candado nos preguntamos en que siglo comenzaron las reformas. No obstante podemos sacar algunas fotos desde lo alto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí