domingo

30 y 31-05-2009 Mercadeando en Monastir

Dos dias de descanso y hacer nada en Monastir, desde donde tenemos la idea de coger un coche para ver el sur desértico del país, algo que no hay que irse sin ver de Túnez.

Contacto con OMAR un guia que habla español como si lo fuera y que cuando plantea sus honorarios, ante la normal actitud de regateo que se da en el pais, hace la advertencia de que es su precio final, y que si no sabemos cual es la diferencia entre sus 250 Euros por tres dias y los 90 Euros de la escursión típica de dos días, es que no merece la pena que vallamos con él. Me encanta su trato y la forma educada en que ha defendido su dignidad profesional.

Pero tropezamos con un inconveniente. La pareja del Alkaid lleva un tercer tripulante, "Larry" un pequeño perro de no mas de un kilo de peso, pero que es su ser querido. No quieren dejarlo solo en el barco dos dias, a pesar del aire acondicionado, y no es el caso llevarse a esa bola de lana al desierto. También confiesan "no ser muy adictos a las piedras".
Mi esposa y yo nos quedamos solos y no nos queda otra opción que ver si hay posibilidad de sumarnos a alguna escursión prefabricada por una agencia, con lo que ello supone. La alternativa de irnos sin ver nada a nosotros no nos sirve

La medina y el zoco todo mezclado se encuentra muy cerca del puerto y ofrece un buen lugar para pasear. Los comerciantes no son demasiado agresivos, y los preciso muy interesantes comparando con lo que hemos visto.

De nuevo tropezamos con la prohibición de entrar en los templos islamicos, por lo que nos perdemos algo que para etas tierras es fundamental


La vida transcurre ralentizada, nadie va con prisas. En el mercado notamos esa notable facultad de los sitios muy poblados de poder estar muchas personas en muy poco espacio, sin llegar a tocarse. En el bullicio lógico de un sitio como este puede que ni una sola vez me hayan tocado.

Hay pescado en cantidad y variedad y compramos calamares que aún estan cambiando de colores y langostinos de "a medio metro" a 20 dinares (12 Euros). Por fin encontramos una panadería y un pan magnífico, con diferentes variedades.

Llama OMAR que nos ha conseguido una escursión, con guía en castellano, por dos dias y 85 Euros. Se lo confirmo y el mismo se encarga de comprar y trernos los billetes al barco desde Sousa. Mi primera impresión se confirma. Es un gran tipo y en la charla demuestra una gran cultura, con una visión muy clara de que es lo que nos diferencia y por que. Conversamos, cosa que yo voy necesitando y nos vamos haciendo amigos.

Y es que como decía mi abuelo "no se puede ser pobre ni por un millon de pesetas". Nuestra economía no nos permite tomar sus servicios en solitario. Intento pagarle por sus servicios y le entrego 200 euros, pero me devuelve 20 ( a tomado 10 para la gasolina) y me arranca la promesa de que alguna vez haré ese viaje con él, a su desierto, a sus oasis. Nos despedimos con un abrazo.

Caminamos buscando el hotel hasta que lo encontramos. Esto nos permite ver un barrio-urbanización de casas en primera linea de playa ( con la carretera y un parque litoral muy a la francesa) por medio.

Entramos, como no, en una tienda de alfombras. Piden por las "moquetitas" a 420 Euros el metro cuadrado. Y ahi empieza la negociación. Las hay de 20x20 nudos 40 x 40 e incluso de 80 x 80, Los diseños se repiten, pero son muy bellos, algunas versiones del arbol de la vida son preciosos. No entramos en la discusión, pues no es nuestra idea comprar alfombras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí