lunes

25-05-2009.- Cartago y la almeja en el "cous-cous"

Con el taxi que hemos contratado nos desplazamos hasta los restos de Cartago a ver cimientos y tumbas.

Y es que hay que hacer un gran esfuerzo de imaginación para ver algo en un sitio donde solo quedan cimientos de edificaciones y las pocas piedras que quedan en pié están despojadas de sus policromias, con lo que todo se vuelve gris y descolorido.

La Cartago competidora de Roma, la que fué necesario destruir por razones comerciales ( Delenda est Cartago), aparece solo en pequeñas excavaciones. Luego Romanos, Arabes, Turcos, Bizantinos, españoles y franceses hicieron de las suyas y dejaron sus vestigios superpuestos.

Total, un lio poco y mal excavado.

En cuatro horas nos vemos, el anfiteatro romano, las villas romanas, el teatro romano, las termas de Antonin, el museo paleocristiano, el tophet de Salambo, el museo de Cartago y el Puerto de Cartago.

Solo este último da idea de lo que debió de ser Cartago. Los puertos estaban escavados en la tierra, y protegidos por una alta muralla, que encerraba primero el puerto comercial, y mas adelante el puerto militar, con una singular estructura de forma circular, que tanto en su perimetro externo como en el interno (ver la forto de la maqueta) estaban porticados y guarecian las naves para su mantenimiento, construcción o reparación.

Claro que todo esto solo se sabe gracias a descripciones de viajeros de aquella época, pues todo lo que se ha encontrado, no dejan de ser cimientos de cualquier cosa, mezclados con lo que luego hicieron los romanos ( ya sabeis, un ágora, un templo y un templete y mucha columna.) Hay un cementerio cartaginés, donde he visto en las lápidas muchas representaciones de la diosa de Ibiza


Para los romanos Cartago también fué ciudad importante, pues llegó a tener 300.000 habitantes, con lo que tenian hasta su SPA ( las termas).

Sedientos, intentamos entrar en un barecito que había a la salida de uno de los recintos, que estaba junto a la entrada. Nadie puso ningún inconveniente, hasta que llegó el policía, que se empeñó en que teniamos que hacer el recorrido ( unos dos kilómetros al sol) antes de tomar agua. Me las apañé para traducir al frances a uno de los camareros. " Este "cabrito" os acaba de joder una buena propina". Una vez que nos alejambamos pudimos escuchar una buena discusión.

Llegada la hora de la comida, nos llevan a un restaurante con aire acondicionado, bien decorado, bien atendido y lleno de cerveza fresquita, donde por 15 DN por persona nos preparan un cous-cous de cordero, aunque la especialidad de la casa es el de mero. Creo que un poco ofendidos por nuestra elección, un tanto decepcionante en los resultados, nos dejaron una concha de almeja dentro del cous-cous.

Como mejor es no hacerse preguntas existenciales como ¿Quien es el dueño de la almeja?¿El bicho que falta fué comido con tenedor o por lambetazo?¿Será esto un síntoma de la paranoia integrista?¿Se estarán vengando los dioses de las meadas en la cerveza del inglés de la Costa del Sol (ojo que era solo por calentarsela, de acuerdo a su gusto)?


En la medina de Túnez la temperatura ha alcanzado los 45 grados y la primera parada es en la tienda de alfombras del amigo del taxista, pero como asiduos que somos de Marruecos, nos conocemos el percal y tras de subir a la terraza sin vistas ni interés, le decimos al conductor que no estamos interesados en comprar nada, que no lo siga intentando. Se cabrea y nos deja solos en la medina alegando que el no es guia y que no puede acompañarnos.

Paseamos y callejueleamos, hasta que un policía nos recomienda volver a la calle principal, pues hay movimientos raros a nuestro alrededor. El pelo de nuestra amiga del Alkaid es demasiado rubio y eso supone una tentación muy fuerte

Termina la visita en un Carrefour, donde hacemos compra grande de fruta, agua, papel higienico y esas cosas que son difíciles de transportar, aprovechando el taxi, que también nos lleva a la terminal de D.H.L. a recoger unos cables del ploter de Alkaid y una tarjeta sim para mi ordenador. Tarifa plana internet internacional de 60 euros mes con descuento del 40 %. Pregunto y me contestan que no pregunte. No pregunto