sábado

21-06.- MAS EOLICAS- ESTROMBOLI, PANEREA, LIPARI Y VULCANO


Pues contra todo lo que dicen las guías y demás, Estromboli está de vacaciones, Ni echa humo, ni hace ruiditos. Mucho menos lanza piedras.
La verdad es que impresiona solo ver la ladera de cenizas por donde tiene el rebosadero. Pero será en otra ocasión cuando lo veamos activo. Una caminata de tres horas y cuesta arriba no nos hace mucha ilusión para ver algo que, como de costumbre, se ve mejor en los reportajes de la TV.

Una vuelta por Panerea y sus islitas y sus fondeaderos, nos recuerda que es sábado y comienzan a llegar los turistas náuticos. El mar está como un plato y las aguas son transparentes pero sigue habiendo muchas medusas, que para la jefa pueden ser muy peligrosas dada su sensibilidad cutánea.

Pasamos por Lipari puerto y nos quedamos dudando si hacer noche en él para dar una vuelta por tierra o buscamos un fondeo a nuestro aire. Optamos por la segunda solución y damos vueltas por las calas tomando notas para una visita con más calma, mas información y mas aire en las botellas.

Fotos esta vez en:


Pasamos por entre las islas que todo el mundo dice ser las de la Odisea y que Ulises, orientado por Circe, tiene que pasar para volver a casa. La verdad es que si las pasas y sigues recto, en una dirección te pegas de narices contra una roca y en la otra te subes encima de Vulcano.

Cada vez lo tengo más claro, en estas aguas no te puedes fiar ni de un Dios.

El final del día es el puerto de Levante de Vulcano con barcos muy cerca unos de otros y todos con unas cuantas defensas en la popa por si acaso.

La alarma de garreo a 0,01 millas (18 metros) es demasiado poco. Si cambia el viento se dispara sin que haya garreo. En el siguiente paso 0,05 (90 metros) es demasiado. Aquí en 90 metros cambia el fondo de 6 metros a 160.

Asi todo dormimos acompañados de "olor a volcán" y viendo las fumarolas de Vulcano sobre nuestras cabezas.

viernes

20-06.- LAS EOLICAS- ALICUDI-FILICUDI Y SALINA

No formaba parte importante de nuestro viaje saltar a las eólicas, parecía algo lejano y difícil, pero hay un parte para los próximos días, en el permanente canal 68 y en el Wetercentrale de casi calma chicha y están a menos de treinta y cinco millas al norte.

La información que llevamos casi se reduce a unas páginas arrancadas de una revista de náutica, en que alguien que sale de Barcelona tiene como destino estas islas. Llega y les da un vistazo y de vuelve. Y una guía de Anaya. Como Cartas náuticas solo las del plotter y como portulano el Imray.

Las tres primeras islas que visitamos no son precisamente una maravilla, nos decepcionan un tanto.

Esperábamos ver, oir y oler los volcanes y casi no podemos ver las islas de la calima que hay.
Durante el viaje se nos han escapado dos atunes y lo que parecía un Pez Espada.

El fondeo es casi imposible. He colocado el ancla en 15 metros y cuarenta de cadena me dejan la popa casi pegando a las piedras de la orilla Y si hay Catabáticos (vientos de tierra ), no se si los aguantaremos.

Por si fuera poco, el verano ha entrado de golpe, con su calor al sol, aguas calientes y … una infección de medusas que hacen imposible el baño que tanto nos apetece.

Hay un pequeño pueblo cerca del fondeo, pero no nos atrevemos a dejar el barco solo.

jueves

19-06.-CEFALÚ

Casi con el alba, que aquí es a las cinco y media, levantamos fondeo y nos dirigimos, esta vez a motor hacia Cefalú, donde llegamos a la una de la tarde.

Hacemos gasoil, que ya está a 1,56 € y negociamos un atraque. Primero he pedido información sobre el fondeo que hay enfrente y luego de pasada he preguntado sobre lo que cuesta el atraque.

Mientras hago alarde de preparativos de cadena y ancla ( en general basta pulsar un botón) y como muy casual…

"¿Cuánto cuesta aquí pasar una noche atracado?"
La respuesta es un tanto rara (y gallega, pues es otra pregunta)
"¿De propa o de popa?"
"¿Donde está la diferencia?", pregunto yo
"Es que tengo un atraque de proa mas barato"
"¿Es Ud el responsable de los atraques?"
" Si, naturalmente" me miente él ¿Qué eslora tiene?
" Unos12 metros" le miento yo
"Serian 40 Euros"
" 35 y no necesito factura y me marcho tempranito"

Resultado que en una punta de un pontón el empleado de la gasolinera se inventa un atraque y sueña con visitar las Baleares con las ganancias.

Esto nos permite pasear por la Cefalú antigua, hacer fotos y comer en una "tratoría", no demasiado bien, no demasiado barato.

El paseo hasta el pueblo se agradece.

Os pongo fotos en el siguiente enlace.

http://www.captainteach.com/taberna/2008-06-19_Cefalu

Por la noche nos vemos una película en la TV y a dormir sin sobresaltos

miércoles

18-06.-HACIA EL ESTE. BAHIA DE MONDELLO

Hemos dejado Trápani y comenzamos a caminar hacia el Este por el norte de Sicilia. El parte meteorológico para los próximos días es muy bueno, demasiado bueno para un velero.
Ha empezado la marcha a motor.

No obstante este día navegamos casi todo él a vela, por el través babor y completamente solos, salvo algún velero en dirección contraria. A medida que pasa el tiempo el viento va escaseando y terminamos a motor como ya teníamos previsto.

Una calima acusada no da mucha visibilidad, por lo que en esta navegación de cabo a cabo, casi no vemos nada.

Nuestro destino inicial es Palermo, pero encontramos antes de llegar un fondeo que nos ha parecido interesante, aunque no es más que una playa a la sombra de un monte, pero la presencia de un par de barcos fondeados nos anima.

El lugar, llamado Bahía di Mondello, es como una postal sacada de otra época. Un Club Náutico- casino construido sobre pilotes de madera clavados en la arena y unas casetas de baño, de película de principios del siglo pasado, evocan películas de Visconti.

Dormimos en cinco metros de fondo con treinta de cadena y a más de cien metros de cualquiera de los otros barcos.

martes

17-06.-PALERMO, EL BARRIO VIEJO

Hoy el viento, tal como estaba previsto ha subido hasta los 42 nudos dentro del puerto de Trápani, por lo que nos hemos ido hasta Palermo, puerto que no nos interesa como tal, pero ciudad que no hay que perderse.

Hay muchos Palermos, y si la que escribiera esto fuera la capitana, diría algo muy diferente, pero a este aprendiz de redactor, que va un poco harto de piedras, y que lo que busca es el paisaje y el paisanaje, la parte de ciudad que ha visto, le ha gustado.

Hemos ido directamente al barrio antiguo, en torno a la catedral y al mercado, y hemos encontrado olores, y escenas que son mas de El Cairo que de Barcelona.


Calles estrechas, sucias y en total abandono dan albergue a una vida muy dinámica y movida, con esos mercados como de Zoco árabe donde se encuentra de todo un poco. Y todo entre iglesias y mas iglesias, palacios y mas palacios que se mantiene en pié de milagro. Divididos y vueltos a dividir en decenas de viviendas y donde los balcones casi se tocan de un lado a otro de la calle.
La de las Sierpes de Sevilla es una autopista a su lado.
La mejor restauración, casi la única que hemos encontrado que merezca ese nombre, es la de la sede del Instituto Cervantes. Resulta curioso leer en una lápida que se ha hecho bajo el auspicio de Jordi Pujol, pero ya una vez me explicaron que el Instituto Cervantes, bajo la bandera de España, es también, y mirar que digo también, embajador de las otras lenguas no cervantinas que se hablan en ese conglomerado tan dinámico que es el reino de España.
Comimos en “un sitio cualquiera” los mejores espagueti a la vongole que he probado nunca.
Y conocimos al último constructor de “Pupe”, esas marionetas típicas de Sicilia, con guerreros de la época de las gestas de Rolando. Hay un abismo entre las que venden como recuerdo y estas.
Hay hasta un museo de las marionetas, con marionetas de todo el mundo y donde se dan espectáculos cada día.
Para ver algunas fotos ir al enlace siguiente:


Y contarle bien los dedos a San Pablo, que yo también he tenido la misma idea al verlo

lunes

16-06.- REFUGIO EN TRAPANI Y A VER PIEDRAS.-

A las cinco de la mañana ha comenzado a entrar el viento muy fuerte del sur en la cala.

Hemos tenido que salir a escape y refugiarnos en Trápani, donde hemos entrado derrapando delante de un carguero, con solo la trinqueta y a cerca de ocho nudos. Hemos terminado en una de las marinas, pues en la zona gratuita, que hay varias, era casi imposible atracar por el viento.

Así que con la tranquilidad de estar bien atados, hemos alquilado un coche y nos hemos ido a ver piedras por el interior.

Visitas obligadas a la montaña de Erice, ciudad medieval, y al yacimiento arqueológico de Segesta.

Os dejo unas fotos en el enlace:

http://www.captainteach.com/taberna/2008-06-16_Trapani/

Espero que las disfruteis hasta que podasi enseñarnos las vuestras.

domingo

15-06.- ESTA FOTO NO SE SACARLA.-

Está cayendo la tarde y estamos fondeados, completamente solos, en una cala del sur de la isla de Favignana, en el archipiélago de las Egadi, al noroeste de Sicilia.

Después de 1023 millas recorridas y muchos días de puerto y lluvias podemos decir que hemos llegado, que por fin estamos en terreno desconocido y que aquí empieza la auténtica aventura.
Y cuando llega el momento, no sé cómo se saca esta foto. No sé cómo encuadrarla ni a qué velocidad dispararla. Así que cerrar los ojos y dejar que mis torpes palabras os aproximen a este lugar.

El mar esta completamente en calma, y es como un gran espejo donde todo se refleja y hace que todo sea por duplicado. La gran mole de una colina donde se eleva un antiguo castillo de los muchos construidos por la corona de Aragón, no permite ver la puesta de sol, pero los reflejos rojos sobre las nubes sobresalen por todas partes.

A los pies de esta colina hay un muy pequeño puerto pesquero donde flotan varias barcas de no más de cinco metros. A falta de farolas, se han encendido unas luces en las esquinas de algunas casas, desprovistas de cualquier adorno, que me traen como recuerdo paisajes de cuando era niño, en mi pueblo, hace ¡tantos años!

Por la otra banda, hacia el Este, a unas 8 millas, se ven las luces de una ciudad costera, Marsalla, donde se adivina todo el bullicio de una ciudad de vacaciones del Mediterráneo, y que con la distancia acentúa la sensación de paz y quietud que este sitio transmite.

En el medio, la luna en cuarto creciente, casi a punto de llenarse, riela sobre el mar, trazando un camino de plata que llama a ser seguido con una voz que toca fibras desconocidas de nuestro ser.
¿Cuántos navegantes no habrán sucumbido a la llamada de este camino?
En mi paisaje se limita a establecer una línea entre la costa, abarrotada y sofisticada, en la que vivo casi siempre y la isla vacía y natural, a donde he llegado.

No hace falta que os diga por donde van mis divagaciones, deben ser obvias.
En la radio del barco suena una versión del clásico de los Beatles, Eleonor Rigby, interpretada por Caetano Veloso, en dulce ritmo se bossa nova.

Una copa de cristal para un Coto de Imaz del 2001 reserva del Rótary Club en una mano y en la otra la de mi compañera y amiga, mi esposa.

De la costa llega un olor a algas y a mar. De este mar de aguas limpias y transparentes donde cientos de pececitos tratan de comer las cascaras de queso de Mahón que les vamos tirando.

Y cuando el sol se oculta del todo, una gran algarabía de gritos de gaviotas se levanta, como protestando de la falta de luz. Nunca había experimentado esto. Es como en Ibiza, en el Café del Mar, cuando se hunde el sol en el horizonte. ¿Estaremos emparentados genéticamente con ellas?. Al menos conozco una que se llama Juan. Juan Salvador Gaviota para más señas.

Y ahora decirme ¿Cómo se saca esta foto?