jueves

17-07.- LA LARGA CEÑIDA.

Al poco de salir de Split ha comenzado a soplar un viento del WNW que nos permite a nosotros, y a otros 50 barcos, hacer rumbo de ceñida entre las islas y el continente en dirección al norte.

Es la primera vez que el grandísimo Génova (145 %) que llevo y la mayor con sables verticales me da una satisfacción. Demasiado grandes para las travesías y pensados para las ventolinas de andar por casa, aquí y hoy han encontrado su lugar ideal.

Poco a poco van quedando por popa las islas de Ciovo, las dos Drvenik, (Veli y Mali que significa Grande y Pequeña). Un role hace que tenga que tomar la isla de Arkandel por sotavento, pero más de la mitad de los “regattissttas” tienen que dar un bordo hacia fuera o renunciar.

Algunos ponen el motor pero son abucheados y bajan las velas. Poco a poco han ido quedando atrás las esloras más pequeñas y algunos de los más grandes. A la altura de Smokvica voy con la cabeza del grupo, pero quiero echar una ojeada a la marina de Rogoznica, que es una que me han recomendado para dejar el barco todo el año, aunque creo que lo volveremos a llevar a casa. (¿O será que no queremos desprendernos de nuestra casa?).

A la salida de la ensenada nos encontramos a ”la flota” casi parada. Nos incorporamos y seguimos a vela dejando Maslinovik por babor.

En las cercanías de Primostén nos cogemos a una boya. El derrotero indica que el fondo es de piedra plana y de muy mal tenedero. Claro que con la noche que se queda hubiera sido bastante con un tenedor y una “guita”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí