domingo

22-06.- EL ESTRECHO DE MESINA

Como de costumbre levanto el ancla con las primeras luces del día y motor avante arrumbo a la embocadura del estrecho de Mesina.
La idea es hacer noche en un puerto que nos ha recomendado un italiano, del que hoy tengo mas datos. Se llama seguramente Cornelio, debe ser de Capri, y es "tocatori di corno", y seguramente su madre no tenga nada que ver con ello, pero él, espero que esté "predestinato".

Llegando a Mesina podemos ver los artilugios que utilizan para pescar los Pez Espada y los Atunes. No vemos que nadie pesque nada. Nosotros tampoco.

Mis cálculos han salido bien y cogemos el repunte de la marea a favor, la corriente pone el barco a mas de diez nudos en el GPS, que mide la velocidad sobre tierra, mientras que la corredera, que da la velocidad sobre el agua, marca un poco menos de seis. Total corriente a favor de casi cuatro nudos y medio.

Hacemos gasoil en algo nuevo para mi. Un pontón unido a tierra por una pasarela en medio de una playa. Corresponde a una gasolinera de carretera. Todo ello fuera del puerto y en mitad del estrecho.

Ponemos el "Inverter" y seguimos viaje viendo en la TV la carrera de Fórmula I. A pesar de tener los dedos cruzados todo el rato, ni Alonso se come una rosca ni Hamilton un muro en una curva.

Y llegamos a "Salina Joniche" el sitio recomendado. Un puerto abandonado, con la bocana cegada, donde hay que entrar por un hueco en el espigón para llegar a lo que son los restos de un puerto de una factoría abandonada.

El Imray ( libro de Puertos y Fondeos) dice poco mas o menos " Ha Habido graves incidentes, agravados aun mas por robos con intimidación dentro de los barcos en este puerto. Recomendamos a los yates no parar aquí, salvo en caso de una extrema emergencia"

El siguiente puerto a cuarenta millas. Al llegar la noche pensamos en acercarnos a la costa y aprovechando el buen día y la luna fondear unas horas para descansar.

Vemos una playa cerca de un pueblo con alguna motora pequeña fondeada. Al iniciar la maniobra suena una alarma del barco…

Pero esa es otra historia

1 comentario:

  1. No hombre no, no nos dejes así. ¿Ya estamos con lo de "la respuesta después de la publicidad"? No hay derecho.

    ¿Qué alarma? ¿la de profundidad? ¿el motor? ¿la de "los ladrones han saltado la valla de la puerta de atrás"?

    Esperamos con avidez la continuación de esta aventura.

    Genovevo (y compañía)

    ResponderEliminar

Nos interesan mucho tus comentarios.

Puedes ponerlos aquí